Hungría 0 – Bélgica 4

Bélgica es una selección de la que se esperaba mucho y que en esta Eurocopa dejó muchas dudas. Tienen un gran plantel, con grandes nombres, pero hasta ahora no había demostrado nada. Hasta su partido contra Hungría en que emergió la que, tal vez, sea su gran estrella: Hazard.

El partido se puso muy pronto de cara para los belgas con el gol de Alderweireld tras un magnífico centro de De Bruyne. A partir de ahí Hungría desapareció salvo por la actuación de Kiraly, el portero del pantalón de chándal, que hizo una de las paradas del torneo a un libre directo lanzado por De Bruyne y posteriormente sacó un disparo de Mertens que ya se cantaba como gol. Sin embargo, los magiares intentaron empatar y estuvieron a punto de lograrlo con dos disparos de Dzsudzsak y de Lovencsics.

El segundo tiempo mantuvo la tónica del primero. Bélgica intentando aumentar la ventaja y Kiraly evitándolo. Hasta que Hazard decidió que la broma se había terminado. Primero con una gran jugada individual que provocó el segundo gol de Batshuayi. La exhibición del jugador del Chelsea continuó con otra gran jugada individual que finalizó él mismo. Fue entonces cuando Wilmots decidió sustituir a su estrella. La exhibición belga la finalizó el jugador del Atlético de Madrid Carrasco al aprovechar un pase de Nainggolan.

Hungría, a pesar del resultado también lo intentó y estuvo a punto de lograr marcar con ocasiones de Szalai, Pinter y Jushasz, pero la falta de puntería y la actuación de Courtois lo hicieron imposible.

Bélgica pasa de ronda y se enfrentará a la Gales de Gareth Bale. Hungría, por su parte, se marcha a casa con la cabeza alta y logrando llegar a donde nadie creía que fueran a llegar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 13 =