España ocupa una mala posición en Europa en el índice de justicia e inclusión social que publica la Fundación Bertelsmann, que tiene en cuenta variables como la política de prevención de la pobreza, igualdad en la educación, acceso al mercado laboral, cohesión social y no discriminación de género, social, racial, etc, sanidad y justicia intergeneracional.

España está a la cola en Educación y Trabajo

En el índice de este año, recientemente publicado, España es situada en puesto 24, con una valoración de 4,96 puntos, cuando la media en la Unión es de 5,85 puntos.

El informe de Bertelsmann, ya un referente para la aplicación del pilar social que se proclamará en Göteborg, sitúa a España entre los diez peores países en cuatro de las variables antes citadas y entre los cinco últimos en lo que respecta a Educación y Trabajo.

En el subíndice que se centra en infancia y juventud obtiene todavía menos puntos e igual el vigésimocuarto puesto. Solamente en Sanidad consigue una puntuación notable, en el duodécimo puesto.

Con este bagaje no resulta extraño que en los medios de comunicación que maneja a su antojo el Gobierno de Rajoy, como es la radiotelevisión pública, y los ideológicamente cercanos, no se haya hablado para nada de la cumbre en la ciudad sueca donde los estados miembros han tratado este asunto.

Los sindicatos europeosl reclaman un plan de acción que incluya un programa legislativo que sea aprobado con rapidez que asegure el progreso hacia una mayor cohesión social. Entre la legislación europea que debería aprobarse, los sindicatos piden nuevas directivas para proteger a los autónomos, trabajadores digitales, reforzar la igualdad salarial de género, protección de los trabajadores denunciantes de abusos, y en general reforzar los derechos sociales.

Los ciudadanos españoles, al igual que los europeos, deben conseguir que este pilar social nos devuelva el optimismo y la ilusión de una Unión Europea que promueve la justicia social y el bienestar común. La reconstrucción del diálogo social es buena y necesaria para todos. Hay que aprovechar el próximo año para que tanto en Bruselas como en los parlamentos de Madrid y Estrasburgo, se aprueben nuevas leyes que desarrollen eficazmente el pilar social.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLas mismas puertas y las mismas ventanas
Artículo siguienteMúsica en Barcelona para reivindicar la libertad de los exconsellers y los Jordis

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 2 =