Cuarenta y ocho horas. Si el sábado no se ha llegado a un acuerdo, Ciudadanos votará en contra de Mariano Rajoy en la investidura del martes… y del viernes. El candidato sólo contará con los votos de su partido y de ¿la diputada de Coalición Canaria? Esta ha dado un sí al PP pero lo ha condicionado al apoyo de la formación naranja. Demasiado complicado.

En esta surrealista negociación, el problema sigue siendo el de siempre. Y se resume en que el PP no ha aceptado el plan social propuesto por el grupo de Albert Rivera. Ni lo ha aceptado y, por lo tanto, no ha cuantificado su coste, ni ha presentado un calendario para ponerlo en marcha.

El plan de choque social contiene numerosas medidas. Pero las principales son la creación de un único contrato de carácter indefinido a cambio de despido cero. Ayudas para los autónomos de tal manera que coticen a la Seguridad Social en función de sus ingresos. Complemento salarial para que los sueldos sean mayores, y, además de recuperar el poder adquisitivo, se incrementen las cotizaciones a la Seguridad Social. Lucha contra la pobreza infantil. Incremento de los permisos de maternidad y paternidad. Plan de educación para luchar contra el fracaso escolar. Y ampliación de la educación pública del ciclo de cero a tres años. En la memoria económica contenida en  los puntos de referencia en el programa electoral, la formación centrista estima en 7.300 millones de euros el coste de estas medidas.

Según el diputado de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, el PP “sigue sin tener voluntad para llegar a acuerdos a pesar de la advertencia de ayer” (este miércoles).

Sin embargo, los populares no perciben ultimátum alguno. Su secretario de organización, Fernando Martínez-Maíllo, dice que la negociación, “pese a ser compleja”, continúa, y “aquí no ha acabado nada sino todo lo contrario” asegurando, además, que “se ha avanzado mucho”. ¿Quién dice la verdad?

Lo que está claro es que nadie quiere dar por finiquitadas las discusiones. Al menos hasta que no comience la semana que viene. De entrada, el famoso anuncio de que querían concluir este jueves pasado para “dar tiempo a Sánchez a examinar los contenidos” ha quedado sólo en eso. En anuncio.

Ya ni se habla de “mínimos”, lo que significa que Ciudadanos no está dispuesto a mantener  este “paripé” de negociación que, independientemente de su resultado, no sirve para nada si Rajoy no encuentra más apoyos. Algo que va a ser que no. Su objetivo de investidura, salgo milagro de última hora, queda lejos, muy lejos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − dos =