Bill O’Reilly, unos de los presentadores más conspicuos de la cadena ultraconservadora Fox News, le espetaba al presidente Obama sobre el asalto a la embajada estadounidense de Bengasi: “Sus detractores sostienen que usted ha ocultado el hecho de que se trataba de un ataque terrorista debido a las necesidades de su campaña electoral. Eso es lo que piensan.” A lo cual el presidente replicó: “Y lo piensan porque se lo dice gente como usted.”

“Lo que dice gente como usted” es el sujeto comunicacional del que nos hablaba Hegel, el que le da forma a unos hechos para arrojarnos la construcción de esa realidad y mostrárnosla como quiere que la veamos. La ideología posmoderna convertida en sujeto comunicacional abomina de la historia como totalidad, como camino de progreso, para convertirla en elementos fragmentarios enfrentados entre sí y de esta forma dar cobertura filosófica a la irracionalidad de los mercados y a la lucha de los individuos entre sí. El efecto de esas ideas es desarmarnos intelectualmente y desactivarnos políticamente: la explotación promueve la democracia, no hay alternativa al mercado y la historia, fragmentaria y caótica, no puede ser construida por la acción del individuo. Todo ello supone el extermino social de la gente corriente.

En el caso español, el mito de la Transición se fundamentaba en que cualquiera podía proclamarse afín a una ideología, pero a condición, en el caso de la izquierda y los nacionalismo, de que el modelo social que inspiraban dichas ideologías, al ser incompatibles con la configuración del Estado posfranquista y los intereses que representa, no se intentaran implantar. Es el gran dilema de la izquierda y los nacionalismos, que sólo pueden actuar en el régimen del 78 desde la negación de su propia esencia. Las élites, las auténticas muñidoras de la realidad política de nuestro país, y el aparataje mediático con su abrumadora unanimidad argumental como condicionante sujeto comunicacional, construye la realidad al dictado de las minorías influyentes para neutralizar cualquiera autonomía de la opinión pública o pensamiento crítico.

El Partido Socialista, que se denomina aberrantemente partido de Estado, tiene fundaciones y entes orgánicos supuestamente encargados de generar pensamiento ideológico que sea el basamento de su cosmovisión de la sociedad y del individuo y sus cauces emancipadores. Sin embargo, al final, se han convertido en parte de ese engranaje clientelar más atento a lealtades o devotio ibérica que a la generación de ideas y pensamiento crítico. Uno de los responsables de una de las fundaciones ha descubierto a estas alturas que existe una campaña mediática a favor de Ciudadanos, y de ahí vienen todos los males que van llevando a la formación socialista al limbo de la irrelevancia. “Estamos ante una clara operación política que, además de ensalzar a Ciudadanos, busca machacar o ningunear al PSOE. Y eso produce efectos.” Es la misma persona que en la profunda crisis en todos los ámbitos del régimen del 78 ha publicado infinidad de artículos periodísticos sobre las bondades de la Transición, cuyos severos condicionantes han configurado una concentración del poder en manos de las minorías organizadas en detrimento de las mayorías sociales y de una izquierda sin posición ni función en la sociedad.

Las élites han optado por el nuevo lerrouxismo, –fuerza política encabezada por Alejandro Lerroux impulsada por las élites de la Restauración canovista para contrarrestar el nacionalismo catalán y que acabó unida a la ultraderecha en la República- que representa Ciudadanos casi en un tenor literal histórico. La retórica resignada que ha mantenido el PSOE para defender ese espacio de alternancia en un bipartidismo periclitado es la muestra más palmaria de una pérdida onerosa de pensamiento y de inmunodeficiencia ideológica que lo coloca en un espacio peligroso de irrelevancia política.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTremendo
Artículo siguientePerico Echevarría absuelto
PREMIOS Premio Internacional de Poesía “Desiderio Macías Silva.” México Premio Internacional de Poesía “Videncia.” Cuba. Premio de Poesía “Dunas y sal.” España. Premio de Poesía “Noches del Baratillo.” España. OBRA IMPRESA Penélope y las horas sin retorno. Instituto Cultural de Aguascalientes. México. Todos los días sin tu nombre. Editorial Carrión Moreno. Sevilla. El origen mitológico de Andalucía. Editorial Almuzara. Córdoba. Socialismo en tiempos difíciles. Izana ediciones. Madrid. Breve historia de la gastronomía andaluza. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina sevillana. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina musulmana de occidente. Editorial Castillejo. Sevilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − once =