Ni la oposición, ni sus gestiones políticas, ni su cuestionada trayectoria política. Nada de esto ha conseguido acabar con la vida política de Esperanza Aguirre que acaba de dimitir como portavoz y concejala del Ayuntamiento de Madrid. Y ha sido su hombre de confianza y quien la sustituyera al frente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y toda la trama Lezo quien ha acabada con la carrera pública e institucional de la mujer con mayor poder político durante toda la Democracia.

El PP respira aliviado, porque mientras en público respetaba los tiempos de Aguirre, en privado cada vez más voces lamentaban la imagen que se estaba dando tras conocerse el fondo político y del PP de la Operación del juez Velasco.

Esperanza Aguirre, portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid, ha anunciado su dimisión a 17.00 y deja su acta de concejal. “Tengo como norma de conducta no eludir mis responsabilidades. Por eso dimito”, ha afirmado Aguirre, que estaba bajo el punto de mira de todos los grupos políticos desde el arresto de Ignacio González, sucesor de la dirigente popular en la Comunidad de Madrid y su estrecho colaborador, por un supuesto caso de desvío de fondos en la empresa pública del Canal de Isabel II. “Me siento engañada y traicionada por Ignacio González. No vigilé lo que debía”, ha dicho la expresidenta de la Comunidad de Madrid en una breve comparecencia ante los medios de comunicación.

La ya exconcejala asegura que en privado pidió explicaciones a González, por lo que se publicaba en los medios, “y me los dio y yo le creí”.

El resto de portavoces del Ayuntamiento de Madrid han salido de forma inmediata a la palestra para valorar la dimisión, esperada, de Esperanza Aguirre. Por su parte, Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos, ha declarado que “Ha sido esperanza Aguirre quien ha dado un paso atrás. El momento era éste, estaba acorraladda”.

El PSOE, por su parte, a través de Sara Hernández, secretaria general del PSOE de Madrid, afirma que “el problema es que la señora Aguirre no ha asumido ninguna responsabilidad con los madrileños”. Desde su punto de vista, “hay que seguir investigando, esto es sólo la punta del iceberg. Aguirre mandaba todos los años que investiga la Justicia”.

En Podemos, en parte, se atribuyen el mérito de esta dimisión que la ex concejal sólo le debe en realidad a Ignacio González. El partido morado ha destacado que Aguirre ha dimitido tras pasar “por primera vez” por la comisión de investigación contra la corrupción que la formación impulsó en la Asamblea de Madrid.

La que fuera presidenta del Senado, ministra, presidenta de la Comunidad de Madrid y quien ha obstentado cargos de máxima responsabilidad en el PP de Madrid abandona la política sola y abandonada por los suyos, incluído Mariano Rajoy.

Una situación insostenible que le hace dimitir por tercera vez por escándalos de sus colaboradores más estrechos. Una dimisión, ahora sí, definitiva

El pasado 20 de abril, el expresidente de la Comunidad de Madrid fue arrestado junto a otros 11 sospechosos por participar en una presunta red de corrupcióninvestigada por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) y dirigida por el juez Eloy Velasco.

Tras la detención de González, Aguirre afirmó que si el expresidente de la Comunidad cometió irregularidades en el Canal Isabel II sería algo “muy lamentable”. A partir de ese momento, recibió presiones tanto dentro como fuera del PP para que reflexionara sobre su continuidad.

En febrero de 2016, Aguirre dejó la dirección del PP madrileño por su “responsabilidad política in vigilando” ante distintas imputaciones de corrupción por el caso Púnica de dirigentes del partido en su comunidad. Algunos dirigentes del PP invocaron ese mismo principio para forzarla a presentar las dimisiones. Todos los partidos exigían a Cristina Cifuentes, líder del PP en Madrid, que apartara a Aguirre por su vinculación política con González.

La trama Púnica involucró a Francisco Granados, antiguo número dos del PP en la Comunidad de Madrid, arrestado en octubre de 2014 por estar supuestamente implicados en una red de corrupción que adjudicó servicios públicos por valor de 250 millones de euros en dos años a cambio de pagos y comisiones ilegales.

Durante los años de gobierno de la región, Aguirre y sus más estrechos colaboradores hicieron de la Comunidad de Madrid el laboratorio de corte más liberal del Partido Popular. Los arrestos de Granados y González han sido determinantes para que Aguirre tomara la decisión de dejar el acta de concejal.

En 2015, la dirigente volvió a la política activa para liderar la lista del PP en las elecciones municipales. Tras la llegada a la alcaldía de Manuela Carmena , gracias al apoyo del PSOE, la popular lideró la oposición al gobierno local. La misma Carmena sostuvo la semana pasada que, a raíz de la relación de Aguirre con varios imputados en numerosas supuestas tramas delictivas, su continuidad como concejal tenía que ser cuestionada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. el pp le habrá prometido manejar todos los hilos posibles dentro de la justicia, que son infinitos, pa que se vaya de rositas y no termine su liberal carrera de toica la via mamando de lo publico, en una de las carceles que ella fundara, a cambio de que se largue y no tire de la manta, porque de otra modo este mal bicho se lleva a partido y medio tras ella a las sombrias y frias mazmaorras

  2. ¡¡Venga, ahora a cuidar vacas en Cabezas del Villar (Ávila) y a seguir mamándose las subvenciones agrarias europeas en detrimento de los pequeños y medianos agricultores y ganaderos!!
    Es increíble lo de esta elementa: No hay nada, en ninguna actividad de su vida, ya sea personal, familiar, profesional o político, que sea digno y decente.
    ¡¡Es record mundial!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =