Sin lugar a dudas, España es un país que ha progresado desde que la bota del golpista Francisco Franco y la dictadura dejasen paso a una democracia en la que muchos hemos crecido rodeados de derechos y libertades, esos que durante cuarenta años fueron negados para nuestros padres. Hemos logrado juntos y desde el entendimiento en las diferencias hacer posible la transformación de un país que desde el año 1978 ha logrado la titánica labor de transformar sistemas productivos, educativos y sanitarios para parecerse a la Europa que mucho siempre soñaron cuando traspasaban las fronteras para ver alguien voló sobre el nido del cuco en la salas de cine de la Francia de la libertad, la fraternidad y igualdad. Fue así la transición una suerte de compromisos suscritos desde el diálogo entre diferentes y tejidos con el estadismo de hombres y mujeres únicos y únicas que entendieron que la construcción de los consensos y la reconciliación eran los pilares sobre los que se debían construir las bóvedas de una sociedad que debía de dejar de estar fracturada. Fue esta la visión que conllevo a la construcción de un regeneración -que aún con una capa aún existente del pasado sobre los pies de nuestro democracia- hizo posible que la igualdad y la libertad no fueran sólo patrimonio de los/as Europeos/as.

Pero hoy de nuevo y como antaño España vuelve a necesitar de cambios, de profundas transformaciones que cogiendo lo mejor de la transición y de la Constitución de 1978 nos permitan avanzar hacía un futuro de prosperidad y progreso, un espacio en donde sólo desde la suma de todas las diferencias en un proyecto común podremos afrontar los retos y desafíos múltiples que el mundo global en donde vivimos nos presenta. Algo, que parece no ser visualizado por una clase política que nacida en la democracia parece haber llegado a la escena política en muchas ocasiones como producto de eliminación de sus opciones personales y profesionales más que como vocación de servicio público, sólo así se explica en ocasiones la excesiva mediocridad lacerante en partidos políticos en donde el cainismo parece ser la religión adoptada por los nuevos liderazgos de quienes hoy impulsan instituciones y gobiernos. Algo esto al que aparecen abonados incluso los más insignes catedráticos y fichajes de los nuevos partidos emergentes en donde la mediocridad se demuestra de posible conjugación con la ceguera y la ambición política del interés personal sobre el general de un país hoy en esperpento valle incliniano permanente.

Y es que, con semejante panorama en donde las terceras elecciones parecen pulular por los pasillos de la carrera de San Jerónimo los asuntos de Estado parecen no importar, asuntos de tan índole como el de la fractura de la sociedad catalana y el impulso a una catalonofobia absurda que en poco o nada ayuda a la superación de un conflicto necesario en la lógica de encontrar un nuevo encaje en nuestro país para aquellos territorios que hoy se encuentran con una balanza fiscal negativa aportado más al estado que lo que reciben y que al mismo tiempo sufren de unas tremendas carencias en servicios públicos o sistemas educativos o de salud pública, algo que supone el sufrimiento de un ciudadanía catalana ante las carencias de un sistema absurdo en donde el principio de igualdad y de solidaridad necesario y que debe de regir las relaciones entre comunidades debe ser puesto hoy en práctica también en una Cataluña en donde las clases medias y trabajadoras sufren los rigores de una doble crisis por un lado la de la incapacidad del gobierno nacionalista y por otro la de la sordera de un gobierno nacional en un choque de trenes de nacionalismos que sólo sirve para la destrucción de los consensos y la generación permanente de independentistas.

Hoy, todo el mundo sabe o debería saber que Cataluña hasta el año 2015 ha sido la segunda comunidad autónoma que más ha aportado al Estado económicamente, posición que recientemente paso a un tercer lugar pero que hace que presupuesto tras presupuesto la población catalana vea y observe como aún con necesidades públicas básicas no cubiertas o en deterioro- muchas de ellas bajo competencia de la Generalitat – su aportación sea mayor que lo que recibe de una España que en los últimos datos de reparto situaba a Cataluña como la décima comunidad en lo que a inversiones y recursos recibidos se refiere. En definitiva, vivimos un tiempo de necesaria superación de conflictos desde el diálogo y la racionalidad de entender que la política es el arte de hacer posible lo que parece imposible desde la visión a la larga, desde la capacidad en resumen de hacer del interés general desde el consenso una herramienta de transformación de las realidades con las que nuestra ciudadanía convive y todo ello desde el principio rector de la solidaridad y la igualdad , esa que hoy debe ser bien entendida desde la actualización de los datos y las realidades con las que conviven los territorios de un país que se ha transformado y en donde el mito de la pobreza del sur y la riqueza del norte ha sido superado en muchas ocasiones por la capacidad política y de los pueblos en la superación de los mismos. Debe ser la igualdad así un camino de ida y vuelta para la construcción de una España del Siglo XXI que hoy espera a la capacidad de una clase política ciega y absurda que parece hoy no estar a la altura de un tiempo que necesita más capacidad y altura de miras.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. de que hablamos? de democracia ? cual , para quien? , para los bancos , para felipe gonzalez , para aznar? ..para el pp-ps(o)e ? , para la iglesia , para las multinacinales? .hablamos de la ley de educacion? hablamos de la ley mordaza ? , hablamos de los cientos de miles de españoles que emigramos en los 70? hablamos de los cientos de miles de españoles que han tenido que “externalizar” su trabajo ? hablamos de las mentiras de la prensa? hablamos de los “intelectuales que se han vendido al mejor pagador como el pais y otras mierdas de periodismo? …..de que democracia hablamos????. la democracia para los bancos ? para la patronal?…..de los sindicatos que han claudicdo como los partidos de izquierda?. lo que hemos tenido es una continuacion de la dictadura descafeinada …..los hijos y nietos de los franquistas mas los amiguetes siguen haciendo lo que les viene en gana¡¡¡ . hablamos de las instituciones ? hablamos de la pobreza infantil? en difinitiva de que hablamos ,de la “democracia” de la corruccion y de los corruptos que siguen a sus anchas con un monton de millones en los paraises fiscales? . no me siento tepresentado ¡¡¡¡ .un cortes saludo .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece + 13 =