Una vez la jueza del caso Máster, Carmen Rodríguez-Medel, ha archivado la parte de la causa en la que se investigaba a 19 personas por los delitos de prevaricación y cohecho impropio, y opta por continuar solo con aquello que afecta a la expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes, por falsedad documental, todo indica el camino que con toda probabilidad seguirá el caso de la exministra de Sanidad, Carmen Montón. Todo quedará en, como mucho, una sanción administrativa.

Rodríguez-Medel es la misma magistrada que decidió abrir diligencias por el máster en Estudios Interdisciplinares de Género que la exministra obtuvo en el curso 2010-2011 y cuyas presuntas irregularidades motivaron su dimisión después de una denuncia anónima, por lo que se deduce que el caso del máster de Montón, al igual que en los otros casos, será archivado.

Cabe preguntarse entonces si la dimisión de la exministra, en breve libre de cualquier sospecha de responsabilidad penal, tal y como ella argumentó en su día, fue injusta.

Lo cierto es que el nivel de exigencia que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, impuso desde que ganó la moción de censura a Rajoy con un PP cargado de casos de corrupción, han desatado paradójicamente que desde la derecha se investigue hasta el último detalle de las vidas del actual ejecutivo, dando más valor a supuestas pifias, que casi con seguridad ni los propios afectados conocían, que al trabajo desarrollado desde sus carteras ministeriales en todo caso loable en cien días de gobierno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. que me perdonen pero como quiera que sea la señora Montón tenia que dimitir y el resto de los cuestionados en el Gbno de Pedro Sanchez (delgado y duque) también deberían de hacerlo en breve. la prensa se equivoca poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =