Consejos vendo, para mí no tengo. Eso debió de pensar ayer el número dos del PP, Teodoro García Egea, cuando se reunión con la Asociación de Periodistas Europeos a los que alentó a luchar contra las “fake news”. Mientras la mano derecha de Pablo Casado defendía la política contras las falsas noticias, su propio partido daba crédito a las noticias de OKDiario contra Pedro Duque.

Mientras Egea aseguraba que es necesario luchar contra las “fake news” su partido daba crédito a la noticia contra Pedro Duque

García Egea ha señalado que “la vulnerabilidad de los sistemas informáticos está más en la ingeniería social, en la formación del ser humano que en la parte tecnológica”. “Las fake news atacan al eslabón más débil que es al que hay que proteger”, ha añadido. A su juicio, como la energía, “la información se produce de forma distribuida y ahora no solo somos receptores de información, también generadores, y eso hay que gestionarlo”.

Su apuesta pasa, por ejemplo, por “desarrollar nuevos sistemas basados en la tecnología blockchain de tal forma que permitan que la información de aquellos profesionales con reconocido prestigio, trayectoria y background en distintos temas pueda ser almacenada de forma confiable e inmutable, de forma que el usuario pueda decidir qué información debe leer o no en función del score en el sistema desintermediado”.

“Los problemas que generan las fake news son síntomas de lo que viene y la tecnología es la única posibilidad que tenemos de que el usuario tenga cómo juzgar si una información es veraz o no en función de dónde proviene”, ha zanjado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorNueva causa de nulidad de la apropiación indebida del Popular
Artículo siguienteEl caso Gürtel reabre piezas que salpican de nuevo a los populares
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 4 =