El lenguaje es lo que tiene. Es el instrumento de comunicación por excelencia, y puede ser también todo lo contrario. Las palabras tienen un potencial devastador, mucho más que cualquier arma, por destructiva que sea. Un arma puede matar a una, a cien, a mil personas. Una palabra influye cada día en las vidas de millones y no deja de hacerlo nunca. Por eso hay que mimarlas, cuidarlas y usarlas con esmero.

Las mujeres tenemos una larga historia de uso del lenguaje en nuestra contra. Tan larga como la humanidad. Y no digo esto por decir, lo digo partiendo de la base de que la propia especie humana usa para identificarse la palabra “hombre”. Y, a partir de ahí hemos sido invisibles tantas veces porque nadie nos nombraba, que muchos nombres se han perdido en la memoria para siempre.

Han sido muchas las científicas, artistas o escritoras que, pese a tener talento y calidad a raudales, no merecieron el reconocimiento en su tiempo debido a las circunstancias, pero tampoco lo han tenido ahora, en una época en que se supone que no existen trabas para que exista. Algunas tuvieron que disfrazarse literalmente de hombre para acceder a cosas que a los varones ni se les cuestionaba, como la educación. Otras hubieron de disfrazar de hombre su obra, adoptando un pseudónimo masculino -o cuanto menos ambiguo- para que se las tomara en serio. Hubo a quienes se les negó un premio o una distinción por el mero hecho de ser mujeres, incluso teniendo que soportar que fuera un hombre quien se adjudicara el mérito. Y hay otras de las que nuca sabremos nada, porque quedaron olvidados para siempre sus logros porque nadie las nombró.

Lo que no se nombra no existe. Por eso nuestra presencia en el lenguaje ha sido siempre invisibilizada en el masculino genérico, ése que todavía hay quien defiende a capa y espada por el solo hecho de que siempre se hizo así. Como si una injusticia tomara carta de naturaleza por ser muchas veces repetida.

Pero hoy en día, cuando ya se supone que hemos roto muchas de esas barreras aunque todavía luchemos por romper otras tantas, surgen otras allá donde nadie se esperaba. O sí. Son las palabras prohibidas, ésas que parece que producen urticaria con solo utilizarlas aunque de su contenido nadie dude, o finja no dudar. Y es que cuando de igualdad de género se trata, parece que al umbral de la tolerancia gramática se le pone la piel tan fina que cualquier cosa hace levantar ampollas.

Tal vez la muestra más evidente de esas palabras prohibidas es el término “feminismo”. Aunque su significado en el Diccionario de la Real Academia es claro, se cuestiona constantemente, hasta el punto de vetar su uso en determinados ámbitos. No daré datos, pero sé de situaciones en que a la ponente de una conferencia o un curso se le ha deslizado eso de “tú da tu ponencia tal cual, pero no uses el termino feminismo ni mucho menos digas que eres feminista”. Juro que es cierto. Ha pasado, y más de una vez. Y no solo eso. Hay famosas, famosillas y famosuelas que eluden deliberamente definirse como tales, incluso cuando el contenido de su mensaje es indudablemente feminista. Y hasta, en el escalón siguiente, las hay que dicen que no son feministas ni machistas, sino que son personas, como si el “personismo” fuera una especie de tertium genus en el que se encuadran quienes no son machistas ni feministas -me pregunto cómo podemos ser feministas sin ser personas-. O las que, en el colmo de la inspiración, se definen como “igualistas”, como si el feminismo fuera otra cosa que la búsqueda de la igualdad.

Volviendo a la RAE, la misma define el feminismo como el “principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”, o el movimiento que lucha por la realización efectiva de ello. Así pues, no solo no debería ser ningún problema definirse como “feminista” sino que el problema lo debería tener quien no se considerara tal. Porque no hacerlo sería tanto como negar uno de los derechos fundamentales que recoge nuestra norma suprema, la Constitución, esa con la que muchos se llenan la boca tantas veces.

Ya se ha dicho muchas veces que el primero de los errores -¿o tal vez manipulación?- sea contraponer “feminismo” a “machismo” cuando no se trata de términos antagónicos ni mucho menos equiparables. Al hacerlo así, se crea una línea imaginaria donde hay dos extremos -y los extremos siempre son negativos- y un centro, como si se tratara de un punto de equilibrio donde está la virtud. Y esto, sencillamente, no se puede mantener. Porque si el machismo es la idea de la preponderancia del hombre y el feminismo es la igualdad, ¿cuál sería ese centro teóricamente “virtuoso”? ¿defender que las mujeres son iguales que los hombres pero solo un poco? ¿Verdad que resullta absurdo? Pues a ese absurdo es al que nos acaba dirigendo esa dicotomía machismo/feminismo que muchos se empeñan en seguir defendiendo. Y si alguien duda, baste comprobar que, con nuestra legislación, una asociación que tuviera entre sus fines el machismo siempre sería ilegal, mientras que nunca lo sería una asociación feminista.

Pongamos un ejemplo con otros activismos que defienden la igualdad. A nadie se le ocurre contraponer a personas que defienden los derechos del colectivo LGTBI con personas homófobas. ¿Alguien se imagina a la misma famosilla de turno diciendo “no soy defensora de los derechos de los homosexuales ni homófoba, soy persona”? ¿o “no soy antirracista ni racista, soy igualista”?. El solo planteamiento en estos términos suena ridículo. Pero, por desgracia, cuando de igualdad de género se trata, parece que las cosas que tan claras están dejan de estarlo. Y por eso se evita el término “feminista”, no vaya a ser que alguien se sienta ofendido. Y volvemos al punto de partida. Lo que no se nombra no existe. O, lo que es peor, se le coloca un epíteto negativo y ofensivo como pocos, el de “feminazi”, que relaciona el feminismo con la doctrina más repugnante de la historia, el nazismo. Y de nuevo se empela el lenguaje como arma destructora.

Pero en los últimos tiempos, en que parece que se van ganando batallas en la lucha por la igualdad, otros vocablos corren la misma suerte, y producen el efecto de provocar ictericia en quien los usa. Si se habla de “perspectiva de género” parece que se está mentando al mismísimo diablo. Aunque en muchos casos se emplee esa misma perspectivas en resoluciones muy celebradas pero sin aludir a esas palabras, que parecen erizar el vello. Aplicar la perspectiva de género no es otra cosa que tener en cuenta la situación de mayor vulnerabilidad de un colectivo, las mujeres, en determinados momentos o aspectos, como ocurre con la violencia de género. Y dicho así no debería espantar a nadie sino más bien lo contrario, espantar a quien no lo tenga en cuenta.

Pero aquí entra otra de esas expresiones que, aunque de uso aceptado, no siempre asume lo que hay. Siempre surge alguien que, haciendo lo que cree un ingenioso juego de palabras, afirma sin rubor lo de “la violencia no tiene género”, adornándolo además con referencias a la maldad humana. Curiosamente, estas mismas personas no tendrían ningún empacho en usar el término “agresión racista” cuando las víctimas han sido agredidas por razón de su etnia. Si se les ocurriera decir que, en un ataque de unos neonazis a una persona negra, no había racismo sino maldad humana, nadie lo tomaría en serio. Y menos aún lo tomaría si dijera que “la violencia no tiene raza”. Y otro tanto cabe decir de cualquier ataque a otra persona por su religión, orientación sexual o cualquier otra circunstancia, parafraseando de nuevo la Constitución.

A estas palabras se han unido otras. Hablar del “patriarcado” convierte a quien usa el término en una especie de diablo – o mejor, diablesa- con cuernos y rabo para determinados sectores. Y más aún si se habla de “justicia patriarcal”, por más que a mí personalmente no me gusta el término por lo que implica de generalización. En mi opinión, es la sociedad la que responde a unos roles y estereotipos que todavía se asientan en un modelo patriarcal, y la justicia, en todo caso, forma parte de esa sociedad. Pero entiendo y asumo el uso del término sin que se me pongan los pelos verdes. Faltaría más.

Seguro que existen más términos estigmatizados, o prohibidos en determinados discursos como si estuviéramos jugando al “Tabú”, pero queden estos como muestra de lo que todavía nos queda por trabajar con el lenguaje.

Ojalá la lista se fuera reduciendo hasta quedar en nada. Sería la medida de un lenguaje que avance para ser cada vez más iguales.. Y, cómo no, para que nombrando las cosas, pasen a existir y ser tenidas en cuenta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. El feminismo en general y en concreto en España ha sido deslegitimado por las feministas radicales y es imposible hacer una separación de dónde empieza el bueno y acaba el malo.Las mujeres sensatas,justas y buenas personas de verdad,que son la muy inmensa mayoría,se declaran abiertamente antifeministas y muestran su indignación contra todas estas vividoras,egoistas que defienden su cruel negocio por encima de los derechos humanos fundamentales,que con su odio,locura,hipocresia e inmensa cantidad de recursos, y el apoyo de políticos e instituciones,políticos cobardes,vendidos y esclavos de eso tan enormemente peligroso que llaman lo “politicamente correcto”y utilizando el pasado en un ejercicio de cinismo y maldad sin limites,ejercen una terrible dictadura que dinamita los cimientos del Estado de Derecho convirtiendo la justicia en una cruel Inquisición, generando un ataque contra el sexo masculino sin el menor fundamento, una enorme psicosis contra el varón heterosexual, comparable al odio y persecución que sufrieron los judíos por el Partido Nazi llegando incluso a crear tribunales de excepción solo para condenarles.La ideología de género ha recuperado en España el terrible derecho penal de autor de los nazis, culpando en sus leyes a todo el género masculino y creado tribunales solamente para hombres, “especializados” como dicen o adoctrinados contra el hombre. Y la psicosis contra el género masculino se palpa cada hora y cada minuto en los medios de comunicación adoctrinados y controlados por la ideología, sobre cómo deben informar y así perpetuar su cruel ideología y evitar cualquier atisbo de disidencia. La Constitución en sus derechos humanos fundamentales ha quedado reducida a un verdadero insulto contra todas las personas humilladas maltratadas machacadas por esta ideología y sus injustas leyes de genero.
    En España actualmente no existe la violencia de género, no existe la violencia machista, no existe el terrorismo machista, ni el genocidio machista,este es un burdo y cruel invento para imponer una ideología, contraria a los derechos humanos y a la vida, y que hace saltar por los aires los derechos humanos fundamentales de nuestra Constitución para el varón, que es detenido, encarcelado, expulsado de su casa, humillado,maltratado separado de sus hijos, sus bienes con la simple palabra de la mujer. En España no existe el machismo y el patriarcado inventado que infecta España de extremo a extremo.No existe en la España actual,ni es causa de ningún mal,existe un terrible hembrismo hiper subvencionado hiper y empoderado y que controla absolutamente todos los medios y todas las instituciones y ejerce el terror con la Ley de Violencia de Género y el pacto de Estado contra el hombre sin respetar los más mínimos derechos humanos como si el hombre fuera la peste a extinguir de forma genérica.La ley deja indefenso y expuesto al varón a cualquier mujer sin escrúpulos que quiera destrozarle la vida por cualquier motivo.Las mujeres son exactamente igual de malas que los hombres, y la Ley de Violencia de Género y el pacto de Estado contra el hombre ha dejado a todas las personas de sexo varón en una especie de libertad condicional que cualquier mujer sin escrúpulos puede convertir a su antojo en prisión obteniendo múltiples ventajas que incitan la denuncia falsa y que dejan sin recursos a las verdaderas y verdaderos maltratados.

  2. https://confilegal.com/20180813-un-informe-de-los-servicios-sociales-acreditara-la-consideracion-de-victima-de-genero-eliminando-el-control-judicial/
    Las leyes de género,ley violencia de genero de Zapatero2004,pacto de estado contra el hombre 2017,Real decreto 3agosto 2018,no solo son leyes anticonstitucionales,como indican los expertos juristas,sino que cualquiera persona sensata y libre de otros intereses e ideologías puede ver que son el mayor crimen contra la igualdad,la lógica ,la razón los derechos humanos fundamentales.Sin duda estas leyes serán estudiadas como la mayor vergüenza para la humanidad en pleno siglo 21 y en un país supuestamente democrático y de derecho cómo es España,políticos vendidos a intereses e ideologías perversas, aprobando leyes contra los derechos humanos, que persiguen atacan legislan discriminan,generan la mayor psicosis y odio,y violando derechos humanos fundamentales a personas simplemente por su sexo y orientación sexual,como así hacen contra el varón heterosexual,utilizando a las víctimas,solo de hombres contra mujeres y minimizando el maltrato psicológico,y también físico sufrido por el hombre, pero sobre todo el terrible cruel y perverso maltrato que el propio Estado ejerce contra todo varón heterosexual,cada nuevo día un nuevo atentado contra su dignidad,sus derechos humanos como si de la peste a exterminar se tratara.
    en España ya todos los hombres heterosexuales están en una especie de libertad condicional que cualquier mujer sin escrúpulos puede convertir en prisión a su antojo obteniendo múltiples ventajas.Según Real Decreto Ley 3 de agosto de 2018 la mujer ya ni siquiera tendrá que declarar ni tan siquiera presentar denuncia, los hombres darán positivo en maltrato en los centros de salud y aunque el hombre sea inocente o incluso la víctima de maltrato psicológico o incluso físico a él nunca se le preguntará.Leyes perversas contra el hombre heterosexual, con total frivolidad, absoluto desprecio por la dignidad humana, haciendo responsables a toda una raza o género un sexo un colectivo de los delitos de algunos,incitación al odio y la psicosis desde todos los poderes del estado de forma institucional contra el varón.El mayor negocio,la mayor perversidad contra la Constitución los derechos humanos y la razón. Miles,miles de recursos para las miles de vividoras y vividores del género que nos informarán una y mil veces de los peligros del amor romántico siempre del criminal varón heterosexual contra la mujer indefensa víctima y siempre santa inmaculada. El amor romántico puede ser una herramienta de maltrato pero no debería hacer falta decir que indistintamente de mujeres a hombres de hombres a mujeres de blancos a negros o de altos a bajos.Nos informarán de los enormes peligros del lenguaje no inclusivo, adoctrinamiento en las aulas contra el varón heterosexual con historias terribles como las de Pepa y Pepe que criminalizan al varón heterosexual desde la más tierna infancia, generando odio y psicosis contra personas por su sexo y orientación sexual y pretendiendo además enseñar a nuestros hijos que esto tuviera algo que ver con igualdad.Casetas púrpura en todos los eventos,con la mayor frivolidad generando psicosis odio. Estas medidas podrían ser aceptables si no se hubiesen creado leyes terribles,perversas que vulneran la presunción de inocencia del varón,pero tras cometer semejantes atentados contra el hombre, representan una burla macabra,un insulto atroz,toda vez que las feministas radicales no dejan de victimizarse y presentarse como indefensas por todo y por todos, pedir más dinero más medidas restrictivas de los derechos humanos del varón, “perspectiva de genero “obligatoria de los jueces, tribunales de excepción “especializados” contra el varón heterosexual. Por favor que digan que es lo que quieren, si es que lo saben, aparte de un lucro perverso, porque solamente queda el exterminio directo por género contra el hombre.Entre los cientos de medidas contra el varón heterosexual,los jueces que sufren cientos de ataques todos los días contra su independencia,que son los únicos que ha visto las pruebas y los hechos y que tenga que condenar a cualquier hombre heterosexual e imponer orden de alejamiento porque así lo dispone la ideología de género, aunque tenga las pruebas de su inocencia o denuncia falsa por parte de la mujer,porque así lo sentará la jurisprudencia.
    La manera de acabar con la violencia es la concienciación en igualdad y respeto . Pero jamás se puede concienciar en igualdad creando leyes que discriminan,criminalizan,un estado que persigue legisla,ataca,genera odio y psicosis contra personas por su sexo y orientación sexual a través de sus políticos alienados por una ideología de género terrible y perversa como ocurre en España contra el varón heterosexual, utilizando a las víctimas, y haciéndonos creer que para evitar determinados delitos contra determinado sector de la población,solo contra las mujeres, sería lícito que un Estado se convirtiera en delincuente,terrorista o maltratador.Esa jamás será la obligación de un Estado sino que su obligación es garantizar los mismos derechos e igualdad ante la ley de todos sus ciudadanos, ya sean mujeres hombres blancos negros, amarillos, heterosexuales gays lesbianas, todas las personas indistintamente si los negros o los blancos cometen más delitos.Todos deben caber en la misma ley y ser juzgados en los mismos tribunales con la única “especialización” que la búsqueda de la verdad en cada caso pues ya la justicia dispone de agravantes por machismo hembrismo superior fuerza física etcétera, en cada caso individual
    pero perseguir criminalizar una raza un sexo un género una orientación sexual o un colectivo representa aplicar el genocida y criminal derecho penal de autor nazi durante la persecución y el holocausto judío. Deberíamos aprender de la historia.El partido nazi incitó al odio y la psicosis contra todo un pueblo llegando a crear tribunales de excepción para condenarles
    En España se genera odio y psicosis de forma institucional todos los días a todas horas en todos los medios de comunicación ya controlados en el Pacto de Estado contra el hombre sobre cómo deben informar para generar la mayor psicosis y los tribunales de excepción o especializados ya han sido creados.
    Por mucho dinero que sustente una perversidad siempre se debe reflexionar antes que se convierta en el mayor genocidio.
    No salvará decir que solo os poníais de parte de las víctimas.De parte de las víctimas estamos todos, pero sean mujeres hombres blancos negros amarillos altos o bajos.Con el grado de concienciación contra la violencia que existe, prácticamente habría desaparecido, a no ser por los grandes impedimentos legislativos que existen puesto que no se puede concienciar en igualdad y respeto,mientras personas están siendo masacradas atacadas perseguidas y vulnerados sus derechos humanos por el Estado.
    La injusticia solo puede traer más injusticia.
    La violencia jamás, jamás se puede justificar,pero cuándo se persigue, ataca y discrimina a personas por su sexo y su orientación sexual se producirán reacciones a la desesperada, y que muy probablemente acabarán quitándose la vida tras cometer actos injustificables.Es terrorífico ver que los expertos de género,muy lejos de hacer un análisis real de causas, prefieren agarrarse siempre a la pseudociencia del pasado,machismo y patriarcado,para perpetuar el inmenso negocio de los malos tratos e imponer a costa de millones de víctimas inocentes una ideología de genero criminal,que por su locura atenta contra la vida en la tierra.
    Estos comentarios sino son borrados pretenden ser testigos del mayor ataque contra la Constitución, la igualdad, y los derechos humanos y la mayor ceguera voluntaria de una clase política que ignoró derechos humanos fundamentales por intereses económicos electorales,esclavos de eso tan enormemente peligroso que llaman lo políticamente correcto,unos creando y fomentando monstruos legislativos,otros ignorando,no queriendo ver lo que un ciego puede ver,permitiendo el mayor atentado contra los derechos humanos de nuestro siglo.
    https://okdiario.com/espana/2018/08/11/expertos-ven-inconstitucional-decretazo-sanchez-sobre-violencia-genero-2925989

  3. Es tal el sin sentido,que no se sabe en qué base científica consideran que un hombre es imposible que pueda ser maltratado psicológicamente y que una mujer sea incapaz de hacerle la vida absolutamente imposible a un hombre, a base del destructivo maltrato psicológico utilizando incluso a los niños como herramientas perversas, o en base a considerar al hombre como de su propiedad, anularle como persona y destrozarlo de la manera más perversa e inhumana.En maltrato psicológico hay exactamente el mismo número de mujeres maltratadas que hombres y exactamente el mismo número de mujeres malvadas y sin escrúpulos que hombres,y que aprovechan, y aprovecharán aún más con el pacto de Estado contra el hombre, con más de doscientas medidas terribles todas contra el hombre y sus derechos humanos fundamentales, para ejercer un verdadero genocidio gracias a las perversas leyes que el Estado pone en sus manos, y que vulnera la presuncion de inocencia del varón, tribunales especializados solo para el hombre, perspectiva de género contra el hombre, adoctrinamiento obligatorio o formación como dicen sobre los jueces, convirtiendo a los jueces y la justicia en perversos instrumentos de una ideología y atacando terriblemente a personas simplemente por su sexo, en dos leyes terribles y perversas como es la Ley de Violencia de Género de Zapatero del año 2004 y el pacto de Estado contra el hombre del año 2017, mientras preparan la ley de delitos sexuales contra el hombre. Todo ello en base a atacar,violar y discriminar terriblemente la presunción de inocencia del hombre, generar denuncias odio y psicosis contra él, por el motivo más mínimo si mira tu teléfono pregunta qué hora volverás etcétera, todos los medios a todas las horas en todos los poderes del Estado
    Siempre que por desgracia ocurre un atentado nuestros políticos aparecen rápidamente en todos los medios diciendo que todos los blancos, todos los negros o todos los musulmanes no son responsables de este delito, llamando a la más elemental logíca, con llamamientos a la calma y a la razón. Contra el hombre hacen exactamente lo contrario, incluso cuando un hombre es detenido por presunto maltrato a una mujer ni siquiera es nombrado como tal en la noticia,sino como maltratador
    Solo deberemos imaginar que toda esta psicosis y odios se estuviera vertiendo contra personas por el color de su piel contra todos los negros contra todos los blancos,amparandonos en argumentos perversos cómo que los blancos o los negros son más violentos, violando la esencia imprescindible y vital para evitar injusticias linchamientos persecuciones terribles sobre inocentes.Esto es aplicando el genocida y criminal derecho penal de autor nazi durante la persecución del pueblo judío generando odio y psicosis y tribunales de excepción contra ellosy leyes de Núremberg.En España los tribunales de excepción o especializados ya están creados, y la psicosis y aversión sobre el varón heterosexual todos los días a todas horas en todos los medios
    .Tampoco durante el Holocausto judío hubo denuncias falsas.

  4. La violencia va a ir a más y la causa no es otra que la perversidad y la injusticia de las leyes de género.Con el grado de concienciación que existe en España,la violencia prácticamente habría desaparecido.La injusticia ataque y discriminación sobre personas y sus derechos humanos fundamentales no puede hacer más que generar el problema.La violencia jamás se puede justificar  pero cuando se persigue a una raza un género un colectivo,un sexo u orientación sexual, se generan reacciones a la desesperada.La injusticia solo puede provocar más injusticia.Un estado no puede jamás violar derechos humanos,y seguir eternamente ciego y sin analizar o reflexionar en lo más mínimo y siempre argumentar la pseudociencia del pasado como varita mágica del machismo y el patriarcado en España actual.Un estado no puede utilizar a las víctimas,solo de hombres sobre mujeres, y ocultar la violencia psicológica,y también fisica que la mujer ejerce igualmente sobre el varón.Casos que ni siquiera salen en los medios,sino que se ocultan,como la mujer que hace varias semanas,asestó mas de 30 puñaladas al hombre,mientras afirmaba que si no era para ella no era para nadie.O la mujer que asesino hace tambien unas semanas al hombre de 27 años en Canarias.Se trata de dirigir el odio y la psicosis contra el varón heterosexual y no reflexionar sobre la perversidad de las leyes de genero y su terrible injusticia,sustentada por el inmenso lucro que conlleva.Miles de vividores y vividoras del género que nos informan de los peligros del amor romántico,siempre del malvado varón heterosexual contra la mujer indefensa,como si el amor romántico no pudiera servir,en manos de personas malvadas, para destrozar el corazón de mujeres,hombres blancos negros,altos o bajos..Nos informan de lo terriblemente machista de la poesía de Neruda,los inmensos peligros del lenguaje no inclusivo,coeducadores,vigilantes del pensamiento en las empresas,incluso transmitiendo la idea de la enorme peligrosidad del varón heterosexual en las escuelas ,con historias como las de Pepa y Pepe,en las que Pepe siempre es el criminal maltratador machista patriarcal,y Pepa siempre la inocente víctima santa inmaculada del varón heterosexual.
    Más de 13 años desde la Ley de Violencia de Zapatero avalan que no ha hecho más que generar un problema de dimensiones terribles, pues jamás un Estado debe vulnerar derechos humanos fundamentales por raza, religión,o por la altura de las personas.Jamás nadie entenderá el pacto de Estado contra el hombre con los mismos errores y muchísima más discriminación por sexo.Por mucho dinero que sustente una perversidad, se debe siempre reflexionar antes de cometer el mayor ataque y genocidio sobre personas y simplemente por su sexo y su orientación heterosexual cómo ocurre contra el varón heterosexual.

    La ley de violencia de genero y el pacto de estado parten de un tremendo error. Es una ley hecha para proteger a todas las mujeres indefensas y víctimas de todos los hombres malvados y victimarios. Jamás da la posibilidad de que esto pueda ser a la inversa,ni siquiera en violencia psicológica. Se esta transmitiendo una idea perversa de hombre malo,mujer buena desde la más tierna infancia,que nada tiene que ver con igualdad y mucho con criminalización y discriminación por sexos. Se está creando un monstruo terrible con las leyes de genero y una terrible contradición que jamás ni tan siquiera puede servir para concienciar en igualdad,pues parte de una tremenda discriminación por sexos,e incluso viola la presunción de inocencia de todo el sexo masculino,se han creado tribunales solo para “juzgar”hombres,se ejerce tremenda psicosis contra el genero masculino,en todos los medios,a todas horas,incluso se transmite la idea de maldad del hombre en los colegios. Ninguna ideología que no parte con verdadera igualdad,sino con terrible discriminación y criminalización por sexo en derechos humanos fundamentales puede ser buena,sino algo muy peligroso.

    Solo hay que pensar que toda esta criminalización se estuviera aplicando a personas por el color de su piel, incluso trasladando está idea discriminatoria a la infancia, y se estuviera criminalizando a los blancos o a los negros con cualquier excusa, cómo que los blancos o los negros son más violentos y violamos sus derechos fundamentales en las leyes y generamos psicosis contra ellos. Esto está ocurriendo contra el hombre y es algo perverso y muy peligroso. Las leyes de genero son tan injustas discriminatorias y perversas que discriminan incluso a los únicos inocentes que son los niños que tendrán derecho o no a la consideración del invento de género dependiendo si el agresor o maltratador es un hombre o es una mujer. Realmente repugnante.

    Un estado no puede garantizar que no haya un solo asesinato. Que no muera ni una sola mujer, un solo hombre un solo blanco un solo negro. No es su responsabilidad porque para evitarlo tendría que poner a todos los hombres a todas las mujeres a todos los blancos o a todos los negros en prisión y aislamiento, dependiendo de qué colectivo quiere evitar que cometa delitos. Esto sería una locura y un atentado de Estado contra personas por su raza,su género o por el color de su piel.Es exactamente lo que está ocurriendo en España contra el varón heterosexual. SU OBLIGACIÓN ES velar muy muy escrupulosamente que no se violen los derechos humanos fundamentales que nuestra constitución reconoce ni por raza, ni por género,sexo ni por el color de la piel de las personas. Cuando un estado en leyes perversas viola estos derechos humanos fundamentales se convierte en maltratador, y como resultado no se puede esperar más que un genocidio de dimensiones incalculables y provocar el mismo estado la violencia. La injusticia solo puede provocar más injusticia. Con el grado de concienciación contra la violencia que existe en España prácticamente habría desaparecido a no ser por estos perversos impedimentos contra la igualdad la humanidad y los derechos humanos fundamentales que son las leyes de género y que son la ley de violencia de género de Zapatero del año 2004 y pacto de estado contra el hombre del año 2017, y los mil y un sucesivos ataques contra el sexo masculino que aprueban nuestros políticos por mayoría absoluta y si alguna vez se abstiene algún partido es que le parece muy poco duro y muy poco dotado de presupuesto.

    Dinero para la mayor injusticia contra la humanidad y los derechos humanos. Un estado jamás puede violar derechos humanos fundamentales por sexo raza religión orientación sexual como está ocurriendo en España en pleno siglo 21 y en un supuesto estado de derecho. Alguien debería abrir los ojos y pedir socorro antes que se produzca el mayor genocidio, resultado de violar por parte de nuestros políticos derechos humanos fundamentales cómo es derecho a un juicio justo sin “especializar”y derecho a presunción de inocencia, generación de odio psicosis y denuncias contra personas simplemente por su sexo u orientación sexual cómo ocurre contra el varón heterosexual. Derechos humanos fundamentales que deberían ser inherentes a toda persona sobre la faz de la tierra, cómo así manda nuestra Constitución y todas las constituciones del mundo en lo más sagrado qué son los derechos humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − doce =