Un duelo de titanes que se ha saldado con una imagen política de la Asamblea de Madrid, aún más deteriorada, si cabe, al finalizar la moción de censura a la presidenta Cristina Cifuentes, con perdedores en todos los bandos políticos. Sin final feliz para nadie, y muchas tropelías técnicas que guardar en la hemeroteca de lo acaecido, la proponente del cambio político, Lorena Ruiz-Huerta, apadrinada en todo momento por Pablo Iglesias, ha perdido en votos con su grupo Podemos, -tal como era de esperar- en esta moción de censura, con 27 votos a favor, 37 abstenciones del PSOE y 64 en contra del PP-Ciudadanos.

La moción de censura, alcanzó su climax con el abandono de la bancada de los populares justo antes de las votaciones, aunque Cifuentes, prometió volver a la Cámara para votar, mediante un canutazo a la prensa en los pasillos de la Asamblea madrileña. A raíz de la intervención del secretario general de Podemos Madrid, Ramón Espinar, con una provocadora alocución señalando al PP, entre “robar a regenerar”, y su negativa a retirar esta afirmación, fue el último coletazo, de una moción ambigua para todos los grupos políticos, que se desarrolló entre el Hemiciclo y las sucesivas declaraciones a la prensa respectivamente.

Cifuentes respondió a la moción de censura en momentos muy medidos ante los medios de comunicación, muy pendiente de su imagen en las Redes Sociales, mientras sus Consejeros se lincharon políticamente con Podemos en la Cámara. La oposición PSOE-Podemos tuvo que desahogarse en los pasillos de la Asamblea, al sentirse desoídos por la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, que hizo caso omiso a los requerimientos de los grupos respecto a la interpretación del artículo 113.6 del Reglamento, -no aplicable-, en función de los estipulado en el capítulo referido a una moción de censura en modo stricto sensu, según argumentaron Pilar Sánchez Acera (PSOE), y la vicepresidenta de Podemos, Laura Díaz.

Esta aplicación del artículo 113.6 por Adrados, otorgó una flexibilidad cuasi impensable para Pablo Iglesias, que permitió a los Consejeros populares “dominar el tiempo y el espacio” de la moción de censura planteada por Podemos, acaparando gran parte de las intervenciones.

En este punto no hubo acuerdo, entre la oposición y la presidenta de la Asamblea respecto al uso del Reglamento, que se ha considerado “torticero” por algunos diputados madrileños. El representante de Ciudadanos, Juan Trinidad, vicepresidente primero de la Asamblea de Madrid, señaló en los pasillos de la Cámara que “sí bien el artículo 113.6 en el que se apoyan los miembros del Consejo de Gobierno de la Comunidad para solicitar una y otra vez la palabra, lo permite, es cierto que el PP está haciendo un uso torticero de este Reglamento, para impedir el debate parlamentario sobre la moción de censura”.

En este sentido, los tres miembros de la Mesa de la Asamblea llegaron a abandonar el pleno porque en el debate se estaba incumpliendo el citado reglamento, tal como especificó el diputado socialista, Modesto Noya en los pasillos de la Cámara.

La defensa de Cristina Cifuentes, recordando la moción de censura al socialista Joaquín Leguina en 1989, amparándose en la intervención de cinco de sus Consejeros del PSOE, perdería “legitimidad política” al señalar Laura Díaz (Podemos) que “no estaba en vigor el Reglamento actual”.

Otro de los momentos dignos de hemeroteca de este pleno, fue durante una de las intervenciones del portavoz del PP, Enrique Ossorio, dirigiéndose a Podemos al tono de “ustedes son todos unos pederastas y unos narcotraficantes”, mientras que el portavoz de Podemos en el debate, Jacinto Morano espetó “espero que no acabe como Cristina I la Loca de Madrid”.

Al final aplausos para la bancada de Cristina Cifuentes, y aplausos para la bancada de Lorena Ruiz-Huerta. Empate técnico entre vencedores y vencidos.  

Aún restaban los minutos finales del “pasilleo mediático” en la Asamblea de Madrid ante los medios de comunicación.

Cristina Cifuentes, ha calificado la moción como “un circo que solo pretende desgastar al Gobierno, ya que todo sabían que no iba a progresar, y ante la situación, veo lógico que el Gobierno explique lo que ha hecho durante todos estos años”. La presidenta de la Comunidad de Madrid, afirmó salir reforzada del debate “frente a la actitud bronca de Podemos desde el principio, y gracias a la explicaciones de los Consejeros de lo que han hecho a lo largo del último año, han dejado evidencia un proyecto sin ideas”, además, “les ha salido mal el ensayo general de lo que pasará el martes que viene, y quien ha perdido es la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta”, sentenció Cifuentes.

El secretario general de Podemos Madrid, Ramón Espinar ha señalado que “el PP ha pretendido desde el principio embarrar el campo, y que a partir de ahora, se han dado cuenta de que pueden criticar al PP y convertirse en la alternativa”.

La gran protagonista de la moción de censura, por Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, dijo al finalizar el pleno, que “hoy hemos sido testigos del mayor bochorno que ha pasado en esta comunidad desde el Tamayazo. La portavoz subrayó que “ha ganado la moción de censura del fango, al que nos tiene acostumbrado un partido que se aprovecha de las instituciones para enriquecerse y que no debe permanecer ni un minuto más al frente de esta Comunidad, un Gobierno que lo único que ha hecho es crear desigualdad” y nosotros “hemos venido aquí a decirles lo que piensan los más necesitados”, declaró Ruiz-Huerta.

Por su parte Ciudadanos que criticó duramente el debate, señaló con contundencia a través de Cesar Zafra que “es el peor debate que he visto en mucho tiempo. Hoy han perdido los madrileños”.

La diputada Lorena Ruiz-Huerta, había presentado un programa político marcado por la regeneración democrática contra la corrupción, y una reforma fiscal para la Comunidad de Madrid, al señalar el grave endeudamiento que atraviesa esta comunidad autónoma, que “se encuentra al borde de una quiebra técnica”, dijo la portavoz de Podemos al comienzo de esta moción de censura. Cifuentes siempre estuvo confiada de que esta moción no prosperaría, contando con el “no” de Ciudadanos y la abstención del PSOE, como así sucedió en la Asamblea de Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − Diez =