DibujoA esta Alemania se le ven muchos de los puntos débiles que tuvo España en el Mundial de Brasil. No asusta, no controla los partidos y, sobre todo, no genera peligro. Ya se vieron esas debilidades en el partido contra Ucrania y en el de ayer se fueron constatando. La presencia en el once inicial de jugadores que han sido insignificantes en sus equipos durante la temporada o que no están en su mejor forma pero con los que hay una especie deuda tras la victoria en Brasil debilitan a cualquier selección y Alemania está mostrando el mismo nivel mediocre que enseñó España en 2.014. Polonia tuvo las mejores ocasiones mientras que la «Mannschaft» volvió a mostrar poca velocidad, poco peligro y bastante debilidad en defensa.

Durante todo el partido Alemania dominó la posesión del balón pero sin generar peligro alguno. La delantera germana no asusta. Götze es una sombra que estorba más que aporta en la posición de «falso nueve» que ha planteado Löw ante la falta de un delantero de garantías. Müller parece perdido alejado del área a pesar de que cuenta cn libertad de movimientos pero se nota que le falta la referencia de un nueve que le fije los centrales y aprovechar sus virtudes. Özil sigue desaparecido desde que abandonó el Real Madrid y sólo aporta algún que otro detalle de la enorme clase que tiene. Ante esta situación, Polonia se sentía muy cómoda en el campo. Nadie le ponía en aprietos y podía aprovechar la velocidad de Grosicki y la sensación de peligro que Lewandowski genera sólo con su presencia.

Fueron los polacos los que tuvieron las mejores ocasiones pero no en las botas del delantero del Bayern de Munich, sino en las de Milik. El jugador del Ajax no tuvo el día y falló lo infallable. Primero remató de cabeza un balón que debió hacerlo con el pie y, más tarde, erró ante Neuer un remate a bocajarro al no poder impactar su zurda con el balón. Mientras tanto, Alemania seguía a lo suyo: al juego cansino y horizontal que no inquietaba a Polonia. Sólo Özil puso en algún aprieto a Fabianski con un disparo lejano que el guardameta polaco envió a córner. Löw introdujo a Mario Gómez y a Schürrle para cambiar el rumbo del partido pero fueron meros invitados.

El primer empate a cero de la Eurocopa deja a Polonia y a Alemania prácticamente clasificadas en espera de lo que ocurra en la última jornada. Polonia sí que ha dado un nivel que nos podría asegurar su presencia en octavos de final. Sin embargo, Alemania deja muchas dudas por su inoperancia ofensiva, sobre todo porque en el último partido se enfrentan a la ordenada defensa irlandesa.

ESTADISTICAS ALEMANIA POLONIA

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =