Patxi López resiste como hombre de partido y de Estado

Pocos medios harán hoy una valoración realmente objetiva de lo que ha ocurrido en el debate a tres de las Primarias del PSOE. Sin haber leído aún todos los titulares, ya sé para quién ha ganado el debate Susana Díaz –especialmente para los medios de la derecha- y para quién Pedro Sánchez.

Pero hoy, con respeto, no puedo compartir esas opiniones . Incluso, quienes en los últimos tiempos –bueno, y en los pasados también- le han dado caña a Sánchez hasta por respirar, empiezan a temer que sea el ganador de las Primarias, y comienzan visiblemente a cambiar el tono con quien durante la pasada campaña como candidato a la Presidencia del Gobierno, le daban hasta en el carnet de identidad.

Pero hoy quien ha aportado serenidad, sentido de Partido y de Estado también, es Patxi López. Sereno, pero serio, dispuesto a recuperar el lugar que le corresponde en un partido en el que ha sido casi todo menos ministro y Presidente del Gobierno de la Nación. Una pena que quienes van a votar con la nariz tapada por el voto útil a Susana no entiendan que, probablemente, lo que se están cargando es a su propio partido.

El exlehendakari ha lanzado su mensaje que ni Pedro ni Susana quieren oír: El PSOE corre el riesgo de desaparecer, y estas Primarias en su forma y fondo, incluso en el debate de hoy, no buscan por parte de Sánchez y Díaz la supervivencia y el futuro de su partido, sino su propio estatus político.

Sabemos que Patxi no será, probablemente, y ojalá todos nos equivocáramos, el ganador de estas Primarias. Pero es de los tres el que más conviene al PSOE y a la izquierda. Porque con el vasco, con el de Portugalete, los socialistas tendrían opciones y probablemente capacidad de negociar con los nacionalistas y el resto de partidos de la izquierda.

Pedro ha querido dar a entender, aunque se haya retractado como de tantas cosas, que él será el que consiga el consenso con Podemos para derrotar al PP. Pero tenemos muy reciente que Pablo Iglesias ni se fiaba de él ni le apoyó en su candidatura. Y que el único pacto al que ha podido llegar Sánchez fue con Albert Rivera que, desde luego, no representa a la izquierda ni sus sensibilidades ni, desde luego, a los derechos civiles y sociales que sí logró Rodríguez Zapatero.

López, gracias al PP todo hay que decirlo, consiguió un gobierno de consenso en Euskadi. Pero Patxi no fue lehendakari por el hecho de serlo, no fue un presidente vasco prepotente. Con perfil bajo, es verdad, pero con un gran sentido de Estado, jamás utilizó el terrorismo como moneda de cambio o para conseguir un voto como víctima por tener que llevar escolta, ni siquiera cuando destrozado acudía a los funerales de sus amigos y compañeros de partido.

Ni tan siquiera lo hizo cuando ETA dejó de matar. Jamás ha utilizado a las víctimas ni el terror etarra para ganar votos. Eso le honra y le define una vez más como lo que es, un hombre de Estado.

Porque aquí no se trata sólo de ganar las Primarias, como parece que únicamente importa a los otros dos candidatos. Se trata de lanzar al ruedo al próximo candidato a las Elecciones Generales. Porque alguien como él, mejor Patxi que cualquier de sus contrincantes y compañeros, podrá mirar a la cara a Rajoy y podrá poner en su sitio, que también falta hace, a los podemitas que vinieron a salvar a los desprotegidos de la tierra y se han quedado a medio camino con muchos de los defectos de los partidos histórico sque hay en el hemiciclo desde que tengo uso de razón.

Patxi López hoy ha estado contundente, no le ha reído las gracias a ninguno de los dos contrincantes que le acompañaban y ha abogado por el futuro del PSOE, no por el suyo propio.

Hubiera sido fácil, para el más efímero presidente del Congreso de la Democracia, el bajarse de estas Primarias y unirse a Susana o a Pedro. Me consta que hay quien, en su equipo, se lo ha propuesto. Pero el vasco ha decidido resistir, llegar hasta el final y recordar que ““Como no resolvamos el problema de la división y la definición podemos incluso desaparecer, como están desapareciendo otros partidos socialistas en Europa con el mismo peso y la misma historia”.

Y esta es la cuestión. Que se lo piensen dos veces los que van a votar a Pedro o a Susana con la nariz tapada por eso del voto útil. Patxi López ha sido el mejor en el debate y sería el mejor secretario general del PSOE para los próximos años. Pena que algunos estén tan ciegos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl proyecto de Pedro Sánchez “por una nueva socialdemocracia”
Artículo siguienteSusana Díaz ganará las Primarias del PSOE

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

8 Comentarios

  1. Está claro que ni Susana ni Pedro tienen categoría para llegar a acuerdos con otras formaciones, ni tampoco tienen talla como para presidir el Gobierno de España. Si cualquiera de ellos consiguiera la Secretaría General sería imprescindible buscar alguien diferente, de talla, para las elecciones generales.

  2. Patxi podría ser una excelente opción para la supervivencia del PSOE. A ver si entre los militantes impera el sentido común y al final le votan los que realmente saben que es el mejor candidato

  3. Patxi López es un político moderado, consecuente y serio. Lo que este país necesita. Y seguro que de los tres, el que tendría más opciones de ganar unas generales.
    Suerte paisano!

  4. Muy buen articulo que define claramente la posicion de los candidatos…..espero y deseo que gane e lmejo de ellos…

  5. Patxi podía sembrar con el ejemplo, si aconsejas dimitir como diputado para no abstenerse contra Rajoy, después pide dos vueltas en primarias sabiendo que el va muy por detrás de sus dos compañeros, ejemplos vende que pero el no se siente aludido. Donde esta su coherencia? Y se presenta como mediador de que? De un modelo de partido participativo o de otro que decidan las élites? Otra va ser que gane Susana y ahí en Euskadi no se va comer un rosco, como no se lo comió Susana con los avales allí. Pensaroslo.

    • Lo que está claro es que ni con Susana ni con Pedro hay nada que hacer en unas elecciones generales, porque hay un enfrentamiento tan grande que no van a recibir los votos de los que apoyan a sus adversarios. Aunque suponga una nueva victoria del PP. Patxi podría ser esa alternativa y, si no, desde luego deberán buscar a alguien de consenso que no sea ni Susana ni Pedro.

  6. ¿Rodríguez Zapatero no fue el presidente socialista que congeló las pensiones y recortó el sueldo de los empleados públicos, siguiendo las directrices impuestas por Merkel y la UE…?

  7. Aunque estoy de acuerdo con la articulista: lo mejor sería que saliera López, candidato de consenso que podría templar las posiciones y devolver al PSOE al lugar que le corresponde…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − trece =