Ni la opinión pública ni la publicada podían ni imaginarse hace poco más de dos meses que los cargos de presidente del Gobierno y el líder de la oposición recayeran en Pedro Sánchez y Pablo Casado respectivamente. La política ha dado un giro de 180 grados que todavía algunos tratar de digerir.

En esta nueva y sorprendente etapa política, el presidente del Ejecutivo pedirá al líder conservador que evite el populismo en materia migratoria.

Hace poco más de dos meses, Pedro Sánchez era el líder del PSOE sin escaño en el Congreso y Pablo Casado, un portavoz del PP. Ambos se reunirán hoy en Moncloa por primera vez tras estrenar sus cargos. Será un encuentro de cortesía, una primera toma de contacto para encauzar las relaciones entre el presidente español y el jefe de la oposición de cara al nuevo curso político que arrancará en septiembre, según explican fuentes de Moncloa.

Sánchez no ofrecerá a Casado grandes pactos de Estado, aunque sí se plantea repasar las cuestiones que están de actualidad como la situación en Catalunya, la relación de España con Europa, la violencia de género y, sobre todo, la inmigración, que tantos titulares copa en los últimos días. Lo que el presidente quiere decirle a Casado es que “deje de hacer demagogia” con esta cuestión”, según las mismas fuentes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorValle estupefacto
Artículo siguienteCosas de la republinarquía
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + trece =