Llegó el mes de febrero, cambio de mes y de hoja del almanaque pero nada cambia en la relación entre la ex Presidente Cristina Fernández y la Justicia argentina. Como sucediera ya en otras oportunidades, fue citada a indagatoria por su accionar durante el ejercicio de la Primera Magistratura del país.

En esta oportunidad, el Juez Claudio Bonadio la convoca en el marco de la causa ‘Los Sauces’, por sus sospechas que la ex Presidente haya incurrido en los delitos de lavado de dinero, cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública, y basa su acusación en que la empresa en cuestión, que tuvo un capital inicial de $100.000 y ganancias por más de $10.000.000, concentraba su facturación en un 85% en dos de los máximos ‘ganadores de licitaciones’ de obra pública de su gestión, Lázaro Báez, hoy preso por sospechas de lavado de dinero, y Cristóbal López, que entre otras cosas, olvidó pagar al fisco nacional la friolera de $8.000.000.000.

Ambos ‘empresarios’ que tuvieron un crecimiento exponencial de su patrimonio durante el kirchnerato, no tenían experiencia anterior en las labores que le encomendó el Estado Nacional, uno bancario y el otro prestador de servicios petroleros, pero sin embargo ganaban licitaciones de manera sistemática.

El juez sospecha que en realidad había un entramado delictual por el que la empresa ‘Los Sauces’ era la vía por la cual los empresarios retornaban parte del dinero que el Estado pagaba por obras que no se realizaban a manos de quienes les garantizaban sus negocios. Un ejemplo claro de corrupción y lavado de dinero.

El sistema denunciado es que ‘Los Sauces’ es propietaria de hoteles cuyas habitaciones eran alquiladas por empresas de Báez y López, pero que en realidad no se utilizaba, pretendiendo de tal manera poder garantizar una cobertura ‘legal’ al retorno y la coima. Sin embargo tras la denuncia realizada por la Diputada Nacional Margarita Stolbizer, fue difícil de sostener y defender este funcionamiento puesto que las pericias realizadas en la documentación legal de la ‘empresa presidencial’, conformada por la ex Presidente en un 45%, y sus hijos Máximo en un 32,5% y Florencia en un 22,5%, hallaron adulteraciones realizadas, presuntamente, para intentar ‘tapar’ el accionar delictivo.

Esta causa se suma a las otras dos en que Cristina Fernández ya fue citada a indagatoria, e incluso, procesada, la causa por la cual se vendió dólar a futuro a precios que se sabía no se podrían sostener, y la causa del otorgamiento de obra pública vial a empresas del propio Lázaro Báez.

Como puede observar cualquier lector aún sin conocer al detalle la situación política argentina, se trasluce un entramado de nombres, funciones, responsabilidades, negocios y negociados en los que están envueltos los mismos actores, de allí que la propia ex Presidente enfrente denuncias de ser partícipe de una asociación ilícita.

La realidad argentina siempre da novedades y noticias, pero hay cosas que a pesar del paso del tiempo parecen mantenerse constantes, por lo que si Mafalda, el mítico personaje de Quino opinara sobre la realidad argentina, sin duda diría lo mismo que cada vez que le ofrecían de cenar el mismo plato… ‘otra vez sopa’.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 12 =