Si alguien recordaba a Carles Puigdemont como una persona prudente y de perfil bajo, el president destituido ha llegado a Bruselas para convertirse en “el azote” de los partidos constitucionalistas y, especialmente, del Gobierno de Mariano Rajoy.

Así, el president destituido Carles Puigdemont asegura desde Bruselas que “una sociedad que tiene miedo no es una sociedad libre”. Durante un acto en la capital europea cuando se cumple un mes de su llegada, Puigdemont ha avisado de que “Catalunya está claramente peor en manos del tripartito del 155” y ha defendido su “deber moral” a defender las instituciones catalanas.

En Bruselas, Puigdemont y los cuatro exconsellers que se quedaron en la capital belga han recibido de manos de una familia de exiliados una bandera confeccionada por catalanes en el exilio en Argelia y que había ido, después, a Chile. “Estamos aquí para coger impulso y devolver al pueblo de Catalunya sus instituciones, la libertad, la dignidad y la capacidad de decidir su futuro” ha dicho Puigdemont. Durante el acto, el president cesado ha lamentado que en Catalunya “se haya prohibido el amarillo”, se impidan “manifestaciones de abuelos” o se intente poner “el miedo al cuerpo” de los servidores públicos, como los maestros.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − once =