Triste momento histórico y muy tenso entre lo que ocurre en el Parlament, donde ya se va a votar la declaración de independencia sin los partidos constitucionalistas, y el Senado. Pero a juzgar por las imágenes en la Cámara Alta, éste es un buen momento político para el PP. Como se ha podido ver en todas las televisiones, desde la bancada popular se protagonizaba un ovación a Mariano Rajoy, muchas risas y aplausos.

La opinión pública y publicada no ha entendido el optimismo popular en un momento tan crítico y delicado para el Estado español.

Rajoy ha dado la constitución a una senadora independentista que le había entregado un libro de “Cataluña para españoles” y hasta se han dado la mano entre silbos y aplausos en un bronco pleno.

Al anunciar Rajoy que la aplicación del artículo 155 supondría el cese de Puigdemont, los aplausos de la bancada del PP hacía caer un hemiciclo en un día especialmente triste. Falta de serenidad absoluta.

Mientras, para aportar más tensión y como ya ha adelantado Diario16,  la Fiscalía ha asegurado que baraja la posibilidad de presentar una querella por rebelión contra todos aquellos que participen en la aprobación de una declaración de independencia de Cataluña, aunque confía en que no llegue el momento de tener que ejercer esas acciones.

Mientras, parte de la opinión pública y publicada se pregunta: “¿de qué se ríen sus señorías?”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRajoy: No hay alternativa
Artículo siguienteEl PSOE no pierde la esperanza
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 5 =