Comienza una nueva etapa judicial para Francia y el mundo contra la obsolescencia programada. Ha sido la República Francesa quien ha aceptado a trámite una investigación contra Epson, por el posible delito por bloquear la impresión para que haya que cambiar el cartucho de tinta antes de tiempo.

Francia introdujo en 2015, en la ley de transición energética el castigo penal por la práctica de la obsolescencia programada, con penas de hasta dos años de prisión y multa de hasta un 5% de la facturación; un castigo añadido a la sanciones previstas en la Ley de Consumo. Aprovechando el nuevo marco legal y la creciente concienciación social, la organización cívica ‘Halte à l’obsolescence programmée (HOP)’ se ha mostrado especialmente diligente en las denuncias, y una de ellas acaba de cosechar un gran éxito, según informa la Celosía.

La Fiscalía de la República ha decidido encausar a la multinacional Epson y abrir un proceso de actuaciones judiciales a raíz de la denuncia que HOP presentó contra la citada Epson, HP, Cannon y Brother, todas ellas multinacionales fabricantes de impresoras y tintas. De momento, la Fiscalía ha observado suficientes indicios contra Epson para iniciar el procedimiento judicial y las actuaciones, encargadas a la Dirección general de competencia, consumo y represión del fraude, que actúa como una policía al servicio de los consumidores.

En la denuncia, HOP acusaba a los fabricantes de diferentes prácticas de obsolescencia, en algunos casos incluso engañosas, como la de bloquear la impresión advirtiendo de que se ha terminado la tinta del cartucho, cuando todavía la tiene, o falsear la vida útil de algunas piezas. Además, la organización denunciante exponía lo que ya cualquier usuario de impresoras conoce: la poca duración de los cartuchos y las dificultades que encuentra para mantener un uso adecuado de la impresora cuando trabaja con tinta genérica.

La asociación denunció el aumento constante del precio de los cartuchos de tinta, con un precio superior a los 2.000 euros por litro, el doble de lo que cuesta el perfume mítico Chanel número 5.

HOP nació en julio de 2015 y se financia con donaciones de particulares y alguna subvención pública. En la denuncia presentada en septiembre de este año, aceptada por la Fiscalía, advierten que debido a la falta de recursos centraban su denuncia contra Epson, de la que tenías más indicios y pruebas de mala práctica. Hace cuatro años, The Guardian reveló que el cartucho de Epson T032 vendido en 2002 tenía el mismo formato que el T089 comercializado seis años después, con la diferencia de que este último contenía la quinta parte de tinta menos que el vendido seis años antes.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos nacidos en Madrid en 2018 recibirán un libro gratis
Artículo siguienteUn millón de jóvenes son parados de larga duración
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Supongo que a mucha gente le darà igual, pero esta es una de las grandes batallas que ha de librar la gente de bien. La lacra de la obsolescencia programada es foco de contaminación y fraude continuo a los ciudadanos. Garrapatas chupopteras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − seis =