No rugen los motores: crepitan los billeteras de los dueños del circo de la Fórmula 1 con La Momia Ecclestone como la piu grande diva.

Silban las malas lenguas que lo del cambio en el sistema de clasificación había sido ideado para retirarlo en el primer gran premio, que su único objetivo era conseguir publicidad, que se hablase -mal, que siempre es lo bueno- de la Fórmula 1. Pero entonces sucedió lo de Alonso.

Alonso volador. Alonso que podía haberse matado.

Eso sí que era publicidad de la mejor: la muerte siempre vende, incluso si se queda en tentativa y no llega. Así que, insisten las sibilinas malas lenguas, aún puede sacarse partido de lo del sistema alternativo de calificación. Prolongarlo un gran premio más y quizá conseguir que no resulte tan torpe para avivar la polémica.

De eso se trata en el circo. De llamar la atención como sea -vistiéndose de payaso o de hombre volador- para que acuda el mayor número de espectadores posibles. “Enseñemos el culo/ dejemos que caiga un equilibrista/ cabalguemos a un tigre… pero que no nos falle la taquilla nunca, por favor”

Y ese es el problema este año. Como lo fue el pasado. Parece que la gran atracción del Circo Ecclestone ya está sentenciada, que habrá que resignarse a otra victoria en el Campeonato mundial de Hamilton. ¡Qué muermo por favor!

Con que gane cualquier otro yo me sentiré feliz. Con que gane cualquiera que no sea Hamilton, y con que Fernando Alonso se sienta bien y en forma y tenga un poco de suerte y complete las 57 vueltas de 5.412 metros cada una, y consiga algún punto que le ayude a apuntalar sus maltrechos sueños otra vez.

 

Tigre tigre

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Quién no le va a ganar desde luego es Fernando Alonso. Al parecer no le dejan correr. La palabra que se me ha ocurrido al enterarme de la noticia ha sido pobrecito. No solo en lo deportivo, y también en lo económico le afecta no correr porque según creo y me han comentado los resultados influyen en el dinero que recibirá a final de año. Pero sobre todo es que sucede que ya pasó el año anterior, cuando un accidente también con McLaren le impidió correr el Gran Premio. Esta vez ha sido por causa suya y no del coche pero una vez más se queda sin correr. Un dolor no poder verlo en Bahrein

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =