El presidente de la Generalitat salió al quite, para mostrar su disconformidad con las palabras emitidas tanto por la portavoz de la CUP, Mireia Boya, como por la nota publicada por la corriente Poble Lluire, en las que rechazan abiertamente la presencia de Felipe VI en la manifestación del sábado en Barcelona, al considerarlo un agente que comercia con los países sustentadores del DAESH.

“No vamos a ser nosotros quienes fijemos un derecho de admisión”

Carlos Puigdemont abordó la situación diciendo: “No vamos a ser nosotros quienes fijemos un derecho de admisión”, siendo esta también la línea en la que se ha movido la coordinara general del PDeCat, Marta Pascal: “Igual que no queremos una independencia contra nadie, no queremos construir una sociedad contra nadie”, además de dar también la bienvenida a todo el mundo que crea en el rechazo.

Otro que se ha pronunciado a favor de la presencia del Rey, ha sido el Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, que no ha dudado en catalogar las palabras de la CUP, como “lamentables”.

Por su parte Ramón Espinar, en declaraciones realizadas a RNE, ha mostrado una posición más sosegada y abierta, solicitando que todo el mundo sea partícipe, pero donde no se deje de lado, la denuncia contra el papel que juega España, en países de Oriente Próximo, instigadores del DAESH.

El que sí parece haberse inclinado por la postura de las CUP, es Gabriel Rufián. El portavoz adjunto de ERC, ha rechazado a través de su cuenta de Twitter, que el Rey deba encabezar la manifestación. Pidiendo que los líderes de esta, “sean los héroes del 17Ag”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =