No es algo nuevo que los miembros del Partido Popular se posicionen en contra del aborto. La máxima expresión fue Alberto Ruiz Gallardón y su empeño de convertirlo en un delito como ocurría en 1985. Para él y su partido, las mujeres solo podrían abortar si habían sido violadas o si tenerlo les provocaba un grave peligro para su vida.

El Alcalde de Alcorcón, David Pérez, no contento con estas medidas, declaró que habría hecho la ley “aún más restrictiva” ¿Cómo sería más restrictiva? Según Pérez, habría que hacer una ley “que protegiese aún más al no nacido”, comparándola con la de Gallardón.

En una entrevista en 13TV, el Alcalde provida confesó que el aborto es “el principal fracaso de una política social” además de “un acto de violencia inaceptable”. Pero las declaraciones más sangrantes las hizo en el VI Congreso de educadores católicos, en el que se despachó a gusto llegando a decir que las mujeres, en vez de ser las protectoras del ser más indefenso que existe, “se convierte el cuerpo de la mujer en una sala de ejecución de cientos de miles de niños y niñas”.

En ese mismo Congreso de educadores católicos, el alcalde de Alcorcón, también arremete contra las feministas explicando que le parece “sorprendente que hayamos llegado al siglo XXI con ese feminismo rancio, radical y totalitario” cogiendo carrerilla llamó a las mujeres feministas “amargadas, rabiosas y fracasadas como personas que vienen a dar lecciones a las demás de cómo hay que vivir”.

En el Pleno Ordinario Municipal del 13 de septiembre del 2011, en el que expulsa a la Portavoz Socialista Natalia de Andrés, el PSOE fue su diana. Cuando la Portavoz le interrumpe, el señor Pérez contesta lo siguiente: “¿Usted que se cree? Le recuerdo que no está usted en un mitin del PSOE, aquí hay mucha más gente que en los mítines del PSOE”. Ella le contesta de la misma forma rotunda y le recuerda que está presidiendo un pleno.

Parece que, por estos y otros motivos, tuvo que jurar su cargo como alcalde de Alcorcón el 13 de junio de 2015 entre aplausos y abucheos.

Aparte de machista y autoritario, Pérez hace también gala de su homofobia. El alcalde al Alcorcón también desprecia el colectivo LGTB (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Tansexuales) y así lo hizo notar. En mayo del 2016, el PSOE presentó una moción para que, con motivo del Orgullo LGTB, la Corporación Municipal colgara la bandera del arco iris en la fachada del Ayuntamiento y, a pesar de ser aprobada, la iniciativa fue “vetada por el alcalde”, según informa Arcópoli (LGTB de la comunidad de Madrid).

En junio de este año, el Grupo Ganar Alcorcón presentó otra moción para trabajar con el colectivo LGTB, y el PP, con Pérez a la cabeza, votó en contra.

Aunque tarde y después de que la opinión pública se echase encima de la presidenta de la Comunidad de Madrid por no condenar las palabras del señor Pérez, el Gobierno de la Comunidad de Madrid expresó que “discrepa de las declaraciones del alcalde de Alcorcón. No las comparte y considera que son desafortunadas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + cinco =