Unidos Podemos ha mostrado su compromiso y esperanza en alcanzar políticamente un Acuerdo Social del Agua frente al Cambio Climático al apoyar las medidas elaboradas por movimientos que defienden la recuperación de ríos, humedales y acuíferos. En sintonía con la Directiva Marco Europea del Agua (DMA) y con el resto de movimientos frente a las presiones privatizadoras de los servicios de agua y saneamiento, la formación morada se aleja del denominado Pacto Nacional del Agua.

Este lunes, la directora de la Fundación Nueva Cultura del Agua, Julia Martínez, ha presentado el texto ‘Acuerdo Social por el Agua’. Una iniciativa que cuenta con más de 75 organizaciones suscritas y para su fundación supone “un hito histórico, dada la relevancia de sus contenidos, el grado de consenso alcanzado y la magnitud y significación del apoyo alcanzado entre organizaciones representativas de un sector muy importante de la sociedad española”.

A la espera de conocer la postura del resto de partidos políticos, el texto ya cuenta con el apoyo del diputado de Podemos Pedro Arrojo. De este modo, la formación morada apuesta por este acuerdo frente al Pacto Nacional del Agua que el Partido Popular y Ciudadanos promueven.

Para el diputado de Podemos, la intención de PP y Ciudadanos no es otra que “transformar estos problemas en negocio para constructoras y operadores de aguas, reanimando viejas políticas del hormigón, promoviendo la mercantilización del agua y fomentando la privatización de servicios de agua y saneamiento”.

El Acuerdo Social por el Agua se basa en cinco pilares: detener la construcción de nuevos embalses y trasvases, revisar los embalses y trasvases existentes, eliminar expectativas insostenibles, evitar injusticias territoriales y detener el crecimiento de las demandas de agua. Asimismo, busca frenar los procesos de deterioro, apropiación y sobreexplotación de ríos y acuíferos para poder garantizar su sostenibilidad.

En España, la gestión de los recursos hídricos es uno de los mayores problemas. Por ello, el Gobierno se ha puesto como objetivo tener un Pacto Nacional del Agua para el año 2018. De este modo, tanto Mariano Rajo como Pedro Sánchez están priorizando este asunto en sus agendas, aunque con opiniones diferentes.

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, ya instó la semana pasada a los partidos políticos y con especial recelo al PSOE a apoyar el Pacto Nacional del Agua. Entiende que el gobierno ya ha delimitado las líneas de ese acuerdo por lo que su trabajo “está hecho, ahora es cuestión de sumar la voluntad de los partidos, especialmente la del PSOE que ha manifestado su voluntad de sumarse”.

Sin embargo, para Arrojo, este acuerdo es una manera de privatizar los servicios del agua. Por ello, lejos de apoyar el Pacto Nacional del Agua, señala que el texto ‘Acuerdo Social por el Agua’ es la única manera de “frenar la privatización de los servicios de gestión del agua, superar las viejas estrategias de oferta basadas en más presas y trasvase, así como recuperar nuestros acuíferos como reservas estratégicas en sequía”.

“Nosotros no estamos en contra de presas o de trasvases, como no estamos en contra de aeropuertos o autopistas. Estamos en contra de malgastar el dinero público en aeropuertos sin aviones, autopistas sin coches y nuevos embalses vacíos en la próxima sequía”. Ha dicho el diputado, para quien “los trasvases y los nuevos embalses son ineficaces en las perspectivas de cambio climático”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + dieciocho =