Hay quien define el populismo como aquel comportamiento político consistente en ofrecer al electorado al que se dirige soluciones sencillas a problemas complejos, al objeto de embaucarlo y lograr su voto. Los hay quienes apuntan que el populista lo que fundamentalmente propone es dividir a la sociedad en buenos y malos, los de arriba y los de abajo, la casta dirigente que nos oprime y el pueblo oprimido y laminado por quienes manejan los resortes del poder o el poder mismo.

Yo tengo escrito por ahí que el populismo consiste fundamentalmente en vender humo, engañar a la sociedad, prometer cosas imposibles, decir una cosa y la contraria o tratar de enervar los más bajos instintos antes que el pensamiento razonado, todo ello para lograr, cómo no, un puñado de votos. Tratar de emocionar al público objetivo al que se dirige el postulante político es indispensable, porque, como escribe José Luis Pardo en su “Estudios del malestar”, “la mera convicción racional es incapaz de mover a los hombres a la acción si no va acompañada de persuasión emocional”, ya que “no basta con que un orador político tenga razón si no consigue emocionar a su público, es decir, moverle a actuar”. Hay quien, de tanto insistir en que la propaganda y el marketing no deben sustituir a la buena política… se olvida en demasiadas ocasiones de que tanto la propaganda como el marketing son indispensables para la acción política… sin que eso deba implicar que haya que dejar de hacer (buena) política. Lenin escribió que “las personas que por política entienden esas pequeñas triquiñuelas lindantes a veces en el fraude deben encontrar en nosotros el rechazo más decidido”.

Radical lo empleo para definir a quien trata de ir a la raíz de los problemas (para resolverlos) más que a aquella persona extremista, incapaz de situarse en el punto medio (que, por cierto, no es lo que habitualmente denominamos el centro político). Es quien, estudiada la situación compleja que se discute, es capaz de no quedarse en la superficie para plantear soluciones temporales casi siempre tramposas… sino que trata de llegar al origen del asunto para atacarlo allá adonde casi nadie llega, bien sea por pereza intelectual o por pura conveniencia. Así, quien pretende que el cupo vasco se calcule correctamente plantea una propuesta que puede suponer un paso intermedio pero que no resuelve el problema de fondo: los radicales, ay, hemos defendido (y defendemos) la supresión del Concierto Económico porque su propia existencia es la que provoca la asimetría fiscal a la que algunos pocos nos hemos opuesto. Así, quien trata de conciliar, confraternizar o pactar con los nacionalistas que pretenden romper España… no resuelve ningún problema sino que lo pospone y, consecuentemente, lo agrava, dado que legitima la ideología política que tiene como principio máximo el “lo mío es mío y lo tuyo, de los dos” de toda la vida.

Extremista es quien, por tanto, por propio interés electoral y para acumular fuerzas o llamar la atención de la opinión pública o del público objetivo, se sitúa a conciencia en un extremo, junto a la pared después de la cual no hay nada ni nadie. Son peligrosos.

En estos tiempos políticos evanescentes que padecemos, conviene distinguir una cosa de la contraria o incluso de la que nos venden como parecida. Ni ser de centro es el estadio ideal al que debe llegar todo actor político ni negarse a abandonar los principios en los que uno cree supone ser un extremista. Posibilista es quien es capaz de convencer al adversario político y dejarse convencer por el mismo… quien es firme en lo esencial y flexible en lo accesorio… no quien es marxista de Groucho para demostrar que “estos son mis principios; si no os gustan, tengo otros”.

No comparto que, de un modo otro, se traslade la idea de que el objetivo es modular nuestras ideas hasta el contorsionismo político, de modo que quien es fiel a un principios se venda como radical… en el equivocado y mal sentido del término. El objetivo no es que todos pensemos lo mismo, ni que los que queremos cambiar de verdad y a fondo las cosas abracemos el estatu quo vigente, ni que el posibilismo necesario en política suponga abrazar el pensamiento único imperante. Vivimos una época en la que conviene estar ojo avizor, no vaya a ser que se nos vendan como reformistas a quienes no lo son, se nos proyecten como progresistas a quienes quieren dejar todo como está o se nos impongan como regeneradores a quienes no son sino vendedores de humo.

En política es esencial sumar votos y alcanzar mayorías… pero no interesa venderse al mejor postor ni que se instale un sistema parecido al del partido único, donde cada vez hay más partidos políticos pero todos piensan (y sobre todo actúan) de modo parecido. Además, la rebeldía es un ingrediente indispensable para gozar de buena salud. Como escribió José Luis Pardo, “no es la falta de conexión con la sociedad, sino el acoplamiento perfecto a ella, lo que da lugar al populismo”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLo que te gusta una cola
Artículo siguienteLa Gestora pone en su sitio a Pedro Sánchez
Nací el 11 de noviembre de 1974: tengo, por tanto, 42 años. Soy Diplomado en Ciencias Empresariales, Técnico en Gestión Fiscal y Técnico Especialista en Administración y Dirección de Empresas. Milité desde muy joven en diversos movimientos sociales que se enfrentaron al terrorismo de ETA, como Denon Arten-Paz y Reconciliación (durante los primeros años de los años 90) y Basta Ya (desde finales de los años 90). Milité posteriormente y durante unos tres años en el PSE, partido político que abandoné en 2006 al comprobar que dejaba de ser un partido nacional y de defender la igualdad y por su política en relación a ETA. Me afilié a UPYD el 29 de setiembre de 2007, el mismo día en que se presentó públicamente en Madrid. Desde el 1 de marzo de 2009 hasta el 20 de octubre de 2016 fui parlamentario vasco por UPYD. He estado en la Dirección de UPYD desde 2009 y soy exportavoz nacional del partido. Portavoz de la Plataforma Ahora

1 Comentario

  1. Es una lástima que cualquier IGNORANTE pueda publicar lo quele de la gana… la única parte que puedo creerte como estudiante de leyes, es cuando hablas de vender humo, porque se nota que tienes experiencia en ello.
    Procedo a corregirte sistemáticamente, y a ver si aprendes un poco!:

    Populismo: Proviene de la palabra latina (no sé si sabías que el mundo no es como te lo contaron, hay muuuucho más allá de lo evidente, y las lenguas antiguas, son una de esas cosas ocultas para los imbéciles como usted) Puplaris, que significa relativo al Pueblo. Unida al sufijo “ismo” que hace referencia a doctrina o tendencia. Por tanto, sería correcto definir al populismo, como la tendencia política de relacionarse con el pueblo, a diferencia de los opresores como usted, que vienen a decirnos lo que se les pegó en gana, sólo pq en casa no tuvieron un mano firme que los cague a trompadas cuando ofendían a la inteligencia con semejantes barabarides como las que usted escribe ahora.

    Radical: Este concepto, está más relacionado al mundo matemático, sin embargo, puede entenderse como usted define habiendo entendido mal incluso a wikipedia, que un radical, es un individuo que busca el cambio de raíz. No obstante, hablar de una diferencia entre extremismo o radicalismo, es tan absurdo como creer que usted pueda realizar sinápsis sin ayuda. Debido a que de un rápido análisis se puede entender lo siguiente:
    Si “ismo” es tendencia, entonces el extremismo, es la tendencia extrema. De allí que a muchos grupos que se levantan contra algún gobierno, se les llama extremistas, ya que llevaron su oposición al “extremo” de levantarse en armas. Estos movimientos, pueden ser legales en su objetivo (puesto que reclaman derecho y denuncian irregularidades), y/o legales en sus métodos (NO utilización de métodos prohibidos por las convenciones de Ginebra, el ius in bello y el ius ad bello en general); o pueden ser ilegales en su objetivo (buscar imponerse por la fuerza, sin respetar principios del derecho internacional (Res 2325, si mal no recuerdo) o ilegales en sus métodos, y aplicar lo que todos los lameculos de yankeeland hacen… métodos de tierra quemada, uso de bombas de racimo al igual que EEUU, RU, España, Brasil y Arabia Saudí en Yemén, por ejemplo (Ver informes de Amnistía Internacional desde el 2015 hasta el presente, y seguro que en los anteriores podrás desasnarte un poco).

    Por otro lado, está la legitimidad… que básicamente siginifica contar con apoyo del soberano… en las democracias reales (a diferencia de su REINO español), el soberano es el pueblo, y no mentimos a nadie con reyes que sólo están para ostentar un cargo o idiotez semejante… por tanto, populistas, NADA que ver con engaños o falta de éstos, al fin y alcabo, puede ser que un populista engañe o no, pero no lo hace por ser populista, sino muy probablemente por haber leído a alguien como tú, o tragedias similares.
    Un Radical, es lo mismo que un extremista, y ambos pueden ser legales o ilegales, a la vez que son legítimos o ilegítimos.

    Por tanto, y en resumen: Un Populista, es una persona que cree que se debe seguir la tendencia del pueblo. “tendencia” entendida como las peticiones con mayor cantidad de adeptos… puede ser un populisto corrupto, o no serlo.
    Un radical, y un extremista, son personas que llevan al extremo sus métodos, que pueden ser legales o no…. y se deben diferenciar de los terroristas, es decir, todos los terroristas son radicales, extremistas. Pero no todos los extremistas, radicales, son terroristas. Terrorismo, viene de aquella táctica de imponer terror, para lograr el cometido de una persona. Por ejemplo, lo que el gobierno central criminal de España hace con Cataluña, al establecer de facto (que significa de hecho, por si no sabes ni eso), un estado de emergencia suspendiendo garantías y libertades fundamentales (te aconsejo instruirte aunque sea un poco, en Derecho Constitucional), lo que el gobierno central criminal de Ucrania hace con todo el Donbás. Lo que ETA hizo (y falló, ya que lamentablemente tienes la capacidad de seguir desinformando gente), es terrorismo…

    Espero hayas podido aprender un poco, y qué pena realmente, que semejante ignorante haya estado involucrado aunque sea de lejos en la política (que seguro tampoco esres capaz de definir). No me sorprende vieniendo de un cerdo burgués, empresario y administrador (sólo quiero recalcar que la Admi de empresas, es algo que un bebé comienza a hacer desde que su cerebro comienza a tener más capacidades cogniticas, y aún así decidieron establecer todo una carrera jaajaja me da risa como se dejan engañar, pero bueno… entre cerdos se entienden). Así que, mejor si dejas que las personas que saben del área se metan. Por ejemplo, deja la difusión de conocimiento a los periodistas.

    Por otro, si crearon un idioma “Español” que es además, tan perecto (pq de hecho lo es… y de derecho también) porque no lo usan apropiadamente?? sus ex colonias, lo usamos y aprendimos y enseñamos mucho mejor que ustedes… aunque, no se puede comparar semejantes civilizaciones, con algunos criminales ibéricos….

    Finalmente, VIVA LA III REPÚBLICA ESPAÑOLA!!! VIVA PAÍS VASCO Y CATALUÑA INDEPENDIENTES Y LIBRES DE CRIMINALES! Desde las maquias como antes, o desde las urnas, VIVA LA LIBERTAD!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + seis =