El Diario16 de Madrid, en una crónica suscrita por Jorge Zavaleta, Corresponsal en Lima/Washington y Manuel Domingo Moreno, Presidente del Directorio del Grupo Periodístico, planteó en su edición del sábado 12 de marzo una serie de interrogantes sobre la presencia de Odebrecht en el Perú.

El D16, demanda una profunda investigación, por la serie de indicios de corrupción que la prensa, empezando por Gestión, a través de su fundador el economista y ex ministro Manuel Romero Caro, fundamenta sendas denuncias no aclaradas por el gobierno del militar Ollanta Humala.

Su ministro de Energía y Minas Eleodoro Mayorga Alba, desde el 24 de febrero de 2014 hasta el 17 de febrero de 2015. Eleodoro Mayorga Alba e hidrocarburos. Fue Ministro de Energía y Minas del Perú, desde el 24 de febrero de 2014 hasta el 17 de febrero de 2015, período en el cual se licita el Gasoducto Sur Peruano (GSP) y se otorga la buena pro a Odebrecht, único postor.

Para precisar los argumentos del caso Obrecheth, contamos con la argumentación clara y técnica del economista Manuel Romero Caro, que en su columna Bajo la Lupa (Gestión, del viernes 11 de marzo del 2016, diario que fundó en 1992), sobre las “Repercusiones en Perú de la condena a Marcelo Odebrecht”:

“El Perú no solo fue el primer país extranjero en que Odebrecht inició operaciones, sino que ocuparía el tercer lugar en lo que a volumen de operaciones se refiere”.

La condena de Marcelo Odebrecht (MO) por más de 19 años y su ingreso al programa de “Delación Premiada” (DP) va a tener una serie de consecuencias de naturaleza política, económica, legal, internacional e institucional en nuestro país y en la región, agrega el autor de Bajo la Lupa.

Romero Caro explica que por razones de espacio solo resumiremos los dos primeros aspectos.

Políticas

En el área política éstas dependerán de lo que confiese Marcelo Odebrecht. En este sentido hay que precisar que, a diferencia de lo que sucede en Perú, en Brasil se permite que se entre a la “Delación Premiada”-DP- después de haber sido condenado.

Asimismo, los “colaboradores eficaces” tienen que delatar a peces gordos que todavía no hayan sido denunciados.

El propio MO fue objeto de delación de los que se acogieron a dicho programa antes que él. Y la verdad es que luego de la DP de Delcidio Amaral, cercano amigo de Lula y Dilma Rouseff en la que comprometió a los dos, no quedan muchos peces gordos que pueda delatar MO. Por lo que la puntería podría dirigirse a los países en los cuales ha estado operando Odebrecht (Odb).

Y en este ranking el Perú no solo fue el primer país extranjero en que Odb inició operaciones, sino que ocuparía el tercer lugar en lo que a volumen de operaciones se refiere, cortesía del Gasoducto Sur Peruano.

De otro lado hay que tener en cuenta que en lo que a la Policía Federal (PF) de Brasil se refiere, esta parece que practicara el ajedrez, porque cuando efectúa algún anuncio es porque ya posee mayor información para contrarrestar futuras reacciones a lo anunciado. Y el anuncio sobre Ollanta Humala no creo que constituya una excepción.

Económicas

En lo que al área económica se refiere, a nivel macro las repercusiones variarán de acuerdo a lo que delate MO. Si se confirmaran los indicios referidos a Ollanta Humala (o si se incluyera a algún expresidente), la situación se complicaría.

A nivel empresarial, la primera víctima podría ser el financiamiento del Gasoducto Sur Peruano. Como se recordará, el proyecto se ha estado financiando con recursos propios y un financiamiento puente de US$ 600 millones que vencería en abril. El que debe de ser cancelado con el préstamo a mediano plazo que otorgarían un grupo de bancos por US$ 4,300 millones, aproximadamente.

Sin embargo, este ha experimentado una serie de retrasos derivados principalmente de las dificultades de Odb en el caso Petrobras.

Es así que los bancos postergaron por cuatro meses el crédito luego que MO fuera arrestado.

Posteriormente Odebrecht perdió su grado de inversión por rebajas crediticias de las calificadoras de riesgo. Mientras tanto los bancos solicitaron la firma de una Adenda de Bancabilidad, cuya firma el Gobierno la ha venido postergando en diversas oportunidades.

Y el lunes 7 de marzo, en Gestión, la nueva ministra de Energía y Minas que reemplazó a Mayorga, Rosa María Ortiz Ríos, ha manifestado claramente: “Esperábamos aprobar la adenda en marzo, pero no hay fecha exacta en este momento”.

Debido a dos razones: primero, porque el Ministerio de Energía y Minas está en vías de contratar un asesor financiero para evaluar las propuestas sobre la adenda y porque el consorcio a cargo del GSP ha planteado dos temas adicionales.

Con posterioridad a estas declaraciones, Bajo la Lupa, precisa que se ha anunciado la condena a MO.

Este hecho, la anterior denuncia de la PF sobre el primer mandatario y los códigos de ética de los bancos que están negociando el financiamiento definitivo del GSP, dificultarían severamente lograr el financiamiento, al menos para la fecha de vencimiento del financiamiento interino por US$ 600 millones; el que, de no ser renovado generaría dificultades adicionales.

Y aunque Jorge Barata, de Odebrecht, aseguró que “todo está funcionando bien” en cuanto a la estructuración financiera del proyecto, existen grandes dudas.

La política de comunicaciones de Odebrecht ha sido inmediatamente desmentir cualquier acusación que se le efectuara. Sin embargo, luego de la noticia que habían condenado a MO a más de 19 años por los delitos de asociación ilícita, corrupción y lavado de dinero, no se ha visto reacción alguna de la constructora.

Y la verdad es que la credibilidad de la empresa está bastante afectada, enfatiza el economista Manuel Romero, quien más de una vez polemizó con el ministro Mayorga, quien respondía con evasivas cuando se conoció la sobrevaloración del Gasoducto Sur Peruano, que ahora las familias peruanas pagan el proyecto con una elevada tarifa mensual por consumo domiciliario de luz eléctrica.

“Los bancos solicitaron la firma de una Adenda de Bancabilidad, cuya firma el Gobierno la ha venido postergando en diversas oportunidades”

“Si se confirmaran los indicios referidos a Ollanta Humala (o si se incluyera a algún expresidente), la situación se complicaría”, destaca Gestión, en tanto en la misma edición da a conocer que Odebrecht-Latinvest, a través de la Junta General Accionistas del GSP, conformada por representantes de Odebrecht, Enagás y Graña Montero, acordó unánimemente modificar la gestión de la concesionaria, designando como Gerente General de la concesionaria a David San Frutos, representante de la empresa Enagás, socio mayoritario del consorcio Gasoducto Sur Peruano (GSP), y “lo hace para evitar que el impacto del caso “Lava Jato”, ya en el poder judicial, afecte el desarrollo de este megaproyecto”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + cuatro =