La Historia nos recuerda siempre que es indolente e impecable con aquellos que creen que pueden reescribirla de cualquier forma o manera. Y quizás, a esta última e íntima satisfacción quiero hoy encomendarme como un penitente a las puertas de un viernes venerado, ante las puertas de un imperio imposible al borde de unos labios, que acabará bajo las fauces de otro domingo más, en el mismo hueco y en el mismo ataúd.

Primero fue la Democracia, después de haber superado los embates de la Pre-Historia. El control del fuego y de la energía, por parte de las élites arcaicas de aquella época: el dominio del metal a base de sangre y de conquistas. Todo fue superado por la necesidad inefable de contar con el pueblo para decidir sobre sus designios –aunque algunos no quieran reconocer que aquella Democracia sólo era válida para los ciudadanos y hombres libres en el ejercicio indescriptible del voto por y para ellos. Para una sociedad aristocrática que, otro siglo más, ostentaban el sometimiento y la denigración de los esclavos y de todos los extraños de aquellas tierras. Así pues, apenas con la ya bendita democracia entre las manos y en pleno uso so de ella, el pueblo romano invadió y arrasó todo lo que se encontró a su alrededor. Así, años más tardes, con un poco de chapa y pintura, los viejos dioses helenos de la memoria fueron suplantados por otros más jóvenes y fuertes –Mujeres, Hombres y Viceversa-, que mamaban de la misma loba –una metáfora platónica del hombre contra el propio hombre que despojaba a su pater de la esencia, simplemente, emulando las mismas vísceras y la misma voracidad con la que había creado la leyenda-. Así pues, con el vacío inexorable de los usurpadores latinos, después de la denigración y destrucción de la antigua Grecia, bajaron los bárbaros arremetiendo contra todo aquello que oliese a intelectualidad –se comieron incluso las vísceras de los dioses de Tsipras-, engulleron hasta la última utopía que aún quedaba en pie: decomisando hasta el último sueño impío que desafiase la mordaza y el redil. Y así fue como emergió Prevarico I El bueno. Y con él, todo aquel séquito de mortajas y ademanes que estaban dispuestos una vez más a acabar con todo aquello que presumiese u oliese a proletariado, para acabar convirtiéndose en siervos y vasallos al servicio del capitalismo: una nueva raza animal que sólo se conformaba con los despojos y las miserias de los hombres.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTenemos que estar preparados para los 12 meses que vienen…
Artículo siguienteLa especulación
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =