La frase completa fue: ¡¡Pedro, aguanta, por Dios, líbranos de Rajoy y del PP!!. y la pronunció en la fiesta de la rosa en septiembre pasado, el primer secretario del PSC Miquel Iceta. Su contenido desde la indignación y la rebeldía, lo explicaba todo. Llevamos mucho tiempo (demasiado) soportando con gran impotencia, la forma de gobernar del presidente Rajoy, que como mínimo es un indecente y de su más que corrupto Partido Popular.

Desde ese entonces la situación se ha venido agravando cada vez más, tal y como entre otras cosas se ha demostrado últimamente, con la connivencia y complicidad del poder político ejecutivo, con los jueces y fiscales, puestos éstos por el gobierno, para apoyarse mutuamente. El ¿último? (cada día aparece nuevos) caso, ha sido el descubrimiento de una empresa opaca en Panamá del fiscal anticorrupción Manuel Moix, motivo por el que debido a la presión social y mediática, aun teniendo el apoyo de miembros destacados del PP y del propio fiscal general del estado, le obligo a dimitir, aunque para que sirviera de ejemplo y escarmiento, tendría que haber sido fulminantemente cesado. La indignación se extiende cada vez más, por eso y con arreglo a lo que vienen expresando dirigentes del PP y del gobierno, que le quitan “hierro al asunto”, la reacción firme y contundente tiene que venir de la oposición.

En ese sentido no me preocupa porque es de esperar el comportamiento que está demostrando, como en tantos casos anteriores el Partido Popular y sus dirigentes con Rajoy a la cabeza, pero si me preocupa el comportamiento de mi Partido y más concretamente el de Pedro Sánchez. A mi como socialista, no me convence los argumentos de Susana Díaz y la de otros dirigentes como el propio Pedro Sánchez que con matices lo comparten, desautorizando a Unidos Podemos en general y a Pablo Iglesias en particular, en lo relativo a la moción de censura que han planteado al gobierno y que será debatida el próximo martes 13, salvo que el PSOE presente otra en cuyo caso ellos retirarían la suya y apoyarían la presentada por el Grupo Parlamentario Socialista y a su candidato (en clara alusión a Pedro Sánchez).

Mas fácil imposible, la situación que atravesamos es de suma gravedad y si el PSOE y Pedro Sánchez, tomaran ahora la iniciativa, con toda seguridad saldrían fortalecidos. Pero mucho me temo, eso no será así y por el contrario seguirán con sus reaccionarias criticas a Podemos, organización política nacida y arraigada, precisamente porque desde el Partido Socialista (sus dirigentes), desde hace tiempo se han dedicado “a tirar por la borda”, muchos de nuestros principios y valores que siempre nos habían identificado. Ahora que Podemos es una realidad y que nos ha arrebatado gran parte de nuestros votos, no es cuestión de estar todo el tiempo insultándoles y si adoptar y aplicar políticas claras de izquierda, que nos permitan motivar a la militancia y volver a ilusionar a nuestros votantes, en la seguridad de que recuperaríamos a muchos de ellos.

Apoyé en los avales y vote en las primarias por Pedro Sánchez, lo hice sin gran entusiasmo y porque los otros dos candidatos, Patxi López y sobre todo Susana Díaz, me inspiraban menos confianza. Pedro Sánchez ha venido demostrando que no tiene las ideas claras, es inconsistente e incoherente. En la entrevista que le hizo Jordi Évole, reconoció que se había equivocado con respecto a Podemos y que iba a propiciar un acercamiento hacia ellos. Por cierto, en esa misma entrevista denunció que había sido presionado por determinados banqueros y empresarios de grandes medios de comunicación. Si eso como creo fue verdad, ¿porque tardó tanto tiempo en denunciarlo? y lo hizo después de haber sido defenestrado por los jerarcas, gran baronesa y demás barones del PSOE, que contaban con el apoyo de los poderosos referidos empresarios. ¿Por qué no denunció de inmediato ante la militancia y ciudadanía en general, las presiones a las que estaba siendo sometido?. Seguro que hubiera sido ampliamente respaldado. Nos pasó lo mismo con Zapatero que estaba siendo presionado por la impresentable Troika y no tuvo la gallardía de dirigirse al Pueblo Español para informarle lo que estaba pasando y por el contrario, se plegó a sus exigencias, llegando para ello a modificar a espaldas de la ciudadanía el articulo 135 de la Constitución. Las consecuencias aún las estamos pagando. Mucho me temo, pero nos afectará las políticas de “paños calientes” que ésta haciendo Pedro Sánchez, incluyendo el apoyo expresado al PP en la nefasta y reaccionaria política que desarrolla en Cataluña, que viene generando cada vez más independentistas.

El giro del PSOE a la izquierda anunciado por Pedro Sánchez, analizando el documento que presenta para el XXXIX Congreso Federal, es una “capa de barniz”, muy retórico y no aborda temas fundamentales y menos aún les da respuestas claras y contundentes. Se pasa gran parte del mismo refiriéndose al nuevo proyecto socialdemócrata. Si eso es lo que pretende, debería ser consecuente y constituir su propio partido político y de sus acólitos que podría denominarse perfectamente: Partido Socialdemócrata Español. Pero que nos deje a quienes somos de izquierda (no de centro izquierda) y socialistas (no socialdemócratas), continuar con el PSOE y sus siglas que tanta Historia tiene y representa. Además como está comprobado la socialdemocracia europea por méritos propios al estar en connivencia y complicidad, en muchos casos haciéndole el juego sucio a la derecha, ha caído en una crisis muy profunda, la última afectando gravemente a los “socialistas” franceses.

¿Es tan difícil tomar como referencia el ejemplo de nuestros compañeros socialistas portugueses? (por cierto, el Partido Socialdemócrata Portugués es de derechas). Si tuviera convicciones e ideas claras, no le hacia falta haberse desplazado a Portugal, para saber lo bien que funciona su gobierno sin someterse a presiones para imponer recortes y austeridad y ya que lo hizo, ¿para que le sirvió el viaje?. A todos los diputados que votaron la abstención, como socialistas les “tengo en cuarentena” o mejor para mi no lo son y ahora como portavoz está uno de ellos, José Luís Ábalos. Espero que sepa rodearse de personas validas y de confianza y no le pase con éste lo mismo que con Antonio Hernando, Cesar Luena y otros. Veremos que ocurrirá en el Congreso Federal y las próximas medidas que adopte. Me gustaría equivocarme, pero no serán nada excepcional y es que a lo mejor con respecto a Pedro Sánchez vamos a tener que aplicar la celebre frase: “no se puede pedir peras al olmo”. De todas formas si es para bien, le deseo mucha suerte y éxitos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa barbacoa
Artículo siguientePor el derecho a la verdad frente a los destructores de pruebas

Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976.
Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972.
Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido).
Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero).
Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT.
Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989.
Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE.
Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria.
Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987.
Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte).
Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cuatro =