No cabe duda de que el triunfo de la reciente Moción de Censura contra Mariano Rajoy y la llegada a la Moncloa a Pedro Sánchez, hecho inédito en nuestra democracia, ha sido recibido con gran entusiasmo por la sociedad en general y por la izquierda política y social en particular.

En el primer caso, la apatía instalada en el PP, con un sinfín de casos de corrupción, se convirtió en una verdadera inacción de Gobierno, inasumible para una sociedad castigada brutalmente por una crisis económica que el PP ha aprovechado para legislar de manera antisocial. Desde el punto de vista de la izquierda, la salida de Rajoy supone estar ante la posibilidad de un cambio político después de muchos años de políticas conservadoras y neoliberales que han contrarreformado los derechos sociales más básicos de la ciudadanía. Un cambio donde estos derechos y políticas tienen que ser el eje sobre las que pivote el rumbo de un Ejecutivo con un claro y marcado carácter social.

Es evidente que los primeros días de Gobierno están generando una ilusión ansiada en nuestra sociedad, aunque solo sea por tratarse de aire fresco. Todo Ejecutivo necesita un tiempo antes de someterse a las valoraciones iniciales sobre su políticas y acciones de gobierno. Creo que sus primeras medidas hay que celebrarlas. La gestión del Aquarius, la rápida dimisión de un ministro o la vuelta a la universalidad de nuestro sistema sanitario suponen una  declaración de intenciones que evidencian un cambio de rumbo respecto al Partido Popular.

Pero una vez aplaudidas sus gestiones iniciales, veremos cómo transcurre el paso de lo que queda de legislatura. Porque el objetivo no está cumplido ni mucho menos. Unas nuevas formas de hacer política no son suficientes para dibujar un nuevo escenario político. No podemos desaprovechar esta oportunidad para llevar a cabo ese cambio hacia la izquierda que necesita esta sociedad. Porque, no nos engañemos, el proyecto de la derecha no está agotado y espera, seguro, reorganizándose en la oposición para retomar su proyecto pulverizador de derechos y libertades, de privatización. No está en su hoja de ruta renunciar a nada. Por ello, es imprescindible que no nos conformemos con la alternancia, necesitamos la alternativa real, no solo posible. Parece que se han puesto las bases para conseguirlo, no desperdiciemos la ocasión.

Siendo realistas, la fuerza que tiene Pedro Sánchez en el Parlamento no da para llevar a la práctica en solitario los cambios que le están pidiendo su propia base social y el grueso de la sociedad progresista: derogación de la reforma laboral, LOMCE, Ley Mordaza, reforma fiscal, etc. Son imprescindibles otros grupos parlamentarios, especialmente los que se reclaman de la izquierda. Precisamente, lo más positivo de este cambio es que la izquierda, plural, puede trabajar de forma conjunta por esa construcción altamente demandada. El próximo año hay un ciclo electoral qué hay que aprovechar para configurar también esas nuevas mayorías en el resto de instituciones.

La lectura del momento nos hace constatas que ningún partido solo podrá construir esa izquierda. Si el PSOE es capaz de liderar esa elaboración conjunta, de edificar y confeccionar de forma plural, con respeto y sin sectarismos, estaríamos en la senda de lo que muchas personas venimos anhelando.

El resto no tiene menos responsabilidad que el PSOE. Diría que la misma. Practicar la política sin medir cada paso según el beneficio propio ayudaría a estar a la altura y conseguir el objetivo compartido. Hablamos de intereses superiores. Hablamos de hacer lo que de verdad beneficia a las mayorías sociales de nuestro país. Hablamos de hacer política con madurez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPrimavera Sound: doblete de ensueño en Barcelona y Oporto
Artículo siguienteCuando la literatura es arquitectura
43 años. Nací en Madrid, aunque resido en Leganés desde la infancia. Actualmente soy Concejal de Desarrollo Local y Empleo del Ayuntamiento de Leganés. También presido la empresa Leganés Gestión de Medios, S.A. Militante de IU desde 1995, ocupe distintos cargos y formé parte de su Consejo Político Federal entre 2009 y 2015. Fui diputado en la Asamblea de Madrid durante la pasada legislatura. Actualmente soy afiliado a Izquierda Abierta y milito en distintas organizaciones sociales como CCOO, la Asociación de Amigos con el Pueblo Saharaui, la Asociación de Diabéticos o el AMPA "Pardo Bazán".

1 Comentario

  1. Pero quér dice de conservador, neoliberal…No se acuerda de que Antes de Rajoy gobernó en España Zapatero, dos legislaturas, y nos llevó a la ruina, que después el PP ha utilizado para”robarnos la cartera”, solucionando la herencia de Zapatero. Vamos, que si la derecha lo ha hecho mal, la izquierda no es quien para afearselo.
    Los derechos básicos del personal: la Sanidad, Educación, etc, se pagan con dinero y no con ideología, a ver si se enteran. Esto de contrarreformando debe ser referido al concilio de Trento, no?
    La dimisión, o el cese ha sido lo mejor, porque no se puede tener a un inculto de ministro de Cultura. Lo demás es a costa de nuestro dinero, sin que nadie se lo haya autorizado. La sanidad universal para gente que no ha cotizado, ni cotiza es sencillamente un sinsentido. Mejor como estaba antes.
    Dar cobijo a 639 inmigrantes, su puestos refugiados, según el Presidente, es también con nuestro bolsillo y olvidando las muchas carestias que tenemos. Que bien que las recordamos de vez en cuando con Cáritas o el INE.
    La izquierda plural o la radical, porque que es Podemos, ER, separatista además, Bildu, heredera de terroristas, y el PSOE que es el peor de todos porque ha pastado con ellos con tal de estar dos años en La Moncloa. El PSOE ha hecho lo que la otra vez no le dejaron hacer los barones a Sánchez, porque pensaron que era un desatino, que lo es.
    Puede haber gente más sectaria que las “confluencias” del PSOE. Cual quiera que discrepe ya es un fascista. Increible. El papel es muy sufrido, aguanta todo lo que se le ewscriba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =