“La introducción del mercado en el sector sanitario público rompe con la necesaria planificación del mismo en base a las necesidades de salud de la población. Es incompatible con el derecho a la protección de la salud y antepone los intereses económicos por encima de solventar los problemas de salud y mejorar las desigualdades en esta materia” así de contundente se muestra la diputada madrileña Carmen San José respecto a la Sanidad pública de Madrid. La denuncia no queda en eso, también ofrecen datos del Barómetro de Sanidad del CIS donde un 29% de los pacientes entienden que se ha deteriorado la Atención Primaria (21% de media nacional) o la Asistencia Hospitalaria en un 31% (27% media española). Sólo Castilla y León tiene peor percepción que Madrid.

En la Comunidad de Madrid se produce la paradoja de que siendo la que mayor PIB tiene de toda España, sólo es la decimoquinta en gasto sanitario. Una paradoja que tiene explicación en el proceso de privatización lento que se ha producido como defienden los podemitas. Mónica García, anestesióloga y diputada, denuncia que “el modelo de gestión que nos vendieron hace 10 años es un modelo mucho más caro, oneroso para los madrileños y para su salud, pero muy ventajoso para las empresas concesionarias”. El famoso canon que ocupa numerosos millones. Según el estudio de los diversos contratos en la formación morada han descubierto que es un sistema pensado para que “paguemos en decenas de millones y las penalizaciones y sanciones las paguen en miles de euros, el negocio es redondo” termina García.

Los presupuestos demuestran la privatización

En el estudio de los Presupuestos de la Comunidad de Madrid, Podemos denuncia que cada vez más aumenta el gasto destinado a los privado dentro de la Sanidad madrileña. No es sólo la Iniciativa Privada de Financiación (mediante el famoso canon), sino las propias partidas destinadas a una y otra forma. Desde 2009, como se puede ver en el gráfico inferior, se observa un descenso en la financiación de lo público, mientras que aumenta lo privado. En 2016, uno de cada dos euros gastados en Sanidad ha sido derivado a financiar la privada.

En los Presupuestos de 2017 al Sistema Madrileño de Salud le van a destinar 300 millones menos que lo gastado en 2016. Por ejemplo, denuncian los podemitas, a los cuatro grandes hospitales de referencia madrileños (La Paz, 12 de Octubre, Clínico y La Princesa) se les han recortado 45 millones de euros, mientras que a la Fundación Jiménez Díaz (privado) se le van a asignar 50 millones más que el año anterior. Una muestra más de la forma de privatización del partido conservador. A ello hay que añadir que el copago sanitario, que no es bonificado como en otras comunidades, impide a un 13,4% de las personas con rentas más bajas acceder a ciertos tratamientos.

El gasto por habitante de la Sanidad madrileña es la tercera menor de España (1.082 euros/hab.) por detrás de Andalucía (977 euros/hab.) y de la Comunidad Valenciana (1.074 euros/hab.), muy lejos del País Vasco (1.570 euros/hab.). Empero, es de las que más gasta en externalización de los servicios. 4 de cada 10 euros son destinados a esa externalización. Se derivan a hospitales privados, los cuales han ido aumentando en la Comunidad de Madrid desde la llegada de Esperanza Aguirre al poder, para reducir listas en vez de invertir en la propia sanidad pública.

Menos recurso humanos

Igualmente, el informe de Podemos demuestra que poco a poco el personal sanitario ha disminuido en todos los tramos de la atención. Calculan que cerca de 6.000 profesionales sanitarios han salido de la sanidad pública. Unos por jubilaciones no cubiertas, otros por desaparición de los puestos de trabajo. La Comunidad de Madrid es de las que menos médicos de atención primaria tienen, 0,68 por cada mil habitantes. Es la segunda que menos profesionales de enfermería tiene, 0,51‰ muy lejos de la media española de 0,65‰. También respecto a las camas hospitalarias es de las que menos dispone para una población tan amplia, 2,86‰.

Curiosamente es la segunda Comunidad Autónoma que más quirófanos tiene de España, 10,24 por cada 100.000 habitantes, pero públicos sólo son el 69,9%, mientras que la media es de 71,5. Por tanto, los datos demostrarían que cada vez más existe una privatización lenta y difusa de la sanidad pública. Desde la Consejería, siempre suelen comentar, en especial su consejero, que lo importante es que al final el ciudadano reciba una atención buena. Pero, lo que no suelen explicar, como denuncian Podemos y PSOE, es que esa atención es mucho más cara y onerosa para las arcas madrileñas que pagan todos los ciudadanos.

La Trama está siendo denunciada por Podemos y avisan: “En los próximos días conoceremos más sobre el nexo entre las élites económicas, el PP de Aguirre y Cifuentes y la sanidad madrileña persiguiendo un mismo objetivo: la paulatina privatización del sistema sanitario”. Han olido a sangre y no piensan soltar la presa desde la formación podemita.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − Diez =