Las relaciones entre España y el Reino Unido no pasan por su mejor momento. Mientras el Gobierno de May transmite a los británicos que “España quiere robarnos Gibraltar”, el peñón se muestra ofendido por la ocurrencia del buque de la Armada Infanta Elena que navega por Gibraltar con el himno de España sonando a través de un altavoz.

“Ahí tenemos al Infanta Elena manifestando las glorias de España en aguas británicas frente al levante de Gibraltar”

A través de su cuenta de Twitter, este servicio ha difundido un vídeo grabado por un particular, con un mensaje añadido: “Navegando entre la poca vergüenza y el infantilismo,”.

Mientras Reino Unido y El Peñón consideran “aguas territoriales británicas de Gibraltar” al mar que rodea a la colonia, España mantiene que esas aguas son de soberanía española porque no se cedieron en el Tratado de Utrecht de 1713, sino que éste afecta solo la ciudad, el castillo y “su puerto, defensas y fortalezas”.

Además, España defiende que la Convención sobre el Derecho del Mar, que reconoce aguas territoriales a todos los países ribereños, solo se aplica a los Estados, no a Gibraltar, que es una colonia.

Esta discrepancia ha sido objeto de frecuentes incidentes por lo que Gibraltar califica de “incursiones” en sus aguas. El Peñón considera que los barcos españoles pueden atravesar esas aguas si lo hacen en línea recta siguiendo su rumbo pero en esta ocasión no ha sido así.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa ultraderecha renuncia a gobernar con PP y Ciudadanos en Andalucía
Artículo siguienteLos voluntarios construyen comunidades resilientes
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =