Desde las nueve de la mañana José Antonio Nieto, secretario de Estado de Seguridad y segundo de Interior ha estado dando explicaciones a los diputados sobre su reunión con Pablo González, hermano de Ignacio González, ambos procesados en la Operación Lezo. La comparecencia ha finalizado hace escasos minutos.

En síntesis Nieto ha echado balones fuera en un intento por salvar los papeles y hacer creíbles sus explicaciones ante unos diputados que no han dado ningún crédito a sus explicaciones, sobre todo tras las conversaciones intervenidas por el juez, y ya conocidas por todos, que pretendían variar nombramientos de jueces y fiscales y la voluntad de estos.

El número 2 de Interior se ha dibujado como una víctima de “una cacería”, ha asegurado que desde el sábado pasado sufre “un calvario”: “He sentido el dolor de la injusticia”, ha dicho durante su intervención, en la que ha asegurado que su intención es “disipar la polvareda” que ha impedido ver la verdad de su reunión con Pablo González.

Nieto ha lamentado que detrás de esta polémica se esconda el deseo de un “linchamiento político” y ha negado la posibilidad de presentar su dimisión.

Al secretario de Estado de Seguridad le acorrala una llamada que hizo el hermano de Ignacio González, Pablo González, cuando salió de su despacho del Ministerio en Castellana 5. González llamó a alguien vinculado con la trama y le dijo: “El encuentro ha sido muy interesante, te lo contaré pero no por teléfono”.  Esta conversación incorporada en el sumario e interceptada por la UCO, cuestiona la versión oficial que da Interior acerca del encuentro.

Nieto ha insistido en que el encuentro con el hermano de Ignacio González, este último encarcelado en la prisión de Soto del Real (Madrid), fue de quince minutos, “protocolario” y “agendado”, y ha insistido en que en el encuentro solo se habló de “temas de seguridad de Mercasa”.

El ministerio dice que la reunión fue a instancias del hermano de González, casi dos meses después de la petición inicial y que en ningún momento se habló de la operación Lezo porque el Secretario de Estado de Seguridad no estaba al tanto de las diligencias que estaba llevando a cabo la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, algo que tampoco cuadra para los investigadores.

Nieto ha negado que conociera detalles sobre la operación Lezo, y ha lamentado que los grupos de la oposición y los medios de comunicación “no hayan respetado” la presunción de inocencia y le hayan acusado de cometer un delito por reunirse, “con el vicepresidente de una sociedad estatal”.

En su turno, el PSOE ha pedido la dimisión de Nieto. El grupo Mixto ha subrayado que con su reunión, Nieto “ha desgastado” la credibilidad del Ministerio del Interior y de las fuerzas de seguridad del Estado. Esquerra Republicana ha reclamado su dimisión “inmediata” y ha deseado que “el tiempo” del PP en España “pase”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. El pueblo si k se siente víctima de una cacería de corrupción y ladrones alibaba y las instituciones k roban y roban millones de € fuera ala calle ya la teta de la baca tanto la an estrujado k ya esta seca y España arruinada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − seis =