Podemos se ha hecho viejo en un tiempo record. Ya vemos como comienza a fracturarse sin remedio perdiendo esas esencias primaverales que le convirtieron en producto político novedoso. El problema de fondo es que siempre fue más producto comercial que movimiento político, y ahora puede convertirse en gallinero alborotado con repercusiones en Sálvame, ese programa en el que los sentidos de la masa aborregada quedan absolutamente aletargados y al servicio de “la casta”.

Y vemos a Tania Sánchez, atenta siempre a coger foco mediático, que se suma ahora a la rebelión madrileña encabezada por Rita Maestre. Considera Tania que hace falta “un Podemos más descentralizado”. Lo cierto es que el germen de la división ha prendido en Madrid y en Andalucía; en otros territorios el hilo conductor con el resto de España es cada vez más invisible. En el Sur Teresa Rodríguez va camino de convertirse en la Ada Colau andaluza si consigue consolidar un liderazgo construido desde la oposición frontal al PSOE de Susana Díaz.

Pero resulta complicado dilucidar donde comienza lo ideológico y donde termina lo personal, qué hay de debate por las ideas, los enfoques y la determinación de las agendas políticas, y qué de pelea de gallos que comparten un mismo corral. Incluso hasta que punto influye en los comportamientos de Tanía Sánchez y Rita Maestre su condición de “ex” de Iglesias y Errejón. Gallos mandones y gallinas preponderantes. En general, el factor humano termina por explicar las luchas políticas más que las consideraciones intelectuales.

En Podemos había tres gallos iniciales, triunvirato de machitos de diferente estilo y sensibilidad: Iglesias-Errejón-Monedero. El tercero ocupa ahora un lugar a resguardo del pin-pan-pun cotidiano pero atento a los tambaleos del primero. El segundo comienza a mover sus fichas con la tropa que controla. El triunvirato se ampliaba con una Carolina Bescansa, cada día más desdibujada, que parecía tener función de cuota femenina en un movimiento que, por cierto, necesitaría una feminización auténtica y real, más allá de postureos feministas de salón.

Todo está inventado. Los movimientos populistas se desgarran siempre, y lo hacen con furor cuando no se consigue el objetivo de conquistar el Poder de forma rápida. Si no hay un líder carismático y autoritario que tapone las vías de escape, la desintegración está garantizada. Pablo Iglesias pretende ser un líder autoritario, pero no es un líder carismático, con lo cual falta un componente esencial de la ecuación.

En el lado ideológico, Iñigo Errejón, que es el más transversal de todos (a lo Ernesto Laclau) , considera que la incorporación de IU y los nuevos bríos tomados por el núcleo primigenio de Izquierda Anticapitalista aprovechando la ola expansiva de Alberto Garzón, restan credibilidad al proyecto o lo que él, en su vertiente más académica, no duda en denominar,- siguiendo la escuela peronista entre otras-, la construcción de un paradigma nacional-popular. Al mismo tiempo, el menor apego de Errejón al componente comunista del partido le hace más proclive a llegar a acuerdos prácticos con el PSOE en tanto en cuanto Podemos no sea partido hegemónico en su espacio electoral, como evidentemente sucede.

Si a esto añadimos el ir por libre de una forma cada día más clara de las otrora confluencias vemos el panorama desolado en toda su amplitud. Las Mareas de Galicia dejando a Podemos sujetando la vela en la configuración de las listas para las elecciones autonómicas; Ada Colau haciendo una Taifa catalana que terminará por proclamar el Estado independiente del podemismo catalán; Monica Oltra en Valencia haciendo cuentas por su cuenta pero absolutamente proclive a Errejón.

En Podemos, más allá del chute inicial, hay al menos tres proyectos políticos y más de un gallo mandón en el corral, más de una gallina preponderante también. Y Pablo Echenique tampoco lo remedia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

9 Comentarios

  1. Entre en esta página, por la curiosidad de ver la publicación que dirige Cristina Fallarás, me gusta mucho como piensa, y me encuentro con este articulo, escrito por un periodista , que ha estado toda su vida comiendo del pesebre de TVE y de Vocento, esparciendo mierda sobre podemos, con un periodismo pantuflero. Que pena Cristina,

  2. He entrado el D16 animado por la presencia de Cristina Fallarás. Decepción por la tremenda falta de criterio de este articulo. ?Propio de un periodista dispuesto a contar la verdad? o ?propio de un gacetillero dispuesto a contar “su verdad”. lo siento.

  3. Hombre entiendo que haya simpatizantes de podemos qué les siente mal la crítica, pero eso es de la vieja política, la nueva….se supone que admite diferentes opiniones, pues se basa en círculos de opinión ( al menos es lo que podemos vende) soy simpatizante de podemos y entiendo lo que está proyectando la organización…..aprendamos de los errores y aceptemos las críticas para superarnos ” Si miramos hacia otro lado no consigueremos evolucionar” animo compañeros igual no somos tan perfectos………..

    • Una cosa es la crítica y otra la utilización de expresiones despectivas e insultantes en un artículo sin crítica y plagado de descalificaciones.

  4. LOS EFECTOS DE ANALIZAR LA HISTORIA POR ARRIBA, Y NO DESDE ABAJO

    La absoluta prescindencia ante la posibilidad de que la extrema derecha continúe gobernando, marca el derrotero de Unidos Podemos. La resistencia a precisar la realidad del PSOE, una formación reaccionaria desde su fundación, insistiendo en el frente con ellos para enfrentar la creciente putrefacción de la Monarquía Constitucional y sus partidos de cabecera, en vez de considerarlos parte de la misma, Intenta desarmar las aún soterradas protestas a su izquierda. Para Iglesias, Garzón & asociados el sistema admite reformas. En ello basan el comportamiento de los ayuntamientos del cambio, con gente tan honesta como conciliadora al frente. Todo señala que la lenta demolición del aparato socialista podría acelerarse, al destacar recientes pactos fallidos con Ciudadanos, la desprestigiada formación del todo terreno Rivera y sus secuaces. Pero al considerar al PSOE una formación de izquierdas, cualquier crítica queda sin efecto en aras del ilusorio Frente Popular, creyendo posible repetir en el 2016 lo que, por diversas causas fracasó ocho décadas antes. Es una subordinación a quienes pusieron, en su momento, alfombra roja al PP, prolongándola durante la penosa gestión de Rubalcaba.
    Ellos evisceran cualquier consideración histórica, en su deseo de blanquear al socialismo del otro Iglesias, a quienes ya en los años veinte se les vió pactar con el dictador Primo de Rivera una larga tregua, permitiéndole reprimir con cárceles, tormentos y disparos en la nuca a los anarquistas y la izquierda de entonces. Si al final sumaron sus fuerzas a combatir el golpe fascista, la iniciativa partió de los obreros y campesinos españoles, forzándoles a ello. Los profesores de la Complutense, con un gran sentido de la oportunidad tras el 15M, inventaron Podemos, con el ojo puesto en un aparato electoral al que hoy rinden culto. Como si en España imperase la democracia, y no una dictadura feroz del capital, empleando todo su poder mediático y la falsa autoridad de la UE, contra los catorce millones de nuevos pobres y precarizados, mal defendidos por sindicatos débiles y postrados ante un sistema despiadado. Por ese sendero, los escaños que ocupen estas nuevas señorías estarán al servicio del sistema, bien integradas al mismo. Ya lo hicieron en el Parlamento Europeo y lo repetirán en estas cortes farsescas. Visionar la Historia por arriba y no desde abajo, tiene estas penosísimas consecuencias.

  5. Como se ponen algunos cuando encuentran artículos que contradicen su credo único y verdadero. Hay que reconocerles su fé ciega y militante. Ante el inconfundible olor a chamusquina en Podemos, que presagia un tercer batacazo si tenemos que volver a votar, hay que salir en tromba para desprestigiar a cualquier medio o profesional, que contradiga u ose salirse de la versión que dicte el jefe.

  6. Es interesante generar debate, manifestar diferentes opiniones con respeto y construir entre todos desde la diversidad tal y como se pone de manifiesto en el artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 6 =