El Juzgado de Instrucción numero tres de Alcorcón abrió diligencias para investigar por qué un hombre de 82 años permaneció muerto, sentado en un banco del parque de la entrada de la residencia, sin que los auxiliares o los responsables de turno le echaran en falta. La directora que ha declarado está mañana y dos cuidadores pueden enfrentarse a un delito de homicidio por imprudencia y omisión del deber de socorro.

El hombre fue encontrado muerto en la mañana del pasado domingo, sin que hubiera acudido a comer ni a cenar y sin que ninguno de los auxiliares de geriatría de centro lo echaran en falta.

A las 8 de la mañana otros residentes lo encontraron sentado en un banco a la entrada de la residencia y dieron aviso a los responsables.

Esta residencia ya había sido acusada de negligencia en el trato de las personas residentes. En su mayoría personas dependiente. Aunque en el caso del hombre fallecido, se trataba de una persona autónoma. Esa autonomía no puede valer de excusa para que los trabajadores y trabajadoras del centro no se percataran de que se encontraba en la entrada y que pasara toda la noche allí sentado, hasta ser encontrado ya sin vida.

En el día de ayer se ha realizado la autopsia, que no ha trascendido. Su familia ha pedido permanecer al margen y no ha querido hacer declaraciones.

 

Dimisión inmediata de la directora de la residencia de Alcorcón

El diputado de Podemos en la Asamblea madrileña Raúl Camargo ha pedido la dimisión inmediata de la directora de la residencia y ha formulado una pregunta al consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo. Anteriormente ya había visitado este centro y lo había denunciado por las deficiencias que presentaba.

Para Cristina Cifuentes presidenta regional: “Los controles necesarios para darse cuenta de que esta persona no estaba en su habitación y se había quedado en el parque, fallaron” pero aun reconociendo los fallos producidos en la residencia de Alcorcón, afirmó que la denuncia de Podemos era partidista: “Siempre me ha parecido mal que se quiera utilizar la muerte de una persona para hacer políticas. Podemos lo hace con mucha frecuencia”

Por su parte El diputado regional de Ciudadanos Alberto Reyero afirmó estar preocupados “por lo que está ocurriendo en la Comunidad de Madrid con las residencias”.

 

Descontrol en las residencias de la comunidad de Madrid

La Asociación PLADIGMARE, Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias, denuncia “Descontrol en las residencias de la comunidad de Madrid” y las lamentables condiciones en las que están funcionando la mayoría de las residencias y solicita se amplíe el personal necesario en las mismas.

Pladigmare denuncia que el caso de Alcorcón no es aislado, debido a la insuficiente dotación de personal, a unos cálculos de “ratios” anticuados y pensados para el ahorro de la administración y la garantía del beneficio económico de las empresas privadas que gestionan las Residencias.

Todo indica que los cálculos de las necesidades de personal están mal realizados: deberían calcularse sólo con el personal de atención directa y en cada uno de los turnos en que se dividen las 24 horas del día. No incluyendo en ellos a personal como: “cocineros, personal de limpieza, mantenimiento, etc.” Para Pladigmare la falta de personal en los períodos de vacaciones, en días festivos o cuando hay enfermedades, les hace pensar que no se han tenido en cuenta estas situaciones de personal.

Las caídas, golpes, o fracturas óseas acaecidas en residentes y producidas en los últimos meses en Residencias como Moscatelares, Mirasierra o Leganés, pueden ser debidos a la exigencia al personal del trabajo de levantar, asear y vestir a los residentes en solitario, sin ayuda, debido a la escasez de personal.

La falta de personal también repercute directamente en la falta de vigilancia de los residentes, la falta de coordinación entro los turnos, los retrasos a la hora de asear a los usuarios, los incumplimientos de los protocolos o la ausencia de los mismos, la falta de formación del personal etc.

La Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias exige a la Comunidad de Madrid que se  modifiquen los ratios y se amplíe el número de personal necesario en todas las residencias públicas y privadas. El conjunto de la sociedad tiene que plantearse qué queremos hacer con nuestros mayores cuando no puedan valerse por sí mismos: si queremos facilitarles los medios para tener una vida y un final digno, y en el que prime su bienestar, o queremos convertirlos en objetos que se utilicen para ahorrar dinero público y para el enriquecimiento de unas pocos grupos de inversión que controlan el sector.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Siempre igual en estos casos.
    Si el anciano esta al cuidado de sus hijos o hijas y se pierde da casa y aparece muerto,o se cae de la cama y se hiere o se cae por unas escaleras y se mata o agarra una intoxicacion alimentaria y se deshidrata…No pasa nada..pero si el anciano esta ingresado..pena de multa o carcel solicitada.
    En una residncia se paga,pero tambien los familiares directos cobran la pension del abuelo o abuela.

    • me parece a mi que la pension del abuelo o de la abuela integramente se la queda la residencia y ademas tiene que se complementada por los hijos aportando todavia mas dinero·
      no me parece a mi que un hijo se deje a la madre al sereno toa la noche y ni siquiera se pregunte donde se ha metido que no ha venido a cenar

  2. Respecto a la opinión vertida por FRN me parece una inconsciencia. Los residentes validos o no, deben de estar bien atendidos y supervisados. No intolerable, que un residente se ausente y no se moleste nadie en conocer su paradero.
    Existen protocolos para todos estos casos, y es evidenciable que no han funcionado, independientemente si sus hijos heredan o dejan de heredar. Probablemente la pensión de esta persona “se la lleve” íntegra la administración, solo por su manutención, aunque esta persona haya contribuido al país y su seguridad social toda la vida.
    Este centro tiene 220 residentes permanentes, en su gran mayoría, grandes dependientes con parkinson y alzehimer en su mayor parte.
    Y si alguien tiene que responsabilizarse en primer término es la dirección del centro y la gerencia del AMAS, que tras múltiples reclamaciones y escritos de la plataforma no han subsanado las deficiencias. Es lamentable que, advirtiendo la posibilidad que ocurriese una desgracía, ahora nos echemos “las manos a la cabeza”.

  3. ¿Hasta que punto se puede responsabilizar a dos trabajadoras, cuando cumplen órdenes y procedimientos dados por la dirección y la gerencia?

    En todo este proceso, y sin entrar a valorar sobre el grado de responsabilidad de estas trabajadoras, algo se escapa a los ojos de la mayor parte de los implicados, aunque me temo que la dirección del centro, con la gerencia del AMAS al frente, ha caido en la cuenta antes que nadie, y ha sido desviar los ojos de la opiníon pública y enfocarlo hacía otro objetivo. En este caso hacía familiares y principalmente hacía las trabajadoras.

    Probablemente, si la Sr Directora fuese a recoger un premio por su gestión, no hubiese realizado esta maniobra, todo lo contrario, sería el caso en que los “curritos” hubiesen hecho el “trabajo sucio”, y lo taparían para asomar ante todo los “logros” de una dirección y gerencia, que resulta inoperante ante aquellos de quien ya se quitaron la venda hace mucho tiempo.

    Había trabajadores y familiares que han defendido en ocasiones a su dirección y gerecia, pero ante un juez, con la directora a la cabeza, no ha dado la cara por sus colegas y compañeras, por el contrario ha serpenteado para dejar caer una gran losa sobre dos personas. Estas personas, que sin entrar a valorar su grado de implicación, siguen órdenes y directrices marcadas por sus jefes directos.

    Esta dirección y gerencia, en su fragante proceso de conseguir objetivos productivos con sus residentes y en recortar gastos, ha subyugado a la normalidad, la sobrecarga de trabajo que padecen en primer término el personal auxiliar de enfermería, además de haber sobredimensionado sus capacidades operativas y funcionales, generando una demanda de tareas que sobrepasa los tiempos para cumplir cualquier objetivo en esta mal intencionada “cadena de montaje”. Además, de no poder realizar en tiempo muchas de las funciones que se les ha encomendado desde dirección, ésta no les corresponde frente a las reclamaciones de los familiares. La dirección muestra una cara frente a los familiares con motivo de las reclamaciones, todas ellas fundamentadas y siguiendo la única vía que tienen los familiares para reclamar administrativamente. La dirección, por el contario, pretende hacer ver que los familiares son el enemigo.

    La realidad es que siempre, familiares y trabajadores han demandado más personal, para liberar de carga a los profesionales, y proporcionar una mayor calidad en el servicio, y que, por la cual, los residentes acabarían obteniendo esa calidad, trato y dignidad que se merecen. ¿Cuántas veces hemos se a visto manipular una sola auxiliar a un residente? ¿es seguro que se deba actuar así? en el caso de ser dos profesionales las que manipulan a cada residente, ¿llegarían a tenerlos preparados (aseados, desyunados, etc) a debido tiempo?, hagan lo que hagan, siempre tendrán reprimenda, bien por el familiar en su derecho de reclamar en la segunda de la situaciones (o en su ignorancia de no hacerlo en la primera), y o bien por la JATA, si llega el caso de alguna reclamación de este familiar.

    No se trata de desmerecer la incansable labor de los profesionales, pero sí de sacar a la luz pública, que quienes tienen la “sartén por el mango” están eludiendo cualquier tipo de responsabilidad como gerentes que son, de la implantación de sus propios procedimientos, hasta ahora ineficaces y cuestionados por los familiares con la infinidad de reclamaciones interpuestas.

    Que tampoco se olviden algunos sindicatos, cuando hace meses publicaban notas de prensa eludiendo las cuestiones sobre una ratio que no se cumple, desviando la atención e incitando a los profesionales a cuestionar las reclamaciones que se interponian, que en su mayor parte resposabilizan a la dirección. Seámos seríos y no tiremos piedras sobre nuestro tejado. La calidad de unos es el beneficio de los otros.

    No nos olvidemos de quienes son los que mandan y quienes ejecutan las órdenes, no nos olvidemos de quienes se echan a un lado cuando se trata de responsabilizarse, y quienes acaban por dar la cara. Familiares y T.C.A.E no son los enemigos, los operarios de limpieza, “los curritos” tampoco, ni el personal de control, etc, es la dirección, gerencia y administración de la comunidad quienes deben dar la cara, ser trasparentes y exponerse a las responsabilidades por muy nefastas que sean para ellos.

    Abogar por una ley de dependencia eficaz y de calidad para todos, por unas residencias integramente públicas, y por una honorable labor de los profesionales, que beneficie a todos los residentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + Trece =