Pedro Sánchez visitará Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica, recorriendo el continente americano de Sur a Norte, durante toda una semana en un viaje que persigue cubrir la diversidad de estados, por tamaño, renta y situación política del continente. Una américa del sur que Rajoy dejó completamente abandonada durante años, debido a las tibias relaciones que mantenía con varios de los dirigentes suramericanos.

Así, la primera visita, donde aterrizará esta noche el avión del presidente, será Santiago de Chile, una visita que estará marcada, además, por el encuentro con el presidente Sebastián Piñera, en el Palacio de la Moneda, al que está previsto que Sánchez llegue a medianoche de hoy, hora española.  El móvil político es estrechar lazos pero también reivindicar y recuperar el vínculo especial de España con América Latina, con singular atención a las colonias de españoles residentes en el continente y de latinoamericanos residentes en España.

Sánchez se reunirá con el presidente de cada uno de los países que va a visitar y analizará con ellos, entre otros asuntos, las relaciones bilaterales, las de América Latina con la UE, la situación en Venezuela o Nicaragua, y la próxima cumbre iberoamericana.

No todo el mundo está contento con el viaje del Presidente: mientras Sánchez emprende su periplo por América Latina, la Diputación Permanente del Congreso se reúne para debatir si, como pide la oposición, el jefe del Ejecutivo y 13 de sus ministros deben comparecer ante la cámara para informar de asuntos como la situación en Cataluña, la inmigración o la violencia de género. El orden del día de la reunión prevista para este lunes consta de 27 puntos que la Diputación Permanente deberá debatir, todos ellos relativos a peticiones de comparecencias de la práctica totalidad de los ministros; algo de lo que es en gran parte responsable el Partido Popular, que ha solicitado 17 comparecencias.

Y la lista es larga: los populares quieren que Pedro Sánchez hable en el Congreso de sus supuestos pactos ocultos; que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, explique su vinculación con una ONG vinculada al caso Imelsa; que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dé explicaciones sobre el supuesto nepotismo en los nombramientos de su departamento; el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por el cese de Manuel Sánchez Corbí al frente de la Unidad Central Operativa, sobre presos de ETA, y sobre inmigración; a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, respecto a la negociación de la comisión bilateral con Catalunya

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 6 =