La derecha puede gobernar Andalucía por primera vez en 36 años de hegemonía socialista. Juanma Moreno Bonilla podría ser presidente de la Junta en un hecho histórico sin precedentes, ya que nunca antes en la historia reciente de España la derecha había gobernado en esta comunidad autónoma. El PP con 26 escaños (7 menos que en las pasadas elecciones), Ciudadanos con 21 (12 más) y Vox, que irrumpe de forma fulgurante en el panorama político español, podrían configurar una especie de tripartito de las derechas inédito hasta hoy.

Tras conocerse el escrutinio del 2D cabe plantearse si partidos como el PP y Ciudadanos, que presumen de democráticos, están dispuestos a gobernar con un partido que vende ideas y valores abiertamente contrarios a la democracia. El machismo y la xenofobia que forman parte del programa electoral del partido de Santiago Abascal no son principios asumibles en una sociedad civilizada y avanzada del siglo XXI, por mucho que el ultranacionalismo sea la moda política imperante en Europa. Lamentablemente, Moreno Bonilla parece dispuesto a todo para sacar a Susana Díaz del poder y esta ambición le llevará sin ninguna duda a pactar con la extrema derecha. A fin de cuentas, Santiago Abascal fue un político del PP y entre ellos se entienden.

Cuestión distinta es qué va a pasar con Ciudadanos. Albert Rivera podría pactar con el PSOE, como ha venido haciendo hasta ahora, evitando un ominoso acuerdo con Abascal, pero ello supondría un enorme coste político para la formación naranja, que ha venido repitiendo durante toda la campaña que Andalucía necesita un cambio tras casi cuatro décadas de gobierno socialista. Rivera sabe que apoyar a la todavía presidenta sería el suicidio político de Ciudadanos y darle más munición a Vox de cara a las elecciones generales. No parece probable por tanto que Susana Díaz sea salvada de la quema en el último momento por el partido de Rivera, de manera que todo apunta hacia un frente tripartito de las derechas.

Las consecuencias políticas de un gobierno de derechas (con la extrema derecha ya instalada en las instituciones democráticas), serán inmediatas y los andaluces las notarán desde mañana mismo. Más patriotismo, más poder para las elites financieras, menos Estado de Bienestar, menos socialdemocracia, más recortes de derechos y libertades. En la localidad almeriense de El Ejido, una de las que soportan  mayor tasa de inmigración, se abre un panorama incierto para los miles de migrantes que residen allí. Hoy es una mala noche para ellos. Para todos los demócratas de verdad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − uno =