La Guardia Civil, en la denominada operación Erial, procedió en el día de ayer a la detención de 8 personas íntimamente relacionadas con el Partido Popular, el ex ministro de Aznar, Eduardo Zaplana y los hermanos Vicente y José Cotino, sobrinos del ex director general de la Policía y ex conseller, Juan Cotino. Además de las detenciones, se han llevado a cabo 22 registros.

También, en Barcelona, se ha procedido al arresto del abogado madrileño Juan Francisco García, ex jefe de Gabinete de Zaplana y considerado su mano derecha durante su etapa al frente de la Generalitat valenciana. Igualmente, han sido detenidos el que fuera director de Relaciones Institucionales de Terra Mítica , Barceló Llorens, su mujer Felisa López y Francisco Grau, economista y ex secretario del consejo de administración de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) desde 1998 hasta 2007.

La juez también va a citar como imputados al ex director de la Policía y ex vicepresidente autonómico Juan Cotino, a la mujer de Zaplana, Rosa Barceló y a la secretaria personal de Zaplana, Mitsuko Henríquez.

La Guardia Civil ha centrado la investigación en las adjudicaciones que recibió Sedesa, empresa de Vicente Cotino, en zona VI del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana, ejecutado en 2006 pero programado antes de 2002, cuando Zaplana era presidente de la Generalitat. Las comisiones presuntamente pagadas por empresarios por adjudicaciones sospechosas del Gobierno que presidía Eduardo Zaplana en la Generalitat Valenciana rondarían los 10 millones de euros .La investigación también persigue hallar indicios delictivos en el plan de privatización de las ITV de la Comunidad Valenciana, en el que la familia de los Cotino recibió parte de las adjudicaciones.

El también detenido Juan Francisco García, jefe de Gabinete de Zaplana, fue el responsable del plan de modernización de la Administración Pública y trazó, entre otros asuntos, la privatización del sistema de gestión de las ITV.

Los agentes de la UCO han efectuado en la Consellería de Economía un registro, entre otros, y han revisado documentación de todo tipo, especialmente de la firma de Vicente Cotino. También han sido objeto de registro los domicilios de Zaplana y Cotino en Valencia además de un despacho profesional que tiene Zaplana en Madrid.

La Guardia Civil considera acreditado que Zaplana cobró comisiones durante su etapa como máximo Presidente de la Comunidad Valenciana que sumarían 10,5 millones, pero estarían prescritos. Sin embargo, la UCO considera que no han prescrito las recientes operaciones que Zaplana ha llevado a cabo con dinero oculto en Luxemburgo procedente de los supuestos cohechos y que ha estado repatriando a España en los últimos años. El ex presidente valenciano también habría ocultado dinero en Uruguay.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 5 =