Patxi López destierra el término “traidor”

El precandidato a las primarias socialistas apela a la unión y recuperar la socialdemocracia clásica

4


El alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, sabe movilizar a sus gentes. Más de 300 fuenlabreños y de los aledaños se reunieron para escuchar a Patxi López. Muchos de ellos, hace nada estaban en las huestes del sanchismo. Hoy han dado el salto al Marmitako Exprés. Óscar López, Sara Hernández, Enrique Rico y numerosos alcaldes y alcaldesas que antes apoyaban a Pedro Sánchez acudieron al “primer acto” de precampaña del vizcaíno. Incluso, concejales situados por Miguel Arranz, el custodio de las firmas del Alcalde de Jun, acudieron y se situaron en primera fila para mostrar su apoyo al dirigente vasco.

“Traición” fue una de las primeras palabras empleadas, junto con “unidad”. Tanto el alcalde fuenlabreño como el propio López se refirieron al concepto “traición” para erradicarlo del lenguaje del PSOE. Manuel Robles, en cierto modo justificando su abandono de las huestes sanchistas, aclaró que se sintió mal en el movimiento de las Plataformas de Congresos y Primarias porque, recalcó, había escuchado a compañeros insultar a otros calificándoles de traidores. “No me gusta que se digan insultos a compañeras y compañeros dependiendo de lo que defiendan” dijo el munícipe. Recordó su desgarramiento interior al escuchar todos esos calificativos y recordó que el enemigo del PSOE es “la derecha de este país”.

Patxi López expresó su deseo de desterrar el calificativo de “traidor” del lenguaje del PSOE. “Ningún compañero que se presente será un traidor, sino que será compañero nuestro” explicó como objetivo futuro. Sobre su abstención para que gobernase el PP no dijo nada, ni justificó nada. Algo que sí hizo Robles, dejando claro que él sigue en el “No es No al PP y pasar al Sí es Sí al PSOE”. Quisieron rebajar tensiones en pos de la unidad del partido.

 

Las medallas de López

El alcalde fuenlabreño ya había advertido en su presentación que calificar de traidores a los compañeros vascos era cuando menos ignominioso porque “ellas y ellos se jugaron el tipo de verdad en el País Vasco”. Esto ha servido de pie a López para presentar sus logros como político socialista. Haber conseguido la paz y la libertad en España y Euskadi. Algo que sólo se pudo lograr con “el tesón de dos gobiernos socialistas, uno en Madrid (Rodríguez) y otro en Euskadi (López)”.

Aprovechó, también, el nombre del Centro Cultural Tomás y Valiente, donde se celebraba el acto, para recordar que los socialistas, como el profesor asesinado por ETA, siempre fueron defensores de la libertad.

 

Militancia y un PSOE radical

Prosiguió su intervención el dirigente vasco hablando de su deseo de poder recuperar, lo primero, el valor de la militancia: “Hay que recuperar a una militancia que sienta el orgullo de salir a la calle”. Y para eso, lo primero que había que hacer era acabar con el griterío interno. “Si nos seguimos gritando entre nosotros nadie nos va a escuchar fuera” concluyó. Para lograr recuperar el orgullo de sentirse socialista había que tener un partido unido en la diversidad. Entiende López que dentro del partido tiene que existir diversidad, la cual, además, debe ser protegida y respetada. “No entiendo el PSOE como un partido de Pensamiento Único, donde uno manda y los demás obedecen” afirmó, en clara alusión a sus dos posibles contrincantes.

Las primarias socialistas, según su punto de vista, no pueden generar un debate personalista. No se debe debatir sobre quién es mejor que quién para dirigir el partido. Al contrario, López defiende que debe existir un debate sobre los distintos proyectos de reconstrucción del PSOE. Y para él ese nuevo PSOE debe ser una izquierda exigente, transformadora y radical. Exigente respecto al cumplimiento de las leyes y la lucha por una vida digna. Transformadora porque debe saber situarse en el Mundo y “saber competir dentro de la globalización”. Y radical, recurriendo a una expresión sumamente manida, por ir a la raíz de los problemas.

 

Grandes debates y luchas

Para Patxi López son varios los grandes debates de nuestro tiempo. ¿Por qué se permite que la globalización, de la mano de la derecha mundial, excluya a una gran parte de la población?, es una de las preguntas que hay que hacerse. Para ello, entiende el vizcaíno que “las reglas del mercado se pueden vencer” desde una izquierda exigente. También se preguntó ¿por qué esa gran inmovilidad frente a la destrucción del Estado de bienestar? ¿Por qué ver cómo se están recortando las libertades y los derechos? Frente a esto no hay una socialdemocracia que le enfrente, recordaba López. “Acompañamos a la derecha y les apoyamos para poner parches a las políticas de derechas” expresó el diputado abstencionista.

Para López el debate no es si se está más o menos cerca de Podemos, sino que el PSOE debe ocupar “el espacio que le corresponde en la izquierda de este país”. Para ello, la primera tarea es reconocer “quiénes son los nuestros”, en referencia a los desamparados y las diferentes clases que están quedando excluías del nuevo capitalismo. “Nuestra razón de ser es ser la voz de los que no tienen nada” expuso como símbolo de esa búsqueda de a quién representar. Una vez que se tenga claro esto, ya vendrán las posibles alianzas institucionales. Pero lo primero sería defender “a los nuestros”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Y luego seguir desterrando: corrupcion, desempleo, precariedad, privatizaciones, ley mordaza, LOMCE, caos institucional, artc 135, etc, aunque deberias haber empezado por aqui,.

  2. Creo que algunos no se dieron cuenta de las dimensiones del acto golpista. Aquí todo aquel que participe en el proceso de primarias debe de tener en cuenta que lo primero (y esto es innegociable) es restituir con nuestros votos al secretario general del “no es no”. Todo lo demás es considerado por la militancia como una traición a nuestros principios socialistas y un apoyo al golpismo “baronil”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =