“El orden de los factores no altera el producto”. Así puede resumirse, en procedimiento y a la sazón en esencia, la regla matemática que nos permite afirmar que al menos en lo que concierne a la adición y a su natural derivada, la multiplicación, el libre albedrío impera a la hora de decidir el orden mediante el que nos enfrentamos el envite que se esconde tras el muchas veces denominado endiablado problema. 

De dejarnos guiar por tales consideraciones, de ir un poco más allá desarrollando en este caso los corolarios que sean de razón, bien podríamos, de redundar en los escenarios analíticos destinados a contener el carisma científico que parece hoy ha de imperar a tales efectos, caer definitivamente en la tentación de sucumbir al placer que se devenga de la premisa de suponer que el Hombre, y por ende lo que le es propio (y que resumimos bajo el concepto de conducta Humanitaria); bien puede resumirse en un al menos en apariencia “simple análisis”. 

Si bien la norma me obliga a decir que por desgracia (aunque mi sentir personal cree que por fortuna); el devenir que en forma de consecuencia ha de extraerse de toda conducta humana (ya sea ética o moral), lo que en definitiva llamamos responsabilidad; no puede aspirar a obtener resultados de un juicio por medio de algo tan baladí como puede ser en este caso el desarrollo de un menester matemático.

Sin entrar en ese gran debate que se abre ante nosotros a la hora de abordar la cuestión de si la realidad es aprensible por medios analíticos o sincréticos; a lo que nunca renunciaré es al placer de constatar hasta qué punto eso que todo lo impregna, y de lo que hoy por hoy todos huyen, a saber, La Ideología, muestra su condición de capital a la hora de interpretar consideraciones aparentemente inconexas o irreducibles entre sí, pero que se muestran en todo su esplendor cuando entendemos las causas que llevan a un determinado sistema a enseñar a nuestros hijos precisamente a sumar y a multiplicar; mientras que otros se empecinan en la encomiable misión de enseñarles a pensar de manera crítica, infundiendo el respeto como elemento integrador del Hombre, a la par que de la Sociedad. 

Seguro que si hacen un pequeño esfuerzo llegará a sonarles. Hablo de ese debate cuya traducción en el sistema tiene como consecuencia que los jóvenes que me rodean sepan sumar y multiplicar; pero les resulte muy difícil definir con sus propias palabras “qué es el Humanismo” o “Por qué es tan importante la función de la entidad crítica dentro del pensamiento constitutivo de la sociedad occidental”.

Pero seamos más concretos. Se acuerdan de los denodados esfuerzos puestos en práctica por algunos. Esos debates que lograron restar horas a la asignatura de Historia se tradujeron en que muchos hoy no pueden ubicar con certeza ni a Leonardo DAVINCI ni por supuesto a sus obras. Debates que en cualquier caso han logrado que mediante Lógica atroz, más propia de la farfulla, pueda llegar a deducirse la conveniencia de llevar la asignatura de Filosofía a un discreto segundo plano. 

Por eso levantarme hoy inmerso en una nueva realidad, la que depara un nuevo proyecto, supone para mi una alegría enorme. La que procede de constatar hasta qué punto los esfuerzos denodados desarrollados por los hoy desterrados (desgraciadamente no de manera definitiva), no han logrado su objetivo a saber, romper la continuidad de la Evolución Democrática insertando una generación entera dispuesta a dar por bueno el miedo como forma de vida.

La prueba de esto surca hoy el Mediterráneo. Ver cómo a pesar de algunos primero salvamos vidas, luego resolvemos cuestiones de orden como las referidas a la legalización de los llamados a vivir; me ha llevado a pensar que un mundo en el que las matemáticas imperen, es todavía sólo una opción.

Imaginaros si les damos tiempo, y recuperamos la Filosofía y la Historia. A lo mejor recordamos la diferencia entre Ser Humano y Persona, y los efectos que sobre nuestra sociedad ha tenido la conciencia multicultural.

 

Otro día hablamos de eso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl lugar donde los cuerpos caen
Artículo siguiente90 aniversario del nacimiento del Che
Natural de La Adrada, Villa abulense cuya mera cita debería ser suficiente para despertar en el lector la certeza de un inapelable respeto histórico; los casi cuarenta años que en principio enmarcan las vivencias de Jonás VEGAS transcurren inexorablemente vinculados al que en definitiva es su pueblo. Prueba de ello es el escaso tiempo que ha pasado fuera del mismo. Así, el periodo definido en el intervalo que enmarca su proceso formativo todo él bajo los auspicios de la que ha sido su segundo hogar, la Universidad de Salamanca; vienen tan solo a suponer una breve pausa en tanto que el retorno a aquello que en definitiva le es conocido parece obligado una vez finalizada, si es que tal cosa es posible, la pausa formativa que objetivamente conduce sus pasos a través de la Pedagogía, especialmente en materias como la Filosofía y la Historia. Retornado en cuanto le es posible, la presencia de aquello que le es propio se muestra de manera indiscutible. En consecuencia, decide dar el salto desde la Política Orgánica. Se presenta a las elecciones municipales, obteniendo la satisfacción de saberse digno de la confianza de sus vecinos, los cuales expresan esta confianza promoviéndole para que forme parte del Gobierno de su Villa de La Adrada. En la actualidad, compagina su profesión en el marco de la empresa privada, con sus aportaciones en el terreno de la investigación y la documentación, los cuales le proporcionan grandes satisfacciones, como prueba la gran acogida que en general tienen las aportaciones que como analista y articulista son periódicamente recogidas por publicaciones de la más diversa índole. Hoy por hoy, compagina varias actividades, destacando entre ellas su clara apuesta en el campo del análisis político, dentro del cual podemos definir como muestra más interesante la participación que en Radio Gredos Sur lleva a cabo. Así, como director del programa “Ecos de la Caverna”, ha protagonizado algunos momentos dignos de mención al conversar con personas de la talla de Dª Pilar MANJÓN. Conversaciones como ésta, y otras sin duda de parecido nivel o prestigio, justifican la marcada longevidad del programa, que va ya por su noveno año de emisión continuada. Además, dentro de ese mismo medio, dirige y presenta CONTRAPUNTO, espacio de referencia para todo melómano que esté especialmente interesado no solo en la música, sino en todos los componentes que conforman la Musicología. La labor pedagógica, y la conformación de diversos blogs especializados, consolidan finalmente la actividad de nuestro protagonista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =