Torrent, el presidente del Parlamento de Cataluña ha hablado. Hoy, el día de la investidura, cuando todo era un manojo de nervios, ha parecido tranquilo y firme para decir que con la Democracia no se juega. 

Anoche cientos de miles de personas se fueron a dormir imaginando cómo transcurriría el día de hoy. Imaginando las posibilidades que tendría Puigdemont de llegar a España, si habría llegado ya, todo lo que podría pasar. ¿Tú qué crees que pasará mañana? Nos preguntábamos antes de dormir. Todo eran conjeturas, porque cualquier cosa podría pasar.

Al despertar ya sabíamos que ayer Puigdemont escribió al Tribunal Supremo para decirle que no pensaba pedirle permiso al juez instructor Llanera para ser investido. También se dirigió al Tribunal Constitucional para plantearles la retirada de unas medidas cautelares que nadie le había solicitado y que además, son de una más que dudosa legalidad. Y para terminar, remitió una carta al presidente del Parlamento catalán para recordarle que él es el encargado de hacer cumplir el Reglamento de la Cámara legislativa, precisamente la norma que establece la inviolabilidad de los diputados.

Justo antes de acostarnos teníamos la última noticia: la convocatoria del Tribunal Constitucional de la reunión para hoy a las 13.00 con el fin de pronunciarse sobre la petición de retirada de las medidas cautelares por parte de Puigdemont.

A primera hora de la mañana amanecíamos con la confirmación del pacto entre las fuerzas políticas soberanistas: se mantenía a Puigdemont como candidato con el apoyo de todos. Se preveía, en ese momento, que la investidura seguiría adelante.

Sin embargo, a las 10.00 comparece Torrent. Y habla claro. Cristalino. Deja claro que el candidato legítimo y elegido por las urnas es Puigdemont. Sin posibilidad de cambio. Y que como presidente del Parlamento de Cataluña es su obligación garantizar la inviolabilidad de sus diputados, respetar y hacer respetar la voluntad popular y lo emanado de las urnas el pasado 21 de diciembre. No dará un paso atrás. Al Parlamento de Cataluña no le imponen candidatos desde el Gobierno de España, y no se doblegarán ante ningún tipo de presión o injerencia. Contundente.

En vista de que la sesión de investidura no se podía producir con las garantías democráticas necesarias, decide suspenderla hasta nuevo aviso, pero no desconocida  Informa de la orden emitida a los servicios jurídicos del Parlamento para que, a su vez, presenten las alegaciones pertinentes ante el TC, y así continuar el camino democrático para hacer cumplir la voluntad del pueblo. Sin precipitarse y sin arriesgar. 

Inmediatamente después han comenzado a saltar las alarmas: unos dicen que Torrent ha operado por su cuenta, otros que en realidad tiene una intención oculta (preparar el camino para otro candidato), que ha intentado hablar con Puigdemont y no lo ha conseguido… Ruido para generar discusión, confusión y enfrentamiento entre soberanistas. Es necesario no caer en esta trampa.

Personalmente pienso que Torrent ha tomado una decisión valiente, sensata y coherente. Defiende al candidato Puigdemont y con su decisión, le ha protegido de la cacería que tenían preparada contra él. Responderá al TC, a quien ha criticado duramente por su falta absoluta de rigor. Planta cara al Gobierno de España que ha desoído al Consejo de Estado. Pone las cosas en su lugar. 

El camino requiere hacerse tranquilo. Sin precipitarse. Esto es una jugada de ajedrez. Un mal movimiento tirará por tierra toda la partida. Y cada paso que se dé, ha de hacerse de manera escrupulosamente democrática, dejando en evidencia, precisamente, la falta de democracia y de legalidad de la que adolecen las decisiones del gobierno español.

No se deje caer en manos de la discordia, del debilitamiento. Mantener la calma, la decencia democrática y continuar denunciando los atropellos que se vienen produciendo por parte del Partido Popular es obligado en estos momentos. Y, por qué no decirlo: cuanto más enreden desde España este proceso, más débiles se quedarán, pues no tienen fundamentos (ni democráticos ni legales para hacer lo que están haciendo). Es cuestión de tiempo que todo el mundo se dé cuenta. Paciencia, perseverancia y mirada larga.

 

Aquí el discurso de Torrent:

Comparezco después de unos días en que el Estado español ha mostrado una de las caras más oscuras con la decisión del gobierno español de cometer un fraude de ley y con la decisión de un TC de fijar de urgencia unos condicionantes en la investidura de Puigdemont que nadie había pedido.

El TC sin ningún tipo de petición previa ordena a la Mesa del Parlament cómo ha de interpretar su propio reglamento. Una decisión política ad hoc hecha por quien debería ser árbitro constitucional. Una decisión de compromiso para no desacreditar el fraude de ley del gobierno español.

El gobierno español y el TC pretenden vulnerar los derechos de millones de catalanes y catalanas que fueron a votar el 21D. Y eso no lo vamos a permitir.

No aceptaremos que se diga que los catalanes y las catalanas han votado mal, para votar lo que ellos querían. No aceptaremos las injerencias a un Parlament democrático que tiene el derecho y el deber de invertir el presidente que recoja más apoyos.

Ni la vicepresidenta Soraya ni el Tribunal Constitucional decidirán quién debe ser el presidente de la Generalitat. Son los diputados y las diputadas elegidos democráticamente a quienes les corresponde hacerlo.

Proponer el presidente Puigdemont como candidato a ser investido presidente de la Generalitat fue fruto de la voluntad expresada por una mayoría de esta cámara. Y en tanto que esta voluntad se mantiene, no propondré ningún otro candidato a la investidura.

El presidente Carles Puigdemont tiene toda la legitimidad para ser candidato y tiene todo el derecho. Para defender este derecho me he comprometido personalmente en Gante a garantizar su inmunidad, como la de todas y todos los diputados, en el ejercicio de sus derechos políticos en el Parlament.

En este sentido, he instado a los servicios jurídicos de la cámara a que el Parlament se persone y formule alegaciones a la resolución del TC.

Atendiendo a la petición del presidente Puigdemont de garantizar su derecho a tener un debate de investidura con garantías, así como para dar tiempo a las alegaciones presentadas por el propio presidente, el pleno previsto para hoy queda aplazado, pero en ningún caso desconvocado .

El pleno de investidura del candidato Carles Puigdemont se mantiene convocado y se celebrará una vez garantizado un debate de investidura efectivo y sin injerencias. Una investidura que tenga valor real y que sea efectiva.

Me comprometo a generar el escenario más favorable para garantizar que la voluntad de la ciudadanía expresada en las elecciones se haga realidad.

Insto al TC a resolver las alegaciones en la mayor brevedad para deshacer el chapuza jurídica que ha perpetrado.

Sé cuál es mi responsabiliat y cuál es mi compromiso. Tengo el deber de proteger la soberanía de este Parlament de injerencias y ataques antidemocráticos. No me movió un mil milímetro de la defensa de los derechos democráticos de los diputados y diputadas, a pesar de las amenazas.

Iré hasta el final para defender los derechos del presidente Puigdemont para someterse al debate de investidura con todas las garantías.

Todas mis energías irán a defender la institución, defender los diputados, defender los votantes, defender, en difinitiva, la esencia de la democracia. Para que la democracia no se suspenda.

La voluntad mayoritaria de los catalanes no se suspende. Este Parlament invertirá el candidato que reciba el apoyo de la mayoría de la cámara, no lo que se decida desde un despacho a 600 kilómetros.

Este Parlament, votado democráticamente, elegido por la ciudadanía, representa políticamente el pueblo de Cataluña. Y eso merece un respeto. El pueblo de Cataluña merece un respeto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Hay un error en este párrafo, error que lo deja ininteligible: “En vista de que la sesión de investidura no se podía producir con las garantías democráticas necesarias, decide suspenderla hasta nuevo aviso, pero no desconocida”. SE SUPONE QUE DEBE DECIR DESCONVOCARLA!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − uno =