Las redes sociales ardieron cuando la Gestora del PSOE determinó que convocaba al Comité Federal el día 14 de enero para ver qué calendario sería el mejor. La dirección actual del PSOE va a proponer una serie de fechas para que sean estudiadas por los miembros del Comité Federal, que deberán fijar fecha para uno extraordinario que sí convoque las primarias y el congreso.

¿Por qué tantas dudas? ¿Tienen miedo? ¿Trabajan en favor de alguien? Todas estas preguntas están en las mentes de la sufrida militancia socialista. Aquí se presentan algunas posibles respuestas.

 

Las candidaturas de la discordia

Hasta la fecha los actos y las palabras de personas de la Gestora han sido en favor de Susana Díaz. ¡Cómo olvidar la unción de los dioses del socialismo sobre la sevillana en las palabras de Javier Lambán! Intentan por activa y por pasiva que las primarias sean un paseo militar para la dirigente andaluza. En este sentido están depurando el censo y abriendo algunos expedientes a los más rebeldes en las redes sociales. Trabajan a destajo pero no las tienen todas consigo. La sublevación de la militancia que se ha instalado después de provocar la dimisión de ex-secretario general y dar el gobierno al PP con su abstención, hace imprevisible un resultado favorable.

A las dudas por el malestar interno, que lejos de diluirse sigue estando presente, se suman las dudas sobre quiénes pueden ser contrincantes de Díaz. Hasta el momento Pedro Sánchez no ha dicho nada. Es más, según fuentes cercanas al dirigente socialista, son bastantes las dudas que mantiene. Él prefiere apoyar un proyecto de cambio aunque entiende que al final tendrá que presentarse.

La Gestora estaba confiaba en reducir este movimiento pues ya consiguieron que abandonasen muchos de sus antiguos apoyos como César Luena. Pero resulta que los que abandonan a Sánchez no se van a las filas del susanismo. Se están quedando en tierra de nadie ¿o no?

 

Rubalcaba o la mano que mece la cuna

Fracasó con Eduardo Madina, pero no da su brazo a torcer. Desde las sombras y cierto cargo del grupo PRISA, Alfredo Pérez Rubalcaba está moviendo sus hilos para generar una tercera vía. Una tercera vía que se presenta de consenso y de unión pero que, para los susanistas, no es más que una vuelta a la Conferencia de Granada. Algunos barones que sí apoyaron el “golpe” contra Sánchez, desconfían totalmente de la dirigente andaluza. “No hemos montado todo esto para llevar el partido al personalismo del que quien se mueve no sale en las foto” cuenta un alto cargo socialista.

Se ha filtrado a los medios el nombre de Patxi López desde las posiciones rubalcabistas. Un sondeo para saber si había posible apoyo. Pero la respuesta ha sido negativa. “López ha quedado marcado como un traidor al dar el gobierno al PP” cuenta un dirigente crítico con la Gestora. Emiliano García Page es otro de los nombres que se están deslizando. A él le agrada la idea y el apoyo de Rubalcaba y José Bono lo tendría garantizado. Y decir estos dos nombres es decir Felipe González. A estos apoyos habría que sumar la posible ayuda de Guillermo Fernández Vara. El cual se debate entre las dos posiciones.

Nada hay decidido de momento. Por eso ahora aparecen dirigentes como Antonio Carmona o Soraya Rodríguez hablando de las supuestas virtudes de Díaz. Hace mes y medio no había dudas, hoy sí.

 

¿Qué tipo de Congreso convocar?

Una de las dudas que hay en la Gestora es qué tipo de congreso convocar. El dilema entre uno Ordinario o uno Extraordinario tiene su prolongación de poder interno. Si convocasen Extraordinario solo habría primarias y Congreso federal. Esta opción, que según los críticos es la única posible, solo permitiría cambio de estatutos y nueva ejecutiva. No habría cambios a nivel regional hasta que se convocase uno Ordinario. En cierto sentido esto beneficia a algunos barones muy cuestionados en sus propios territorios, pero abriría una crisis nueva en un año con otro proceso congresual.

La opción del Congreso Ordinario, mayoritaria entre los miembros de la Gestora, incluiría los procesos congresuales posteriores a nivel regional y local. Y también habría que presentar una ponencia política y los cambios estatutarios. Según fuentes internas del partido, prefieren esta segunda opción para, si ganasen el Congreso federal, poder eliminar a los oponentes en las federaciones y en las agrupaciones locales. Pero cuestión bien distinta es si ese Congreso aprobaría los cambios de estatutos.

¿Qué partido quieren? Ni la propia Gestora ni quienes les ayudan a este respecto lo saben. Están estudiando todas las posibilidades para no dañar el poder territorial, pero tampoco quitar poder a la secretaría general. Si ganan no hay problema, pero si perdiesen quieren seguir teniendo su poder regional.

Dudan si permitir que las corrientes de opinión sigan existiendo a niveles territoriales más bajos o no. En su ánimo está que las corrientes de opinión solo funcionen a nivel federal y no a nivel regional o local. Tienen verdadero pánico a que la gente de Sánchez monte una corriente que les perjudique a niveles más bajos.

Dudan cómo modificar las primarias para que no supongan el calvario que suponen cada vez que se convocan. Algunos prefieren unas primarias más restrictivas (tipo época de Almunia), otros más abiertas y a dos vueltas, y algunos que directamente se eliminen para la secretaría general.

Dudan, dudan, dudan…

 

Esperando a Susana Díaz para poner la fecha

La dirigente andaluza lleva tiempo amagando con el día en que se presentará a las primarias para la secretaría general del PSOE. Hasta la fecha ha ido recabando apoyos entre las baronías y antiguos dirigentes. Las encuestas publicadas han sido perjudiciales para su persona. La mayoría de ellas la sitúan como preferida entre los votantes del Partido Popular y no entre los del PSOE. Excepto la llevada a cabo por NC Report ninguna le sitúa entre las preferencias de los votantes dentro del PSOE. Y en esta última tan sólo por unas décimas.

Susana Díaz pretende realizar un acto de presentación de su candidatura a los dos o tres días de que queden convocadas las primarias. Pero quiere tener cerrados ya todos los apoyos. Por este motivo ha convenido a la Gestora para retrasar la fecha definitiva del Congreso y el proceso de Primarias. Lo quiere todo atado y bien atado. Pero que se lo hagan los demás en gran parte. Por este motivo, esta semana Javier Fernández ha protestado diciendo que presidir la  Gestora le está suponiendo un desgaste en el Principado de Asturias. Si quiere dirigir el PSOE debe implicarse más y arriesgarse un poco parece decir Fernández en la letanía.

Estas dos semanas van a ser claves para el futuro del PSOE. Ni las baronías del PSOE aguantan más el juego de Díaz. Ni los críticos están dispuestos a dar la cara por Sánchez. O ambos arriesgan personalmente o es probable que al final Rubalcaba se lleve el gato al agua con su propuesta de tercera vía, sea Page sea un tapado. No Patxi nunca será, al menos con apoyo de los poderes fácticos del PSOE.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Lo dicho, cuesta abajo y sin frenos no tienen ni idea que hacer porque seguramente ya nada tiene que hacer las politicas que esta llevando a cabo el PP los pone en evidencia dia tras dia.

  2. Aquí nadie comenta algo tan lógico como que prefieren que Rajoy gane un muy probable adelanto electoral, a que Sáchez vuelva a la secretaría general y se queden sin las poltronas. Pero eso, y nada más que eso, es lo que los tiene acojonados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − uno =