En un mundo como el del fútbol donde se manejan y mueven miles de millones  de euros no llegará al diez por ciento el número de futbolistas a los que podíamos posicionar en la clase alta. Vaya, los más que desahogados económicamente. Ganando en su etapa deportiva lo que ustedes y yo no ganaríamos ni  en vida y media. No se acercan al cinco por ciento los futbolistas súper millonarios. Ganando en su etapa deportiva los que ustedes y yo no ganaríamos ni en cuatro  vidas.

Los que figuran en cualquiera de las dos categorías ya no pueden ser considerados mercenarios. En caso de cambiar de equipo no necesitan moverse por motivos económicos. Si se les ve con otra camiseta es porque buscan mayor prestigio en su historial para mayor reconocimiento cuando se retiren.

Un ejemplo, Morata acaba de anunciar que quiere salir del Real Madrid. Con todos mis respetos y mi adhesión a esos ciudadanos que acaban de ser azotados por el terrorismo, ¿alguien  puede pensar que se va a Manchester porque allí le pagarán, que seguro que sí, más? La diferencia económica no será tan grande como la desventaja de abandonar, Morata, la ciudad donde tiene sus raíces y en la que, a distancia, se vive mejor que en su nueva residencia. Yendo, además, a un equipo que historia tiene pero que actualmente se encuentra a años luz del que se despide.

No, el delantero se va porque quiere más minutos. Porque necesita demostrar a Lopetegui que es el ariete que necesita para el próximo Mundial. Y es que las selecciones, estar en ellas, supone un plus para cualquier futbolista de la élite.

Lo que me lleva al meollo de este artículo. Muchos son los que están totalmente seguros que Gerard Piqué juega en nuestra selección pero no siente esos colores. Probablemente. Pero se confunden los que quieren ver en su caso algo único. En la mayor parte de los combinados se pueden encontrar futbolistas que están en la misma situación que el central catalán.

Pero que defienden los colores de un país que no sienten como propio porque eso adereza muy positivamente su carrera deportiva.  Y, repito, no son ni uno ni dos. Los habrá a cientos. Piqué no tendría el prestigio del que goza sin el Mundial y la Eurocopa con la selección.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − Doce =