¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’, se preguntaba aquel escritor de ciencia-ficción, Philip. P. Dick, al recrear su pavoroso universo distópico. Hoy al polvo radiactivo que nos amenazaba como especie en la novela se le denomina ‘posverdad’ (metamentira) o ‘transhumanismo’ (deshumanización). Los sentimientos, no sólo desde la factoría conductista de Hollywood (que significa Santa Madera, por el arbusto del acebo, enérgico purgante de uso peligroso para niños), se vuelven evanescentes sueños al ritmo de una machacona propaganda. Especialmente la nueva ‘superwoman’ no debe dejar traslucir sus emociones, ni aun maternales: la fidelidad a la jefatura de la empresa o del Ministerio ante todo, sin discutir sus órdenes, que eso es lo ‘in’ entre volátiles ‘techos de cristal’ para las altoburguesas… e inalterables suelos de cemento armado para la inmensa mayoría de las subproletarizadas.
Y dopados por la ‘publicidad institucional’, ¿los media recentralizadores se esfuerzan en informarnos o en crear estaditos de opinión favorables al rampante bipartidismo y sus amorcillos Iglesias y Rivera, con idéntica desfachatez que nazis y estalinistas el pasado siglo? Dos semanas sin parar difundiendo por Tv, radio y periódicos la conmemoración del atentado de Barcelona hace un año, que sólo benefició al lobby armamentista e imperial en el mundo árabe, a las posiciones probélicas e intervencionistas… ¿y se dedican a mostrar fotos de las supuestas cucarachas del ISIS, dirigidas por un confidente-‘imam’ policial esfumado, mostrándonoslos con la cercanía de las ‘celebrities’?
¿Darle publicidad a los asesinos no fabricaba émulos de su abyecta causa al difundir sus enloquecidas paridas y hacerlos famosos? Lo que no era de recibo para luchar contra ETA, al invisibilizar la vida civil de sus pistoleros o sus reivindicaciones, ¿sirve por toda la perruna jeta para atizarle al ‘moro’, descarada o subrepticiamente, aprovechando para hiperbolizar los criptofascistas el tema de las migraciones en países senilizados…? Porque seguro que nada tiene que ver conque ese ruin proceder arrojaría una cortina de humo, para disimular el mayor escándalo de pederastia masiva protagonizado por los agentes del E. Vaticano en los EEUU y otros lugares del orbe… de la Historia: ¿no, creadores de opinión y de las JONS?
No resulta complicado descubrir cuando un Estado se precipita hacia una deriva totalitaria. Basta con analizar sus patéticos in(de)formativos desde alguna de sus Colonias, como la andaluza y sus Países hermanos vecinos.
Los ejercicios de psico-ingeniería social de los teletipos de Interior, las campañitas fomentadas por los resortes del Ministerio de (des)Educación y (in)Cultura en comandita con los camaradas boloñeses – por el Plan – del IBEX  35, y sus submarinos seglares de la clerigalla en prensa y aparatos del Estado, han de engendrar primero un caldo de cultivo propicio. Infantilizar o entontecer a la población con revisionismos pseudohistóricos baratos y tendenciosos, con supercherías excitando morbosas pasiones, con intoxicaciones mil… ¡qué mezquinos trampantojos gastados desde antaño para alienar a los Pueblos!
Así se abre cualquier in(de)formativo y esto ya parece la crónica de sucesos de El Caso. El clásico periodístico del qué-quién-dónde-cuándo-cómo a la hora de presentar una noticia, elude salvo excepciones el imprescindible Porqué, con una prelación de lo más relevante de la actualidad propia de la Belén Esteban. Esta bazofia gacetillera jacobina, adversaria de la reflexión crítica, ha dado paso en las pantallitas al recurso lacrimógeno por sistema… si alcanza el ‘shock’ sensiblero mucho mejor (para endosar recortes laborales, erosionar las libertades, un creciente presupuesto militar, inducir al racismo y la xenofobia, la hecatombe de hacernos a todos rehenes de una deuda imparable… o cualquier cosa menos dotarnos de una verdadera democracia).
Se trata de evitar que usted, el objeto a ‘programar’, tenga tiempo para reflexionar inmerso en un mundo de postiza emotividad virtual… frío, ciego. Por ejemplo de continuo nos torturan a los no analfabetos funcionales, además de con acríticos constructos parafascistas solemnizados, con fantasmagorías espiritistas en ‘la noche más hermosa’ de RTVA o Cagal-Sur, ‘la nuestra’, en línea con las subvenciones públicas a las supersticiones de los ‘caras de Bélmez’ (¡viva la ‘curtura’ y olé!), aliñando el bodrio con caspa tonadillera del siglo pasado o ‘revivals’ del mismo… y acabado de mixturar el potaje revenido tercermundista con el pelmazo teleapostolado del gusanismo, en el Susanato de los cipayos de madriz (y fijo que después de ‘querer muerto’ a su secretario general al defenestrarlo, pretenderá la trianera que el ahora presidente,  por ineptitud ajena, electoralmente le engorde en las próximas elecciones autonómicas… ¡la misma que aupó a Rajoy a Moncloa!).
Aunque los medios de comunicación radiotelevisivos marroquí-argelinos tampoco nos sirven de consuelo. Se celebra el 23 Certamen de Música Popular andalusí en Fez – ciudad fundada por cordobeses – y ya salen a relucir, en este caso desde la otra orilla, que algunos de los hermanos de nuestra Diáspora, los andalusíes de nacionalidades norteafricanas, dicen ser ‘más andalusíes que los andaluces’.
Veréis, antes de sacar ufanos pecho debemos atender a las circunstancias. Hasta el Instituto Cervantes en el Magreb fomenta – para españolizar de tapadillo después – la milenaria Cultura de la Civilización Andalusí. Allí llueve sobre mojado, claro… por acá a lo que nos tienen acostumbrados es al estéril ostracismo contra nuestro Legado, con patrañas deslizadas por el Vaticano y los mendaces agentes de sus sectas infiltradas en los partidos políticos y la ‘educación’ oficial, acerca del camelo de que fuimos ‘árabes de raza’ de quita-y-pon, como si no hubiese existido nunca un Pueblo Pentamilenario en el área menos húmeda de la Península Ibérica.
En Marruecos su Constitución reconoce la singular aportación de la Herencia Andalusí, e impulsa con la debida dignidad costumbres y tradiciones seculares, de lo cual nos congratulamos con sana envidia y les felicitamos por ello. Por el contrario en Andalucía lo único que ha conocido la mayoría de su población, desde hace cuarenta años, ha sido un sedicente ‘socialismo’ nacional-católico más falso que un dirham de cartón. Nos subyuga con pésimo estilo cortijero, y máscara progre, solapando nuestra Identidad Milenaria en sesgados textos escolares y de bachillerato repulsivos. Sus cargos electos aparecen en procesiones del corral de las ajadas beatillas… ¡los militantes de uno de los partidos históricos más laicos que ha conocido Europa!
Sin defender ni siquiera Símbolos Civilizatorios Universales como la Mezquita de Córdoba, tributo regalado por los ‘patriotas’ rojipardos al Estado extranjero de Roma creado por Mussolini, a cambio de treinta euros de inscripción en el registro. Ni derecho a poder optar por  la lengua culta de Al-Andalus, el árabe, en colegios e institutos. Negando la importancia debida al Aljamiado, matriz del Idioma Andalú – ved Moaxajas de Ibn Moqaddem de Cabra (Córdoba) – presente sobre todo en Latinoamérica y mal llamado ‘español’ o ‘castellano’. ¡No existe ni siquiera en Andalucía un Conservatorio de Música Andalusí!
Por si no fuese bastante este cáncer político hipócrita, cínico a ratos, de la Junta de Andalucía, habiéndonos reducido a la humillación de convertirnos en el Pueblo más marginal y depauperado de Europa, el más envejecido del mundo con tales dimensiones, encima tenemos que aguantar que magrebíes perfectamente asimiladas le hagan el trabajo sucio a una discreta minoría catalanista islamófoba, consiguiendo así lucimiento en televisiones, premios y aplausos… además del beneplácito entusiasta del nacionalismo español en la rancia faena de zumbarle al morisco, compinchados en este extremo con los anteriores. En Expañistán y sus colonias una inmigrante de origen islámico con quitarse el velo, no hacer ascos al vino y despotricar contra la inalienable legitimidad de sentirse musulmán, repartiendo carnés de ‘ciudadanía’ (francesa) donde no existe Separación de Poderes, no hace falta otro mérito para hacer una carrerita triunfal y sacarse unas propinillas en el cateto ruedo ibérico de los tragalatodo.
Y sí, por supuesto, maravilloso que los norteafricanos residentes o en segunda generación se comporten como más catalanes que Salvador Espriu en Catalunya, o más vascos que Sabino Arana en Euskal Herria; pero… ¿al precio al sur del Duero-Ebro de parecer la mayoría de los moros más franquistas y españolazos que el general Mizzian, aquel ‘héroe’ con su tropa de mercenarios violadores en masa, masacradores de civiles tras el Golpe de Estado del 36, recompensado por el Carnicero  de El Ferrol hasta 1975?
Nosotros ya tenemos suficiente con las obscenas imperiopatías de los títeres docentes parajesuíticos u opusinos locales, en trajes de camuflaje ‘agnóstico’ o ‘ateo’, que persiguen denigrar sin resultado a nuestra Inmortal Nación Andalusí, asombro del mundo, admiración por sus logros del planeta entero. Y lo sentimos mucho, nunca podrán llegar nuestros vecinos a ser más andalusíes que los pocos que continuamos resistiendo a genocidios múltiples, expolios e inquisiciones de siglos. Porque nosotros no contamos con las sonrisas complacientes de papá y mamá ni subvenciones de las autoridades, reservadas para ‘hazte oír’ y demás morralla…
Y seguimos siendo andalusíes con orgullo a pesar de incomprensiones, traiciones, intrigas y persecuciones por el norte, sur, este, oeste… por el cielo, por la tierra y el subsuelo. Sin olvidar la barbarie fascio-clerical en nuestro propio Hogar, como puede constatarse v.g. en la brutal Feria de Málaga, fiesta racista que han hecho coincidir con el Aniversario de la sangrienta conquista y esclavitud de la ciudad por los reyes ‘católicos’, o en realidad caóticos… y esto consentido por un regidor, Francisco de la Torre, expresidente de la Diputación al final de la criminal dictadura franquista.
Nadie conseguirá acomplejarnos porque nos hayan reducido a la miseria y al olvido españoles y ‘árabes’ coaligados para nuestra sumisión y saqueo. Los andalusíes, los Extraños (‘al-Gurabá’) del occidente mediterráneo, no tenemos vocación de corderos eléctricos aborregados por los rayos catódicos, a los que conducen al matadero discriminándonos en relación al norte peninsular, al servicio de la corrupta oligarquía del monárquico-papismo neoabsolutista y anticonstitucional, enemiga de toda la Humanidad.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 15 =