Los científicos esperan que el Ártico esté completamente libre de hielo durante el verano en algún momento durante este siglo.

El Ártico, se está calentando más rápidamente que en cualquier otro lugar en la Tierra debido al cambio climático global. Según datos recientes de la NASA, las temperaturas medias del Ártico fueron 2,28 grados Celsius (4,1 grados Fahrenheit) por encima de los registrados. Mientras se calienta el Ártico, poniendo en peligro su biodiversidad y los pueblos indígenas, los investigadores están cada vez más preocupados de que la región llegará a los puntos de inflexión climáticos que podrían afectar gravemente el resto del mundo. Un reciente comentario en el Cambio Climático Naturaleza destacó una serie de puntos de inflexión que mantienen los científicos despiertos en la noche.

    “Si se pone en movimiento, [los puntos de inflexión] puede generar el cambio climático profundo que pone el Ártico no en la periferia, sino en el núcleo del sistema de la Tierra”, según el profesor Duarte, un climatólogo de la Universidad de Mar del oeste de Australia Institute y co-autor. “Hay evidencia de que estas fuerzas están empezando a ponerse en marcha. Esto tiene consecuencias importantes para el futuro de la humanidad como el cambio climático avanza, señaló.”

Uno de los puntos de inflexión es la pérdida del hielo marino. El Ártico no estaba sólo relativamente caliente, superando el récord anterior en 0,17 grados centígrados (0,3 grados Fahrenheit) si no que también experimentó el volumen más bajo el mar de hielo registrado hasta la fecha, y la segunda extensión más baja. El hielo marino es esencial para muchas especies del Ártico, de los osos polares a las morsas, y de los narvales a las focas. En poco más de 30 años, el volumen del hielo marino se ha reducido drásticamente, disminuyendo en un 76 por ciento,  el equivalente a  16.855 kilómetros cúbicos pasó a  4.017 kilómetros cúbicos. Esta pérdida de hielo marino también conduce a un mayor calentamiento regional y mundial, como el mar del Ártico refleja la luz del sol al espacio, enfriando, no sólo la región si no al mundo.

La pérdida de hielo marino también puede tener un impacto directo sobre el clima en las latitudes medias. De hecho, investigaciones recientes han sugerido que, tal vez, el hechizo de frío extremo experimentado por Europa este invierno-primavera se asocia con la disminución del hielo marino en el Ártico. Los investigadores argumentan que la Oscilación del Ártico, que es parcialmente responsable de las condiciones meteorológicas en el hemisferio norte en invierno, se ha convertido en desquiciado por la disminución del hielo marino, provocando inviernos más extremos, como la ola de frío en Europa y las tormentas de nieve.

Pero no es sólo la pérdida de hielo marino que ha producido preocupaciones marcadas: los gases de efecto invernadero por el deshielo del permafrost podría ser igual de desastroso. Un estudio publicado en Nature advirtió que las emisiones de gases de efecto invernadero debido al derretimiento del permafrost podría ser igual a la cantidad actualmente emitida por la tala de árboles en todo el mundo, una estimación mucho más grande que la que se ha presentado antes. Además, dado que las emisiones de deshielo del permafrost son el metano, un gas de efecto invernadero más potente que el carbono, podría tener un impacto de 2,5 veces más grande que la deforestación global.

     “La estimación es mayor debido a la inclusión de los procesos que faltan en los modelos actuales y nuevas estimaciones de la cantidad de carbono orgánico almacenado en los suelos congelados de profundidad”, explicó el co-autor Benjamin Abbott, de la Universidad de Alaska Fairbanks, en un comunicado de prensa . “Hay más carbono orgánico en los suelos del norte que hay en todos los seres vivos combinados”.

En la Universidad de la Florida el  investigador Edward Schuur, dice que no espera que el permafrost de emisión de gases de efecto invernadero supere al antropogénico (causado por el hombre) en el corto plazo, sin embargo, podría convertirse en “un amplificador importante del cambio climático.”

A medida que el hielo marino se derrite y se incrementa el calentamiento del Ártico, muchos países no ven el calentamiento climático, sino como una oportunidad para explotar la región por los recursos.

Otros puntos de inflexión son un aporte de agua dulce en el océano Atlántico desde la fusión del hielo y los glaciares, que ya aumentó un 30 por ciento, lo que Duarte dice que “puede afectar el sistema de corriente oceánica conjunto y, como resultado, el clima a nivel regional.”

Los gobiernos han respondido al calentamiento en el Ártico con una carrera de recursos. Los gobiernos y la zona del Ártico van a ampliar drásticamente la explotación de petróleo y de gas, utilizar nuevas rutas de navegación, e incrementar la minería. La industrialización del Ártico, según Duarte, sólo puede acelerar los impactos sobre la frágil región e impulsar los puntos de inflexión.

     “[Los puntos de inflexión del Ártico] representa una prueba de nuestra capacidad como científicos y como las sociedades para responder al cambio climático abrupto”, dijo Duarte. “Tenemos que dejar de debatir la existencia de puntos de inflexión en el Ártico y empezar a gestionar la realidad del cambio climático peligroso. Se argumenta que los puntos de inflexión no tiene que ser un punto de no retorno. Varios puntos de inflexión, como la pérdida de mar de verano de hielo, pueden ser reversibles, en principio, aunque difícil en la práctica. Sin embargo, si estos cambios implican la extinción de las especies clave, como los osos polares, morsas, focas dependientes del hielo y más de 1.000 especies de algas, los cambios podría representar un punto de no retorno “.

La solución, dice Duarte, “es cortar las emisiones de combustibles fósiles que están causando el cambio climático”, pero desde EEUU hasta China, pasando por la mayoría de países de la UE, NO están poniendo las Soluciones para mitigar el Calentamiento Global y con él El Cambio Climático, que ya es una realidad. NO HAY VOLUNTAD POLÍTICA PARA SOLUCIONARLO. La Historía PEDIRÁ a los mandatarios mundiales RESPONSABILIDADES, lo malo es que para entonces los desasatres del Planeta Tierra no tendrá vuelta atrás. 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorQue Dios perdone a ETA
Artículo siguientePrimavera
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 10 =