Colono desahuciado en Manaos. Foto Carlos de Urabá