Hay personas que poseen el don del orden. Su casa está impoluta e impecable, no hay un ápice de desorden a su alrededor, la cocina se haya reluciente y los armarios en perfecto estado de revista; además se muestran siempre optimistas y felices. a Nieto, organizadora Profesional de la casa desde hace más de veinticinco años, tiene claro que “a ordenar se aprende”. Ella tiene la solución para los que no saben qué hacer con la ropa de cada temporada, los libros que se amontonan por cualquier parte o aquellos que anhelan arañar tiempo de calidad a sus escasas horas libres… Su método es infalible: allí donde impera el desorden: Pía Organiza. Pone cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa y consigue de este modo casas más equilibradas.

Tener nuestra casa organizada no sólo nos hace estar más equilibrados, sino que nos convierte en ciudadanos más ecológicos

Su trabajo consiste en organizar hogares y optimizar espacios más armónicos y habitables a través de PiaOrganiza. En su conocido blog PiaSweetHome.com nos mantiene al día en temas especializados como el cuidado y la gestión de la casa; además tiene un canal en Youtube en el que muestra todos los trucos que tienen que ver con el orden.

Acaba de publicar su libro Manual para organizar tu casa (Arcopress), una guía para convertirte en todo un home organizer. No sólo se trata de ordenar el interior de nuestras casas sino también de nuestra mente. En este sentido, la autora nos incentiva a desprendernos de los objetos innecesarios. Una de las claves es aprender a tirar. Saber con qué quedarte o con qué no. La BIG DECISIÓN, según Pía Nieto “va encaminada a reducir el 30/40 % de nuestras pertenencias. No eliminar todo a la vez sino tratar de eliminar diez cosas a la vez”.

Charlamos con ella en exclusiva para Diario16 de orden, de limpieza, de organización, de cómo realizar las tareas domésticas para perder el menor tiempo posible o cómo emplear los productos más ecológicos y los menos abrasivos. Además, tener nuestra casa organizada no sólo nos hace estar más equilibrados, sino que nos convierte en ciudadanos más ecológicos. Nuestros hemisferios cerebrales funcionan mejor y, además, ordenar, resulta paritario porque conlleva un reparto equitativo en las tareas cotidianas

 

– ¿Realmente, en un hogar organizado las personas son más felices?

Sí sobre todo porque la vida es más sencilla y se disfruta mucho más. Digamos que encuentras todo donde sabes que está, porque cada cosa tiene un lugar y eso no se paga con nada.

 

-¿Y rendimos más?

Cierto. Cuando estamos viviendo o trabajando en un entorno limpio y ordenado rendimos más, estamos más contentos y somos más positivos. Las casas organizadas son nuestro antídoto contra el estrés.

 

-Se dice que el desorden es síntoma de creatividad y que las personas desordenadas no encuentran nada cuando está todo ordenado… ¿ Estás de acuerdo con esta afirmación?

La verdad es que el orden necesariamente tiene una definición, pero cada persona es un mundo y tiene modos distintos de percibir el orden. Luego está la prioridad, por ejemplo, muchas veces está en función del tiempo y de lo que a cada uno le va bien. ¡Cuántas veces dejamos el abrigo y la mochila colgando del respaldo de la silla para ahorrar tiempo al salir de casa a las 7:00! O la ropa en el cesto esperando la bendita hora de la plancha. Las cosas están en su sitio, es el orden que a mí me facilita, esperando la siguiente acción. Respecto a ser más creativos en espacios en caos, creo que va en personas. Einstein era un genio y le pasaba.

Las casas ordenadas son nuestro mejor antídoto contra el estrés

 

-Ayudas a la gente a ordenar armarios, colocar las cosas en su verdadero sitio… ¿procuras que todo tenga feng shui?

El feng shui es un antiguo sistema filosófico chino que habla de colocar las cosas de un modo consciente y armónico del espacio, con la idea de crear una sensación de alivio positiva en las personas que viven en casa. Cuando ordeno un armario me paro unos segundos para disfrutar de ese momento, fijar en mi retina las cosas y comprometerme a que esas sensaciones se repitan cada vez que lo uso. Soy muy cuidadosa; dedico cada día cinco minutos a reorganizarlo. El orden se mantiene solo.

 

-Organizar bien, comprar sólo lo que se debe ¿nos ayuda a un bien mayor que es la obtención de tiempo? ¿ESTO ES ECOLÓGICO?

Mi sistema de trabajo en casa tiene una visión empresarial, por eso y desde esa mentalidad del control del tiempo, podemos hablar de ecologismo: cuido el tiempo y lo rindo al máximo. Un sistema basado en mediciones de cada una de las tareas para saber exactamente el tiempo que he de dedicar a trabajar en casa y ni un minuto más. Una cliente me decía que gracias a este enfoque había retomado su tesis; estaba encantada.

 

– ¿Las rutinas diarias son nuestras mejores aliadas porque el cerebro funciona mejor?

Desde luego. Hay que buscar sistemas estables y eficaces de hacer las cosas, pero hasta las más pequeñas. Así trabajamos mejor, ahorramos tiempo, estrés y somos más felices. Llevo tiempo pensando en cómo reducir el estrés generado fuera de casa en los trabajos, en los colegios… Di con la solución: vamos a centrarnos en organizarnos mejor en casa y viviremos con menos estrés. ¡Comprobadísimo!

Clave: Por favor no vayas a la compra sin lista

 

-Supongo que tienes la mesa de tu despacho impoluta…

Bueno, no exageremos. En la vista aérea se ve el ordenador en el centro, a la izquierda la lámpara, el cuaderno, la agenda y el móvil; a la derecha lo pequeño: bote con pilot verde, rojo y azul, rotulador fosforito amarillo y verde. Caja de clips, taco de papel y botella de agua. Pero sí, cuido cada día al sentarme a trabajar recuperar mi orden espacial y limpiar con una microfibra humedecida en limpiacristales, la mesa y el teclado. Trabajo mejor y las ideas fluyen mejor en espacios ordenados y limpios.

 

– ¿No es necesario tener ese espacio de “cajón de sastre”, donde colocar aquello que no tiene orden ni concierto?

Así es. Lo suscribo al 100%. Pero poco “sastre” ¿eh? Lo reservaría para cosas pequeñas que he de tener a mano: clips, pilas, cinta adhesiva, tijeras, destornillador pequeño de estrella…, ese tipo de cosas.

 

-Qué significa: “Entender el workflow de los espacios”

El workflow es el flujo inteligente de los movimientos en las zonas de trabajo que se estudia en todos los procesos de trabajo para rendir más al menor coste humano y de tiempo posible. Yo lo aplico a las zonas de: cocina, el modo de limpiar y el proceso del cuidado de la ropa en casa. A partir de ahí pienso en la lógica distribución de los armarios y su contenido, los productos de limpieza o distribución y ubicación de la nevera, el congelador o la despensa. Hay que trabajar muy bien los planos antes de instalar el mobiliario y los electrodomésticos para acertar y asegurarnos que vamos a trabajar con comodidad y calidad. Por ejemplo. es clave diferenciar las zonas en la cocina: almacenaje, zona de lavado, preparación y cocción.; esta es una parte muy importante de mi trabajo.

 

-También hablas de cómo organizar al empleado del hogar… ¿Es necesario?

Ya lo creo. Creo que lo más importante es enseñar a la empleada a hacer las tareas de la casa con calidad o comprobar que sabe hacerlas y ayudar a mejorarlas. Para eso hay que saber hacerlas. No podemos pretender que las casas salgan adelante por arte de magia, cuando además en muchos casos las dirigimos telemáticamente porque no vemos a la empleada, ya que cuando llega yo ya estoy en el trabajo. Hay que organizarlas y escribir esa organización y dejarla en un lugar visible para que la siga. Además, fija un modo de comunicarnos con ella: una agenda, una pizarra en la cocina, el WhatsApp. Y no te olvides de supervisar. Tú diriges como un profesional; no te olvides.

Mi sistema de trabajo en casa tiene una visión empresarial, por eso y desde esa mentalidad del control del tiempo, podemos hablar de ecologismo: cuido el tiempo y lo rindo al máximo

 

-También hablas de cómo organizar los menús, las sobras y la compra para tener más salud… Explícanoslo mejor.

Estamos preocupadísimos con la alimentación, pero a la hora de la verdad las comidas y las cenas están en nuestras manos, por eso tener nociones básicas de nutrición ayuda mucho a hacer cada semana los menús variados y equilibrados. Aconsejo hacerlos para quince días. Al principio cuesta un poco, pero luego se va cogiendo ritmo y es sencillo. Usa productos estacionales y nada de recortar legumbres que son sanísimas y necesarias. Con los menús, la lista de la compra sale de corrido y sólo irás una vez al super, no dos ni tres. Respecto a las sobras hay que reciclarlas en 24 horas en fresco o congelarlas bien etiquetadas: fecha, ración y contenido y consumirlas en las próximas semanas. No se tira nada. Ya tienes una ración sorpresa para otro día. Respira aliviado.

 

-Entras en cómo lavar para no planchar o cómo organizarnos si tenemos invitados… ¿Eso también nos “equilibra”?

En una casa hay que organizarlo todo porque cualquier acción imprevista va a afectar a la marcha de la casa, por eso cuanto más organicemos mejor estamos más preparados incluso, para afrontar los imprevistos, que sin duda aparecerán, sin perder la calma ni la sonrisa. Para mí esto es vital.

 

-Todas las casas tienen “arreglo”… ¿o algunas no?

Mensaje: todas las casas tienen arreglo porque todas tienen un potencial. Sólo hace falta estar motivados y ponerse a ello. He visto cosas increíbles, de verdad.

 

-Aparte del orden y la limpieza es importante utilizar productos no abrasivos, ecológicos… ¿Por qué nos afanamos en que nuestra casa parezca la consulta de un dentista?

Es una mentalidad bastante española; el español es limpio por principio. Pero no hay que obsesionarse con la limpieza; nuestras casas deben estar limpias, pero no con la asepsia de un quirófano. Además, los productos de limpieza hoy en día son tan buenos que, con un par de ellos, dejándolos reaccionar dos o tres minutos, tenemos más que suficiente para nuestras casas. Yo he llegado a reducir en un 30% el gasto y funciono muy bien. ¡Ah! Y guerra a los productos acumulados debajo del fregadero. Clave: por favor no vayas a la compra sin lista.

 

-Incluso entras en el reparto de tareas en el hogar para una mayor eficacia y alcanzar el ansiado tiempo de descanso.

Sí porque la casa es de todos y todos sumamos en todo. Todos nos involucramos, aunque uno sólo organiza. El arte está en motivar al resto del equipo para que se sume y se integre. Los beneficios son maravillosos y salen unos talentos ocultos que nos sorprenderán.

 

-Una casa es como un templo, como nuestro cuerpo, ¿Debemos cuidarlo por un bien superior, que es nuestra salud física y mental?

¡Claro! Recordemos el dicho: “Mens sana in corpore sano”. Cuidar la casa, convertirla en un lugar acogedor, organizado y un bien tan importante para la persona que nos hace mejores personas y más felices.

 

-Para terminar, danos un consejo infalible:

Vamos a organizarnos como un profesional. Párate y piensa treinta minutos cada semana para plantear tu vida doméstica y organizarla. Móntate tu despacho cómodo, sencillo, coge agenda, un archivador, un bloc grande para los menús, bolígrafos de colores y tu timer o temporizador si vas a hacer mediciones de tiempo. Empezar la semana organizado no se paga con nada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + diecisiete =