Es visceral, como si fuera algo personal, imposible de superar ni solucionar. Lo vemos todos los días desde que empezó la campaña y va a más, creciendo según se van conociendo nuevas encuestas y se aproxima la fecha de las elecciones.

Ha llegado a tal punto ese odio a Podemos desde el PSOE que según el propio Pedro Sánchez sus militantes antes le decían que con Rajoy a ningún sitio y ahora le dicen que al que no pueden ver es a Pablo Iglesias.

Fíjense qué odio, que prefieren a Rajoy antes que a un teórico partido aliado en la izquierda (sea comunista, socialista, socialdemócrata o lo que les toque hoy).

Ibarra, Corcuera o Susana se han expresado en direcciones similares, haciendo así transversal en el PSOE el odio hacia Podemos, al menos en la zona de cargos, porque entre la militancia el desconcierto sí reina.

Y claro, mucho más entre los votantes. El ciudadano que odia a Podemos -porque son muy de izquierdas- se queda con Albert Rivera o con el propio Mariano si lo de la corrupción y la mentira le afecta poco, pero al que es de izquierdas le cuesta entender ese odio y por tanto el rechazo que ve desde el PSOE.

Electoralmente, además, es un desastre. Buena parte de los militantes del PSOE y la inmensa mayoría de los votantes de izquierdas son incapaces de sentir ese odio encarnizado que profesa Pedro hacia Pablo y Podemos, y espera lógicamente que exista la posibilidad de que pacten tras las elecciones para lograr un cambio hacia la izquierda.

En base a esa creeencia de que lo natural sería que pactaran, el ciudadano podía elegir tranquilo entre votar al PSOE o a Podemos y muchos iban a elegir al PSOE por haberle votado antes, por lo hecho en el pasado, etc. Votantes a los que esa catarata de odio les obliga a tener que cambiar el voto.

“Si voy a votar al PSOE porque quiero un gobierno de izquierdas pero sus dirigentes me dicen que no van a ir a ingún sitio con Podemos y que no van a pactar con ellos… ¿entonces? ” estará pensando, con lógica, ese votante potencial del PSOE, que muy probablemente tendrá que cambiar su voto a favor de Podemos.

Desde luego parece difícil creer que desde el PSOE verían con buenos un acuerdo -que el resto vemos imprescindible- cuando toda la campaña está siendo contra Podemos y además Pedro nos transmite que es una cuestión personal, al repetirnos 35 veces al día que no es Presidente porque Pablo no le votó. En política una cuestión personal pesa más que 20 programas electroales, se lo aseguro.

Así que gracias a ese odio del PSOE, los votantes tienen a una semana de las elecciones en su cabeza dos bloques bien diferenciados. En uno está el PP y Ciudadanos, que no es precisamente el bloque al que desean votar los ciudadanos de izquierdas, pero al que se ha sumado por voluntad propia el PSOE y en el otro ya sólo está Podemos. “Los que odian a Podemos frente a Podemos”.

Y sí el “claim” clave de estas elecciones es cambio, parece claro qué bloque lo tiene todo a favor. Será que es cierto que las elecciones no se ganan, se pierden…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

8 Comentarios

  1. Para los que no se han dado cuenta, desde la revolución bolchevique, en Rusia, hasta la actualidad, ningún gobierno comunista ha sido democracia. Aún en pleno siglo XXI, el comunismo sigue sin aprender de la HIstoria: sigue sin ser democrático (Corea del Norte, China, Cuba, Venezuela, …)

  2. Estoy completa y absolutamente de acuerdo contigo email6732, todos los regímenes que citas son, o fueron desde un principio, abyectos, totalitarios y antidemocráticos o acabaron convirtiéndose en ello. Y ahora, hablando de las elecciones de 26j, yo quiero un cambio de éste régimen que se ha descubierto como manipulado en favor de los intereses de una oligarquía de raíces preconstitucionales, así que voy a arriesgarme y votar a Unidos Podemos que parece la única posibilidad de cambiar eso que ya es urgente cambiar en este país apolillado, guiado por la mediocridad, siempre temeroso, lleno de envidia, opresor del talento y el progreso.

  3. El PSOE, está en estado de shock, después de más de tres décadas por encima de los 100 y muchos más diputados, ahora se ve con 90 y con la posibilidad de bajar aún más. Así por más que lo disimulen tras las banderas y su positivo eslogan de campaña, casi es normal que se sientan como el “principe destronado”, pero tendrá aprender a compartir el espacio con el hermano recién llegado.
    Evolución de escaños
    SOE 118
    PSOE 121
    PSOE 202
    PSOE 184
    PSOE 175
    PSOE 159
    PSOE 141
    PSOE- 125
    PSOE164
    PSOE169
    PSOE 110
    PSOE 90
    ?????

  4. El comunismo no ha existido, ya que si existe opresión y explotación entres seres humano no es comunismo. Cuanto más, habrá habido algún tipo de “socialismo”, entiendo éste como etapa transito hacia el comunismo. Pero como vemos todo intento de llegar a una verdadera emancipación de la humanidad por ahora ha fracasado, bien por la propia praxis burocrática y corrupta de los partidos que se autodenominaron comunistas, o bien por la insurrección de las fuerzas reaccionarias, como en el caso de Chile que pretendió un socialismo democrático. El desprestigio del comunismo en buena parte es debida a los partidos que tomaron su nombre y llegaron al poder. Lo que le vino muy bien y utilizo el Capitalismo para que su modo de organizar la sociedad no fuese cuestionada. Así, como contrapartida a la explotación humana que ejerce, el Capitalismo ha ofrecido “libertad” y “democracia” como estándares de bienestar social, que tampoco llegan a ser reales en la práctica; aunque ha llegando en ocasiones a cuotas altas de bienestar en algunos países, bien por la contribución, no siempre voluntaria, que han recibido de otros países “colonizados” en un intercambio desigual; lo que también ha permitido saciar las exigencias y reivindicaciones de las clases populares. O bien, también, porque las oligarquías del país concreto hayan entendido que le es más rentable contribuir a un mayor estado de bienestar. Pero esto suele ser con vacas gordas, porque a la hora de las vacas flacas, como ahora está pasando en Francia, vemos que no les tiemblan la mano para tratar de recortar todo lo que pueden o le llaman “liberalizar”?….

    Podríamos analizar los casos concretos de los países que cita en su contexto histórico. Pero quizá, nos desviaríamos de lo que nos interesa ahora, que no es otra cosa que el Estado del Bienestar de España, ese que se han tratado de desmantelar y que hay que preservar como un derecho constitucional recogido en nuestra carta magna.

    Artículo 1

    España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

    Por lo que si querer defender la práctica de este artículo da lugar a ser acusado de comunista, entonces, qué serán aquellos que no lo quieren cumplir.
    Esta bien condenar todo lo malo que han podido hacer los llamados partidos comunistas, pero en el caso concreto de España, quizá sería de desagradecidos no reconocer el papel que jugo el PCE, en la vuelta de la democracia y las libertades, a pesar de los graves errores que cometiera en la guerra del 36. Por otra parte acusar de comunistas a Podemos, es totalmente arbitrario e injusto, más si es para tratar de sacar ventaja política o económica. En fin, no todo es blanco sobre negro, ni tan simple que podamos permitirnos el lujo de emitir sentencias incriminatorias sobre otros.

  5. Aqui en este sitio todo el mundo parece que sabe y el que más el Sr. Pedro, que palo va a llevar y no solo porque lo merece sino porque tambien es un mentiroso, para ser Sr. Presidente hay que valer ¡¡¡¡S U E R T E !!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 5 =