Patronal y sindicatos han empezado a negociar la subida de los salarios para el año que viene contemplada en el Tercer Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, AENC. Dicho acuerdo contempla, para 2017, un incremento de los sueldos referenciado a la evolución del PIB de 2016 y al “cuadro macroeconómico” contemplado en los presupuestos generales del Estado. El problema es que dicho cuadro es inexistente ya que, casi con toda seguridad, los presupuestos de 2016 van a ser prorrogados al estar el gobierno en funciones. Es el principal problema con que se encuentra el diálogo social en estos momentos.

La esperanza de los interlocutores sociales, según señalan tanto en CEOE como en UGT y Comisiones Obreras, es que, al menos se establezca un escenario en las medidas en materia de estabilidad presupuestaria que deben presentarse a la Comisión Europea antes del 15 de octubre. Dicho escenario serviría de referencia. En cuanto al otro factor a tener en cuenta, el Producto Interior Bruto, todo parece indicar que la economía crecerá, este año, un 2,9% si hacemos caso a las previsiones del Gobierno. En cada uno de los dos primeros trimestres del año, dicho crecimiento ha sido del 0,8%. Si se mantiene este ritmo, es muy probable que se alcance el objetivo gubernamental.

Bajo esta hipótesis, los sindicatos todavía no han presentado una propuesta formal. Lo harán en las próximas reuniones. Pero todo parece indicar que la propuesta conjunta no va a ser tan moderada como en los dos anteriores ejercicios donde se pactaron subidas del 1 y el 1,5%, respectivamente en 2015 y 2016. El secretario general de la UGT, José María Álvarez, decía, hace pocos días, que  pese al aumento de la productividad registrado en las empresas españolas, los beneficios no se están redistribuyendo a través de los salarios. Es más, el líder ugetista critica el hecho de que, en algunos casos, esos salarios están creciendo por debajo de lo pactado en el acuerdo interconfederal.

Este año, los sindicatos quieren que los trabajadores empiecen a recuperar lo perdido en la crisis. Han dirigido una carta a Mariano Rajoy en la cual exigen un aumento del Salario Mínimo Interprofesional que actualmente se sitúa en los 655, 2 euros mensuales. Su objetivo es llegar a los 800 euros mensuales para 2017, y así sucesivamente hasta situarlo en el 60% del salario medio establecido en la Carta Social Europea.   Casi con toda seguridad, la respuesta de Rajoy va a ser negativa.

Pero aún así, los sindicatos parecen haber llegado al punto de inflexión de la moderación que les ha caracterizado en los últimos años. Y van a exigir la redistribución de los beneficios que están alcanzando las empresas en esta incipiente recuperación. Tienen de tiempo hasta finales de año, intervalo en el que llegarán a un acuerdo salarial, y en eso coinciden con los interlocutores de las patronales CEOE y CEPYME.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − 3 =