Hay regalos envenenados que uno jamás hubiese querido, ni siquiera para su peor enemigo. Y quizás en esas estamos. Es cierto que el sistema de pensiones se desploma. En estos últimos años el superávit que generaba la Seguridad Social, que iba destinado al Fondo de Reserva, se ha evaporado. La crisis así nos lo convidaba, nos decían. Y la maquinaria capitalista seguía engullendo el erario público. Salvando bancos, autopistas y aeropuertos fantasmas. No estábamos invitados a esa fiesta. Sin embargo, pasado el tiempo, ahora toca pagar y esta vez el pueblo no ha sido invitado al convite. Los fondos para financiar las pensiones se han consumado y se nos presenta un futuro incierto. Incapaces de llegar a un acuerdo quienes tienen la potestad de hacerlo, seguimos esperando, como siempre. Sentados al sol, un lunes más, sin nada qué hacer. Vamos comiendo, decimos. Es lo que importa.

Y quizás esta situación interesa. Por la sencilla razón que cuando más tiempo pase, menor capacidad de reacción tendremos. Y de ese modo, habrá que aceptar, de nuevo, una obligación si cabe, que seguro que buscará esclavizarnos aún más a los intereses particulares de algunos y a las necesidades generales de otros.

Ahora nos invitan a ahorrar. Por lo visto el ciudadano que vive, en obra y gracia, en este respetado Estado de misericordia constante, debe apresurarse y apechugar. Nos hacen sentir culpables. Nos asustan, nos imponen los miedos, nos marcan los límites de nuestros sueños –tienen la sartén cogida por el mango –piensan- lo saben y actúan en consecuencia- y nos venden una vez más como esclavos a las primeras de cambio.

Según los cálculos oficiales, en cada ejercicio económico, nueve de cada diez euros del gasto de la Seguridad Social van destinados al pago de las pensiones. Dicen que quieren que ahorremos, facilitándonos el acceso a aquellos regímenes de Pensiones que lleven más de diez años cotizando. El puente de plata está tendido. Es fácil. Con esta medida, primero nos gastaremos los últimos ahorros que nos quedan. Expuestos a la intemperie, no podremos elegir nuestros designios –saben que el dinero llama al dinero y que el ciudadano se gastará lo poco que tiene –ya harán lo posible para que eso ocurra y nos lo arrebatarán, con impuestos, por ejemplo. Con más subidas de luz, de agua, de carburantes, de I.V.A, de tabaco. Y si quedara alguna duda, nos aplicarán un gravamen más por liberar nuestro dinero que, con tanto sacrificio, esfuerzo y dolor habíamos ahorrado en ese íntimo y secreto plan. Y una vez despojados de todo lo que tenemos, nos impondrán el modelo económico que siempre han deseado: el plan de pensiones privado. El dinero que antes se destinaba a este fin, será redirigido a las empresas de sus más afamados y cercanos amigos o para seguir alimentando esta red clientelar que tanto mal hace al sistema democrático y a sus estructuras económicas.

Este es y será el pan del esclavo. Creer que tenemos al alcance de nuestras manos ser ese ciudadano que siempre quisimos ser y que una vez más se nos deniega con la sal en la lengua.

Sobre el futuro de nuestros hijos, no se preocupe. En el sistema siempre quedará un lugar para aquellos que están destinados a estirar y pulir la alfombra del besamanos por donde la opulencia y la ostentación pasearán sus logros, una vez más, por encima de los restos de nuestros muertos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa sal también sana
Artículo siguienteLa aventura parisina de Cavafis
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

2 Comentarios

  1. Los pensionistas deben ser pagados con los presupuestos generales del estado. Las personas que han estado produciendo toda su vida para que el pais siga adelante merecen poder terminar su vida dignamente. Empecemos por suprimir el Senado que todos sabemos que no sirve para nada. Eliminar todas las pensiones vitalicias. Nada de rescatar bancos ni autopistas, ni Aves, ni aeropuertos sin aviones, transferencias a sindicatos, partidos politicos,fundaciones opacas y varios. Todo esto es corrupcion legalizada y lo sabemos. Basta ya que de dinero hay de sobras solo falta repartirlo honestamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − trece =