El más que posible fraude cometido por Cristiano Ronaldo con Hacienda supone un verdadero quebradero de cabeza para el organismo que, al parecer, está estudiando el tema por la vía penal. Se han localizado hasta un total de 150 millones de euros desviados a las Islas Vírgenes británicas, siendo el paraíso fiscal escogido por el futbolista portugués para salvaguardar su preciada fortuna. Cantidad que corresponde a los contratos que la megaestrella merengue recibe en concepto de Derechos de Imagen. Toda una trama urdida por su representante, Jorge Mendes, a través de su empresa irlandesa Multisports & Image Management Limited y que al parecer le ha explotado en las manos pese a que sus abogados españoles advirtieron al propio jugador de las consecuencias que podrían tener por lo que estaban haciendo.

Desde su fichaje por el club de Concha Espina, la popularidad del astro portugués se ha visto incrementada considerablemente hasta convertirlo en el fenómeno actual conocido como ‘CR7’. Así lo demuestran sus contratos multimillonarios, que van desde su sueldo en el club blanco, donde recibe al año 23,4M€ hasta 2021, hasta llegar a las más de 20 entidades distintas a las que el delantero del Real Madrid ha prestado su imagen, por las que ha llegado a percibir 2M€ por unas cuantas horas de trabajo posando ante las cámaras. Sin duda, una cifra escalofriante a la par que escandalosa teniendo en cuenta las precariedades que está atravesando el mundo entero. Pero, ¿cuáles son esas empresas y cuánto dinero percibe el jugador por algunas de ellas? Veamos:

  • Mobily: 1,1 millones de euros en concepto de camisetas firmadas y una sesión de fotos.
  • Herbalife: más de 15 millones de euros hasta 2018.
  • PokerStars: 6 millones de euros anuales.
  • Emirates: 1,1 millones de euros.
  • Toyota: 1,9 millones de euros anuales + 15 viajes a Dubai en primera clase desde cualquier lugar del mundo.
  • Honda: 2 millones de euros al año por grabar anuncios durante un máximo de 6 horas. En caso de sobrepasar el tiempo estipulado, CR percibiría 600 mil euros más, cantidad extra exigida a todas las marcas por tan cruel sacrificio.
  • JBS: 13% de las ventas de calzoncillos que llevan su nombre, CR7, grabado.
  • Emporio Armani: 1,9 millones de euros.
  • Nike: 11 millones de euros anuales.

Aparte de las anteriores, la estrella portuguesa también figura como imagen de Castrol, empresa británica de aceite de motor; Konami, empresa japonesa de juguetes y videojuegos, a la que pertenece el título ‘Pro Evolution Soccer’; Samsung, multinacional surcoreana; Motorola, empresa estadounidense de electrónica y telecomunicaciones; Tag Heuer, marca suiza de relojes; MEO, empresa portuguesa de telefonía móvil; XTrade, compañía de inversión regulada; Banco Espirito Santo: entidad bancaria de origen portugués; Abbott, compañía farmacéutica estadounidense; Unilever, fabricante de jabones y enseres personales; Soccerade, bebida energética; Coca-Cola, bebida azucarada; champús como Clear Paris Shampoo y Linic; Sacoor Brothers, marca de moda portuguesa; KFC (Kentuky Fried Chiken), empresa estadounidense de comida rápida; y Bimbo, empresa de panificación mexicana, cuyo contrato es un secreto; Y todo esto sumado a múltiples inversiones en empresas hoteleras y discotecas (ocio).

Un sinfín de contratos publicitarios millonarios de los cuales se deduce que CR7 rinde mejor como modelo publicitario que como jugador. De hecho, él no duda en exprimir al máximo sus marcas a través de las redes sociales demostrando su valía literalmente. Y es que en Twitter, según Opendorse, por cada tuit publicado Ronaldo percibe unos ingresos de 230.366 euros.

Todos estos números se traducen en un patrimonio total de 2,210 millones de euros que convierten al delantero en el jugador mejor pagado del mundo, incluso por encima del delantero argentino Lionel Messi, jugador del F.C. Barcelona y su más directo competidor. Fortuna desorbitada que aumentará gracias a los 77 millones de euros adquiridos en este último año y que se desglosan de la siguiente manera: 49 millones de euros correspondientes a su sueldo con el Madrid y Nike; más 1 millón de euros en concepto de bonus, y/o primas; y 28 millones de euros por contratos de publicidad y derechos de imagen. No cabe duda que pertenecer al equipo que preside Florentino Pérez supone un auténtico chollo.

Pero, lo que verdaderamente llama la atención y provoca un profundo malestar general en los ciudadanos de a pie, es que el supuesto delito cometido por el ídolo del Bernabéu se trate públicamente como el de una persona que no decide declarar a Hacienda el alquiler de una vivienda en propiedad o como arrendatario, cuando se trata de cantidades que superan el sueldo de más de los 45 millones de españoles.

Un fraude, calificado así por Football Leaks, que apenas ha copado portadas en los principales diarios deportivos nacionales, y que ha sido mencionado superficialmente, evitando ahondar demasiado en el tema, durante varios minutos en los telediarios y en las tertulias políticas. Un paralelismo tan divergente que en su día sí ocurrió con Messi, el cual fue acusado, enjuiciado y condenado mediáticamente y a la luz pública sin siquiera otorgarle el beneficio de la duda, como está ocurriendo actualmente con Cristiano. Los dos mejores futbolistas del mundo tratados de manera tan diametralmente opuesta en una misma trama; eso sí, con cantidades dispares: Messi y su padre por no declarar a la Agencia Tributaria 4,1 millones de euros durante los periodos de 2007, 2008 y 2009; mientras que en el caso de Ronaldo la cantidad asciende a los 150 millones de euros durante 10 años. No todo vale, señores. ¿O sí?

Cada día que pasa salen a la luz nuevos datos acerca de la presunta irregularidad fiscal cometida por el jugador del Real Madrid. Y mientras éste opta por dar la callada por respuesta, algunos ya se han apresurado a desmentir lo que consideran una conspiración, cuyo supuesto objetivo no podría ser otro que dañar la imagen intachable del polémico delantero. El encargado de hacerlo ha sido el propio Jorge Mendes, su representante, quien ha asegurado a través de un comunicado que “Cristiano Ronaldo se encuentra al corriente de sus obligaciones con el fisco”.

Tras salir a la luz pública las irregularidades financieras del jugador portugués, que se vendrían cometiendo, al parecer, incluso antes de recalar en el Manchester United, club desde donde ficharía por el club de Florentino Pérez en el verano de 2009. Toda una trama que, según los expertos, podría solucionarse por varios procedimientos: una imputación por delito fiscal; una cuantiosa sanción económica; o, la más probable a día de hoy, la ausencia de delito alguno. Porque Cristiano no es Messi ni cualquier otro jugador. Parafraseando a Maquiavelo: “La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 17 =