El secretario general, Pedro Sánchez, ha dado por finalizado el tiempo político de Rajoy. La batalla final entre Mariano Rajoy y el líder del PSOE tendrá lugar el jueves y viernes en la moción de censura contra el Gobierno del PP. Pero mientras los socialistas buscan esos 20 votos que necesitan entre los nacionalistas, dejan claro que, pase lo que pase, es el fin de la era Rajoy.
El líder del PSOE ha asegurado en el comité federal que su “hoja de ruta” pasa por la moción, la estabilidad y la convocatoria electoral.
Sánchez ha realizado la siguiente intervención ante los miembros del Comité Federal del PSOE, reunidos esta tarde en Madrid:

“Quería empezar agradeciendo vuestra presencia porque soy consciente de que muchos de vosotros venís de distintos puntos de la geografía española, también algunos vienen de fuera del país. La acreditación del 80% del quórum demuestra que efectivamente este Comité Federal ha suscitado mucho interés, de manera lógica y razonable, y también como consecuencia de que muchos de vosotros y vosotras tenéis responsabilidades institucionales el que hayáis hecho un hueco para poder estar con nosotros para escuchar las razones, los motivos de la Ejecutiva Federal y también para que nosotros podamos escuchar vuestros motivos y vuestras preocupaciones sobre la situación política actual. La razón de su convocatoria es daros cuenta de por qué nosotros presentamos la moción de censura el pasado viernes al gobierno presidido por Mariano Rajoy.

Hace nueve años que la política española viene conviviendo con el caso Gürtel. Desde que se dio a conocer en los medios de comunicación y la semana pasada, el jueves, se dio a conocer como consecuencia de una sentencia de la Audiencia Nacional los hechos ciertos, probados por la justicia y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sobre la trama Gürtel. A nosotros, como partido, no nos corresponde valorar las sentencias. Si acaso, reconocer el trabajo de las FFCCSS, jueces y fiscales que, en situaciones muy precarias en algunas ocasiones han tenido que liderar la investigación y los casos de corrupción que están afectando en este caso al Partido Popular. Lo que sí nos corresponde es extraer conclusiones políticas y acciones políticas como consecuencia de esa sentencia.

La sentencia es evidente que deja atrás el territorio de los supuestos en el que nos hemos manejado a
lo largo de estos últimos nueve años. Supuesta financiación irregular, supuesto enriquecimiento ilícito de cargos vinculados del Partido Popular… esas suposiciones el jueves quedaron atrás estamos hablando de certezas. Y las certezas son las que el PSOE, desde hace nueve años, recriminó al Partido Popular y singularmente al actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. La certeza es que Gürtel era el PP y el PP era Gürtel.

Conocida la sentencia, compañeros y compañeras, el sentido común indicaba que el único camino que tenía el señor Rajoy era la dimisión como presidente del Gobierno. A diferencia de otros partidos políticos, que sin conocer ni leer la sentencia, sin conocer ni leer el voto particular, saltaron a los medios de comunicación diciendo y haciendo sus legítimas valoraciones, el PSOE no hizo ningún tipo de declaración. El Partido Socialista examinó la sentencia, leyó con muchísima atención el voto particular y el Partido Socialista, en términos políticos, lo que hizo fue esperar a que el Partido Popular y el presidente del Gobierno hicieran una valoración política de qué impacto tenía, qué asunción de responsabilidades políticas proponía el PP y el Gobierno una vez conocida la sentencia.
Pasaron horas, no salía nadie del Gobierno, pero sí se despacharon con escuetas notas de comunicación el PP y el gobierno una vez más en el mismo tono y dirección que han venido diciendo de manera recurrente a lo largo de estos nueve años y es que la Gürtel nada tiene que ver, a ojos del PP y del presidente del Gobierno, con ellos.

Nosotros dijimos que esa declaración del PP y del presidente del Gobierno, sin ningún tipo de rueda de prensa o comparecencia, era absolutamente inaceptable. Inaceptable por los hechos que certifica la sentencia: en efecto hubo caja B, en efecto la justicia dio por nada creíbles las declaraciones que como testigo ante la Audiencia Nacional, por primera vez en la democracia de este país, hace poco menos de un año, el presidente del Gobierno hizo ante jueces y fiscales. Y lógicamente inaceptable por la magnitud de la corrupción que afloró como consecuencia de esa sentencia. Pero siendo esto grave, que lo es, desde el punto de vista político es que esta sentencia no acaba aquí. Esta es la primera de otras muchas sentencias que van a venir a lo largo de las próximas semanas, de los próximos meses.

No sabemos cuál va a ser el resultado, pero es evidente que después de esta sentencia se va a intuir el grado de responsabilidad judicial y también política que puede tener el Partido Popular.

La Audiencia Nacional tiene aún que investigar y tiene en consecuencia que anunciar su sentencia y juzgar otras siete piezas vinculadas con el caso Gürtel. Siete piezas más. Siete piezas que tienen que ver con los papeles de Bárcenas, con la caja B del PP, incluso con la visita del Sumo Pontífice a la Comunidad Valenciana.

Además de la trama Gürtel, que está ahora mismo siendo investigada y juzgada por la Audiencia Nacional, está el caso Púnica, está el caso Lezo, el caso Brugal, el caso de los discos duros de Bárcenas etc, etc, etc.

¿Qué es lo que quiero deciros en términos de reflexión política? Que la democracia española, una
democracia de un país que durante estos últimos 8 años ha tenido que sufrir en términos de precariedad laboral, en términos de sacrificio y de renuncia a una cohesión social como consecuencia de las políticas que puso en marcha el PP para hacer frente a la crisis en forma de recortes de la sanidad, educación, dependencia y servicios sociales… a esa ciudadanía a la cual este gobierno exigió esos sacrificios, lo que le espera, en términos democráticos, es ir viendo una cascada de sentencias de hipotéticos casos de corrupción que si se certifica lo que está ocurriendo con la sentencia del pasado jueves evidentemente nos parece no ya solo inaceptable sino que tenemos que poner punto final.

La democracia española no se puede ver encadenada a la corrupción de un gobierno que está bunquerizado a tenor de la respuesta que ha dado estos días a la moción de censura planteada por el PSOE y también a la sentencia conocida de la Audiencia Nacional. Un gobierno que se niega a reconocer la verdad, y la verdad es que su tiempo político acabó, que esta legislatura ya nació herida, como consecuencia de un gobierno que venía herido de los casos de corrupción que estaban siendo investigados y denunciados por esta dirección federal, por la anterior y por la anterior del PSOE, y ante los cuales siempre el PSOE ha exigido la dimisión.

Por eso, la pregunta que se tienen que hacer los 350 diputadas y diputadas que han sido convocados por la presidenta del Congreso el próximo jueves y viernes a debatir esta moción de censura es muy sencilla, es muy simple. La pregunta es si después de la sentencia de la trama Gürtel, Mariano Rajoy puede seguir siendo presidente del Gobierno, sí o no. Aquellos que, como el PSOE, consideren que es inaceptable que Mariano Rajoy continúe siendo presidente del Gobierno, desde aquí les tenderemos la mano para entre todos construir un gran acuerdo nacional por la regeneración democrática, para cerrar esta etapa negra, para abrir una nueva etapa con un gobierno que va a tener una hoja de ruta clara: censura, estabilidad y elecciones para que los españoles decidan qué rumbo tomar para los próximos años.

Es evidente que durante estos últimos días, pero es verdad que son horas, el PP siempre que se siente acorralado lo que hace es recurrir a su manual de tópicos, de descalificaciones, de acusaciones… por cierto, yo en esta cuestión y en este momento, en este minuto, sí me gustaría reivindicar el trabajo silente no sólo de anteriores ex secretarios generales, de anteriores direcciones, no solamente a nivel federal sino también a nivel autonómico, sino también militantes de base, concejales desconocidos de muchos pueblos en la Comunidad Valenciana, Castilla León, Castilla La Mancha, La Rioja… perdonadme si no cito todas y cada una de las CCAA donde ha habido estos casos de corrupción vinculados al PP y que siempre han sido denunciados por el Partido Socialista, y que esos mismos militantes del PSOE han sentido el reproche, la persecución y el asedio simplemente por hacer su trabajo y por defender la democracia local, autonómica y también nacional.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAndreu podría estar planteándose aplicar medidas cautelares en el Caso Banco Popular
Artículo siguienteEl FROB provocó la insolvencia del Banco Popular
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =