En un emotivo acto rodeado de los suyos, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, presentó hoy en Paterna la proposición de ley de reforma de la Ley de Memoria Histórica que los socialistas van a llevar al Congreso con el objetivo de “mejorar una norma de extraordinario valor para el conjunto del socialismo y  la izquierda de nuestro país, en el décimo aniversario de su aprobación” y “garantizar su cumplimiento efectivo, frente a la actitud de quien la paraliza conscientemente”.

“Cuando os pregunten si lo que pretendemos es reabrir heridas, decidles que las únicas heridas abiertas son las de las fosas cerradas”

Durante un acto en el cementerio de Paterna, Sánchez denunció que “la ley de Memoria Histórica ha sido ignorada por el PP de forma consciente desde que llegó al Gobierno”. “Ha demostrado no tener voluntad política; ha demostrado no volcar recursos económicos para su aplicación, tampoco tiene instrumentos de desarrollo y tampoco hay una vocación de diálogo con asociaciones y colectivos que han seguido trabajando desde la soledad y con el silencio incomprensible de la administración general del estado”, criticó.

En este sentido, explicó que la propuesta de mejora de esta norma que plantea el PSOE quiere impulsar los principales objetivos “acordados, entre otros, con los colectivos y asociaciones que más han hecho ante la desidia del gobierno”, como son “la creación de una Comisión de la Verdad; garantizar el cumplimiento efectivo de la norma frente a la actitud de quien la paraliza conscientemente”, así como “ampliar los efectos jurídicos de las condenas dictadas durante el franquismo, hasta la nulidad de pleno derecho de las resoluciones, penas y sanciones adoptadas desde ese ordenamiento jurídico ilegítimo”.

 

La reforma de la Ley pretende también que “el Estado asuma sin más dilación la tarea que le es propia, que le compete a él; tomando el relevo a las asociaciones a la hora de localizar fosas; creando un banco público de ADN para facilitar la identificación de las víctimas, un Censo Nacional de Víctimas y permitiendo el acceso, todavía vedado, a archivos estatales en los que se siguen ocultando las mentiras del olvido“.

Y como último objetivo, “un auténtico compromiso con la reparación de la memoria democrática para hacer efectiva la retirada efectiva de la simbología de la dictadura, que todavía pervive en nuestra geografía”.

Sánchez insistió en la necesidad de luchar “contra el olvido” y recordó a las “miles de hombres y mujeres, muchos de ellos anónimos, que pagaron con su vida la defensa de la libertad y de la República” y “siguen en cunetas”, muchas de ellas en el cementerio de Paterna. “Cuando os pregunten si lo que pretendemos es reabrir heridas, decidles que las únicas heridas abiertas son las de las fosas cerradas” y que “la memoria democrática no es de izquierdas ni de derechas”, sino que es “patrimonio de los demócratas”. “Un país que honra a sus víctimas es un país mejor, un país que puede mirar al futuro con garantías es un país que está en paz con el pasado”.

Durante su intervención, el líder socialista agradeció el trabajo a la Fundación Baltasar Garzón, a los Juristas Joan Garcés y Eduardo Ranz; al ex fiscal Martin Pallín, a Andrés Perelló y Fernando Martínez desde la Ejecutiva Federal, y al Consejo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Creo que la ley de la Memoria Histórica es uno de los muchos errores que cometió Zapatero.
    Revisar los muertos de las checas republicanas,ahora sólo sirve para hurgar en heridas que ya se habían superado.
    Pedro Sánchez es tan incapaz como Zapatero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + once =