A escasos días para que comience el 39 Congreso Federal que pretende servir para intentar colocar de nuevo al PSOE reconquistado por Pedro Sánchez en la referencia de la izquierda española, la nueva dirección del partido está contemplando con temor los rápidos movimientos dados por la presidenta andaluza y gran perdedora de las pasadas primarias del 21 de mayo, tanto a nivel interno adelantando a finales de julio el congreso regional como a nivel de gestión autonómica con una inminente crisis de gobierno de buena parte de su equipo, muy quemado en sus principales áreas sociales: sanidad, educación y empleo.

Las medidas sociales anunciadas por Susana Díaz a la vieja usanza de sus antecesores –Manuel Chaves y José Antonio Griñán, imputados en los caso de los ERE fraudulentos–, y los guiños descarados a las exigencias de Ciudadanos, la formación que mantiene el gobierno en minoría de la lideresa socialista en Andalucía, han dibujado un PSOE muy alejado del que quiere diseñar desde Ferraz la nueva ejecutiva que salga aprobada en el cónclave del 16 al 18 de junio.

Díaz ha escenificado con el ofrecimiento a Diego Valderas como Comisionado para la Memoria Histórica –un nuevo puesto inventado ipso facto y totalmente ajeno a la norma autonómica que ya lleva tres meses en vigor– la ruptura total de relaciones con las formaciones a la izquierda del PSOE (Podemos e IU Andalucía) y ha desatado la ira de la federación de izquierdas, ya que el candidato propuesto para este cargo ha sido ex líder autonómico de IU durante más de una década y también ex vicepresidente en la anterior legislatura con Susana Díaz como presidenta en un gobierno de coalición, que la propia presidenta decidió dar por finalizado de forma abrupta a comienzos de 2015 sólo porque le resultaba idóneo para su calendario electoral, aunque oficialmente fue por falta de “confianza”.

La presidenta andaluza prepara una remodelación inminente de sus consejeros más quemados

La comparecencia parlamentaria que ha servido a la presidenta andaluza para prometer una treintena de medidas –sobre todo sociales como la de la gratuidad de la matrícula universitaria para los estudiantes que aprueben todas las asignaturas o la creación de una renta mínima de inserción social para hogares de una sola persona por un montante total para las arcas autonómicas de 170 millones de euros– también ha servido para comprobar que de este modo Díaz, que cumple ahora dos años al frente de su gobierno en minoría, ha iniciado a todo trapo su regreso cien por cien a Andalucía después del batacazo sufrido en las primarias socialistas. Díaz no quiere perder el único bastión de poder que aún le queda, Andalucía, el granero socialista por excelencia, sobre todo teniendo en cuenta que todos los sondeos le siguen dando un retroceso importante en cuanto a respaldo electoral.

La nueva ejecutiva de Pedro Sánchez, que se presenta en el Congreso Federal con el lema Somos la izquierda, choca frontalmente con la línea marcada por el PSOE en Andalucía, que prefiere volar todo tipo de puentes con las formaciones a su izquierda y de este modo seguir en el mismo proceso de aproximación a Ciudadanos como estrategia para recoger potenciales votantes en el caladero del centrismo antes que atraerlos a su izquierda.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

7 Comentarios

  1. Ni Susana es de derechas,ni Pedro tan de izquierdas;lo que pasa es que Pedro .se mueve por la ideología como un protón.
    Este chico va a volver a todos locos.Imposible se seguir.Para mi que va dopado.

  2. ¿Mas de derechas aun doña susana?Me parece que eso es casi imposible ya dentro del psoe.A la arpia se le ve clramente el plumero derechista,de hecho es la mas preferida por los votantes de derechas ya sean del PP o de Ciudadanos.Anda que hubiera tardado mucho en hacer las maletas y marcharse a Madrid si es ella la que hubiera ganado la secretaria general del psoe y dejar a Andalucia!!

  3. ¿No os da un poco de vergüenza decir que la gratuidad en la educación es de derechas? ¿La ley andaluza de memoria histórica, que va un paso más allá, también? ¿Crear renta mínima de inserción que apoya, entre otros, Cáritas y Cruz Roja, ahora es de derechas? No sé dónde habéis dejado el periodismo pero, por favor, buscarlo porque nos hace verdadera falta.

  4. Andalucía necesita una alternativa socialista que aparte a Susana Díaz, Pedro se merece que alguien mejor que Susana coja las riendas de la región y termine con el servilismo impuesto por la baronesa, España está en periodo de cambios y Andalucía no puede ser menos, y a los infiltrados podemitas o susanistas como CR, que se lo tomen con calma porque en menos de dos años que habrá elecciones generales estarán en el residuo, como ya pasó con Anguita o UPyD.

  5. No es que sea “susanista”,es que Pedro Sánchez me sigue pareciendo el político mas mediocre de la escena nacional y una desgracia para el PSOE. Y al igual que los votos del PP en algunas comunidades no lo absolvian de la corrupción,los apoyos apoyos a Pedro Sánchez no lo absuelven de sus grandes carencias.
    No tengais prisa por celebrar elecciones,pues la meta es la frustracción.O también podeis hacer como en el PSOE madrileño,dar otro golpe de estado contra el Secretario elegido por la militancia y defenestrar a Susana Díaz con el mismo procedimiento.
    Debe ser que los militantes andaluces son de segunda.

  6. Hoy el PSOE, con su abstención en la moción de censura en Madrid al PP, ha demostrado todo lo de izquierdas y decente que es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − cinco =